Deseo – Liam O’Flaherty

Deseo – Liam O’Flaherty

3 1502

Deseo - Liam O'FlahertyDeseo es un volumen de relatos del escritor irlandés Liam O’Flaherty, escritos originalmente en gaélico y traducidos por primera vez al castellano. Publicado al final de su vida, este volumen es considerado una de las mejores obras escritas en irlandés.

Y no es de extrañar, porque los cuentos que componen Deseo están llenos de una fuerza arrolladora, de la esencia misma de la vida que vibra en cada una de sus páginas y en todas sus historias. O’Flaherty parece haber destilado la médula de las gentes, de los animales, de los elementos, y haberla vertido sobre unas narraciones sencillas pero intensas y casi siempre conmovedoras.

“Deseo” el cuento que da título a la colección es ya un deslumbramiento. Lo es para su protagonista: un bebé que gatea por primera vez hacia un rayo de sol y descubre, a través de la puerta del jardín, la vastedad del universo. Pero lo es igualmente para el lector que comprueba el tino con el que el autor penetra en los pensamientos de un ser que apenas despierta a la razón.

Esa será la tónica del libro y, sin duda, su mayor virtud: la capacidad de O’Flaherty para captar y volcar en palabras lo que los protagonistas de sus relatos sienten. El mérito es aún mayor porque muchos de los personajes de los cuentos que componen Deseo son animales. “El halcón” está protagonizado por una de estas rapaces, “El ratón” lo está por un gato; y también tienen protagonistas animales “La focha”, “La Laguna encantada” o “La muerte de la vaca”.

Se puede decir que, por medio de estos seres irracionales, el autor razona la vida. Se la puede reconocer mediante una especia de presciencia que todos tenemos en cuanto habitantes de este planeta, en cuanto animales. Al leer nos reconocemos en el halcón, en el gato, en el bebé y en el anciano, en la vaca, en el ánsar… Deseo no versa sobre la relación del hombre con la naturaleza, sino que de alguna manera pone de manifiesto la forma en que el hombre es naturaleza.

En ese sentido, poca diferencia hay entre la vaca que pierde su ternero en “La muerte de la vaca” y los padres que pierden a su hijito en “Pobre gente”. La fuerza con que se describen piedad, ternura, dolor y tristeza, guarda un exquisito equilibrio que aleja toda sensiblería: O’Flaherty escribe con cierto desapasionamiento y es simplemente la energía de lo que cuenta la que sacude a quien lee. No hay trampa ni cartón: es la vida, con todos sus matices, lo que rezuma a través de las páginas de Deseo.

La esencia, el corazón de todo lo que existe bajo el sol está atrapado en estos relatos que nos recuerdan que, precisamente, lo que nos hace humanos es lo que nos emparenta con el resto de seres vivos.  No dejen de leerlos.

3 comentarios

  1. No me movían solamente aficiones literarias, – que también -, cuando unos meses atrás dije, refiriéndome al libro: “Lectura segura”. Hace algunos años tuve la oportunidad de visitar la islas Aran,- en la mayor de ellas, Inishmore, nació O´Flaherty -, y desde ese momento se despertó en mí un vívido interés por la vida y obra del escritor irlandés.
    Si alguien tiene la curiosidad de repasar la historia de Irlanda, peculiar y desgraciada a partes iguales casi desde los tiempos de San Patricio, podrá comprobar que el pasado siglo fue uno de los más convulsos, sino el que más. Fueron los años de la independencia, de la partición de la isla que acabó en guerra civil, de la lucha armada contra la ocupación inglesa,… Pues bien, Liam O’Flaherty fue testigo y actor directo en todo ello. Si a esta especial motivación unimos que, por desgracia, aparte de “El delator”, pocas son las traducciones existentes de sus novelas y cuentos, es lógico que no pudiera desaprovechar la oportunidad brindada por Nórdica con la publicación de “Deseo”.
    En dos ocasiones he viajado a la República de Irlanda y resulta difícil expresar los sentimientos que siempre me embargan al pisar ese país. Muchas de las palabras surgidas en la reseña para describir los relatos del libro, tristeza, dolor, vida, forman parte curiosamente del cúmulo de sensaciones que he experimentado al contemplar un atardecer en la Isla de Valencia, al seguir las andanzas de maese raposo por las turberas del Parque Nacional de Connemara o al pasear por los acantilados de Moher, desde donde, en días despejados, pueden verse precisamente las islas Aran. Si la lectura de “Deseo” consigue despertar semejantes emociones, – y doy fe de que así es -, es señal inequívoca de que O´Flaherty ha conseguido llevar al papel la extraña esencia de su tierra y de su gente.
    El libro, digámoslo claramente, es una auténtica maravilla, una joya delicada que, una vez abierta, exhala borbotones desbordados de sensibilidad, – que no de sensiblería, lleva razón Sra. Castro en su apreciación -. Los relatos presentados en la antología se alejan muy mucho de esos otros, estudiadamente prefabricados para tocar la fibra del lector; no, O´Flaherty aborda aquí temas sencillos, temas enraizados con las leyes que, aún pareciéndonos crueles en ocasiones, vienen rigiendo el comportamiento de la naturaleza y de los hombres desde su creación.
    La contraportada del libro afirma que el hilo conductor de todos los relatos es el deseo, pero no es así, el sustrato que alimenta la obra de O’Flaherty es un naturalismo desbocado y hermoso. La naturaleza como principio de todo, también de nosotros mismos que, aún asumiendo el papel de especie dominante, no dejamos de ser un eslabón más en la interminable cadena de la vida. Por eso, no importan los protagonistas de las narraciones, gatos, fochas, halcones, niños, hombres, mujeres, todos quedan sujetos a las implacables principios de la existencia: la imposición del más fuerte en los cortejos amorosos de “La focha”, pero también en la incipiente pasión de “Un roce”; la vida al albur de la casualidad en “La roca negra” o en “El halcón”; el contraste de la existencia que eclosiona, a la par que otra se extingue, en “La vida”,… El deseo es uno más de los muchos sentimientos que pululan por las páginas de este magnífico libro, pero no el único ni el eje central sobre el cual gira, aunque Séamaisín, protagonista de “El traje nuevo”, posiblemente no estaría de acuerdo.
    El último párrafo de la reseña no engaña lo más mínimo. No se lo pierdan.
    Cordiales saludos a los seguidores de solodelibros

  2. Hecho, otro más a la lista de pendientes. Lectura segura.
    Hace tiempo que ya cayó en mis manos la que tal vez es su obra más conocida, ”El delator”, y me gustó, a pesar de su final excesivamente espectacular y de que ya había visto la adaptación que de ella hizo a la gran pantalla John Ford, – en una particular teoría, no suelo repetir nunca libro y película -. Si Libros del Asteroide me permitió entonces aproximarme por primera vez a Liam O’Flaherty, Nórdica Libros me posibilitará ahora conocer algo más de su obra. Ya te explicaré, – me tomo el permiso de tuteo al que me autorizó -, mis impresiones sobre el libro. Aunque no sé cuando, la lista de futuras lecturas se está haciendo interminable.
    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario