Música – Yukio Mishima

Música – Yukio Mishima

8 3560

Música - Yukio MishimaHe tardado bastante en leer este libro, a pesar de que no llega a las 200 páginas. ¿Por qué? Porque es tan aburrido que, sencillamente, no me apetecía continuar con él y siempre encontraba algo mejor que hacer. Pero tampoco me gusta abandonar los libros que empiezo, así pues, haciendo de tripas corazón, continué hasta el final.

Mishima es uno de los escritores japoneses más conocidos en Occidente, y sus obra se caracteriza por su preocupación por el conflicto entre la sociedad tradicional japonesa y lo vacío de la vida contemporánea. Después de una producción literaria con títulos del relieve de “Confesiones de una máscara” (1949), “El pabellón de oro” (1956) o “Nieve de primavera”(1970), abrumado por la esterilidad de la vida moderna, se suicidó ritualmente.

De Mishima he leído “El pabellón de oro” y “El rumor del oleaje”, libros de una belleza y una delicadeza típicamente japonesas. Por eso me pareció hacer una buena elección al empezar a leer “Música”. Me equivoqué.

En todo el libro no hay asomo de la belleza que encontré en “El rumor del oleaje”. Tal vez se deba a la traducción, pero la prosa es burda y poco atrayente. Por otra parte, la edición de Seix Barral que yo he leído, sustituye el clásico guión que suele abrir los diálogos por entrecomillados, lo que contribuye al mal efecto que causa el libro.

La historia es la de Reiko, una joven y bella paciente que acude a un psicólogo porque no puede “oír la música”. Después de algunas sesiones y cartas, el doctor comprende que el verdadero problema de Reiko es la frigidez. Y ahí empieza una lucha entre médico y paciente en la que él intenta llegar al origen psicológico del mal, mientras ella trata denodadamente de mantener las causas de su problema en secreto.

El doctor acabará triunfando, cómo no, pero no sin antes aburrirnos con todos los casos típicos que cualquier ciudadano de a pie conoce sobre psicología: complejo de Electra, complejo de castración, histeria femenina… hasta llegar al tabú tenebroso y manoseado del incesto.

Sólo merece la pena el alegato que Hanai, otro joven paciente, hace en contra de la psicología. El joven viene a decir que la psicología se reduce a unas pocas categorías / enfermedades dentro de los cuales se desea encasillar a toda la humanidad. Despreciando de esta manera la complejidad, la riqueza y la individualidad del ser humano.
Una obra de poco más o menos, simple y opaca. Impropia de Mishima.

Más de Yukio Mishima:

8 comentarios

  1. Claro que le puede parecer aburrido solo , he leído Kioto asi como a Kawavata , termino sus días valientemente. La obra que trato es acerca de flores , mas no tengo la oportunidad de leerlo este libro aún gracias por su reseña señora.

    Atentamente

    Jorge López Zegarra

  2. No comparto su opinon acerca de “Müsica” ,creo ke es una obra literaria que merece mas de una vuelta y a ratos fascinante.Saludos!

  3. También es mi primera vez aquí en tu blog. Más que un asiduo lector soy aficionado al psicoanálisis y estoy seguro que la persona que esta interesada en esta disciplina, encontrará, en este libro de Mishima, un estimulo impactante para seguir internándose en la psique la mujer a través de este método.

  4. Soy un asiduo seguidor de su página web y casi siempre coincido con sus análisis sobre libros que he leído, pero éste no es el caso. Tildar a este libro de simple es casi obsceno, dado que la protagonista, Reiko, es, quizá, una de las mujeres más complejas que en la historia de la literatura han sido. Música me ha parecido una rara obra maestra, totalmente “propia” de un genio como Mishima. Saludos….

  5. Queridos amigos:

    Es la primera vez que entro en vuestro blog -a partir del blog del amiguete Antonio J.M.- y, aparte opiniones genéricas, me ha sido grato encontrarme, de sopetón, a Mishima. Entre los libros que citáis, no está “El marino que perdió la gracia del mar”, una novela no muy larga que demuestra, muy a las claras, la potencia narrativa y el lirismo perturbador que destila Mishima en toda su obra. Por otro lado, hay un ensayo breve de Margarite Yourcenar sobre Mishima titulado “Mishima y la visión del vacío” que ilumina muy bien la vida y obra del japonés, además de su suicidio como una autoprofecía tatuada en todos y cada uno de sus libros. Otra vez la vida como obra de arte.

Deja un comentario