El oficio de vivir – Cesare Pavese

4
4119

El oficio de vivir - Cesare PaveseLos diarios suelen ser considerados como un género dentro del mundo de la literatura, aunque existen ejemplos (en los últimos años en España se pueden contar unos cuantos) de obras que se acercan más al terreno de la ficción narrativa más convencional que al de la confesión privada. “El oficio de vivir” se aleja de éstos últimos, pero también se resiste a ser englobado en la categoría original. Y todo ello debido a la profundidad de Cesare Pavese para enfrentarse al día a día: profundidad de visión, profundidad de honestidad, profundidad de sinceridad.

Introspectivo en extremo, casi brutal por su sinceridad, este diario da cuenta de las reflexiones del escritor italiano acerca de todas las cosas, pero fundamentalmente acerca del arte y de las relaciones humanas. Sobre el primero de esos dos temas hay que destacar el tenaz empeño de Pavese por cuestionarse de manera constante su quehacer literario. El grueso del libro lo conforman sus ideas y apuntes acerca del hecho de escribir, la búsqueda de los temas, el estilo, la influencia de otros autores, etc. Sirva el siguiente extracto como ejemplo:

No se puede conocer el estilo propio, y usarlo. Se usa siempre un estilo preexistente, pero de una manera instintiva que plasma otro actual. El estilo presente se conoce sólo cuando es pasado y definitivo y se vuelve a recorrerlo interpretándolo, es decir, aclarándose cómo está hecho.

Pavese se plantea la redacción de este diario como un ejercicio de autoconocimiento, con todas las consecuencias que ello pueda tener. Es consciente —y así lo escribe— de sus debilidades, de sus fracasos, tanto en el terreno del arte como en el más personal, y cavila sobre ello en muchas de sus entradas. Su honradez a la hora de juzgarse a sí mismo hace que su visión sea muy fina cuando contempla a los demás, afirmando, por ejemplo, que «no hay absolutamente nadie que haga un sacrificio sin esperar una compensación. Todo es cuestión de mercado». Y al igual que es feroz en sus opiniones para con sus congéneres (como puede verse), también lo es en la forma en la que se juzga: exigente, rígido y honrado.
No en vano el título de este diario es muy explícito en cuanto a su contenido. Pavese considera su vida un aprendizaje continuo, un camino repleto de enseñanzas en las que hay que reparar y de las hay que extraer toda la sabiduría posible. En este sentido es extremadamente individualista (su vida personal estuvo marcada por continuos amores y unas pocas amistades muy fuertes), convencido del poder del individuo para sobreponerse a los contratiempos y para enfrentar las desigualdes. «Todo lo que no podemos hacer solos disminuye nuestra libertad», afirma hablando sobre la imposibilidad de que una sociedad sea espiritualmente libre mientras esté controlada económicamente.

Un discurso electoral tiene la naturaleza del rito religioso. Se escucha para oír lo que ya se pensaba, para exaltarse en la común fe y confesión.

El profundo análisis de su obra es otra de las características constantes en “El oficio de vivir”. Pavese profundiza en sus textos (primero en su poesía, después en su obra narrativa) con seriedad, erudición y precisión insólitas. El propio diario le sirve como base para la observación minuciosa de sus temas, de su tránsito por el simbolismo más pertinaz o de la necesidad de adecuar su estilo a la idea que tenía del texto literario. De hecho, hay anotaciones que remiten a otras, que se relacionan entre sí formando lo que podría definirse como un ars poetica BUSCAR inesperado (que no improvisado). Su labor como lector y traductor para la editorial Einaudi proporcionan, además, constantes referencias a autores extranjeros (Faulkner, Hemingway, Dos Passos) que, junto con la vasta cultura que atesoraba Pavese, conforman un crisol de erudición literaria y artística envidiable.

La sabiduría que recorre las páginas de “El oficio de vivir”, no obstante, va mucho más allá de lo estético. Cesare Pavese muestra en esta descarnada confesión la importancia del conocimiento como pilar que nos hace más humanos, como instrumento para enfrentarse a lo incierto de nuestras vidas. “El oficio de vivir” es una lectura obligada por esa sinceridad en estado bruto y por la entereza con que Pavese nos enseña a ser nosotros mismos.

4 Comentarios

  1. este libro es la afirmacion de como es la mujer la unica sola verdad lean este libro les ayudara mucho asi nunca le sorprendera hasta donde puede llegar una mujer la analiza perfectamente es imposible tener una relacion con la femina

  2. Un pésimo libro. Aburrido hasta el hartazgo y pesimista hasta la depresión. El autor se mira el ombligo de manera constante y cansina sin aportar nada. No lo recomiendo en absoluto. Solo apto para esnob.

Deja un comentario