Guerra y paz – Lev N. Tolstói

85
29614

Guerra y paz - Lev Tolstói¿Puedo decir una vez más que es necesario e imprescindible leer a los rusos? No sé cuántas veces he escrito esta misma frase en otros comentarios a otras lecturas, pero no me cansaré jamás de repetirla. Y es que con cada nueva lectura de uno de los clásicos rusos, Chéjov, Dostoievski, Gógol, Tolstói… más patente me resulta el hecho de que la literatura de estos autores es insuperable.

Guerra y paz (1869), del ínclito Lev N. Tolstói, es un clásico de la literatura universal cuya lectura no defrauda y cuya fama hace justo honor a su grandeza. Sumergirse en su lectura es sumergirse hasta el cuello en un delicioso baño de excelente literatura. Las mil historias que se desarrollan en sus páginas, la hondura de los planteamientos morales o sociales que se plantean, embargan al lector, lo elevan en un torbellino que sólo lo devuelve al suelo al concluir la última página. Es uno de esos libros que, al terminarlos, provocan deseos de abandonar la vida de lector, pues ya nada estará a la altura de lo que acabamos de leer.

Guerra y paz narra las vidas y vicisitudes de los componentes de varias familias aristocráticas rusas entre 1805 y 1815, durante las guerras napoleónicas. El libro alterna la descripción de la brillante pero tal vez vacía vida de la aristocracia moscovita y peterburguesa: las cenas, los bailes, las partidas de caza, con la dura pero feliz vida en el frente, con precisas descripciones de las batallas de Austerlitz y Borodinó.

Pero naturalmente, la novela va más allá de la mera descripción costumbrista y brillan en ella las disquisiciones morales, a veces puestas en labios de los personajes, a veces en boca del propio autor. Agrada la mezcla acertada de cierto pesimismo que transpiran los personajes, que se muestran insatisfechos, desilusionados, incluso cínicos; con la idea de que a pesar de todo, la esperanza subsiste y el hombre jamás se puede librar de ella, pues siempre, entre las ruinas de sus ilusiones, encuentra los materiales con los que construir ilusiones nuevas.

Lo grandioso, en mi opinión, de los rusos, es la absoluta sencillez con la que saben reflejar la esencia del hombre, con todo lo bueno y malo que en nosotros hay. De tal manera que cualquier lector que se acerque a su obra puede comprender y reconocerse.

Resalta en esta obra el marcado carácter antibelicista de la misma. Tolstói conoció de primera mano las miserias de la guerra y tanto en Guerra y paz como en otras obras, plasmó la idea de lo atroz de enfrentar hombres contra hombres en aras de unas ideas que ni sus propios promotores alcanzan a comprender. En la novela, Tolstói promulga la idea de que toda la historia de la humanidad es fruto del más puro azar. Las grandes batallas que el autor describe son igualmente fruto del azar y su explicación sólo puede ser dada a posteriori, a la luz de los acontecimientos ya acaecidos. Entonces es cuando los generales y próceres de la patria arriman el ascua a su sardina para dejar constancia de su saber hacer y conseguir medallas y méritos. Para Tolstói, los verdaderos héroes de toda guerra son los soldados anónimos que pusieron sus vidas en manos de la fortuna para el desarrollo del acontecer histórico, que sangraron, sudaron y temblaron, pero de cuyos esfuerzos la Historia no tomará constancia.

No quiero cerrar esta ya larga reseña sin dejar constancia de la pésima traducción de Mondadori, a cargo de Gala Arias Rubio, y de la necesidad de que ésta y otras editoriales cuiden más sus ediciones. Permitidme que usurpe el papel del Consumidor Irritado, para decir indignada que no está de más pagar a un corrector de estilo y a otro ortotipográfico que pulan los textos, de manera que éstos no sean una ofensa para el lector. Más aun cuando no es esta una edición de bolsillo, antes al contrario, por lo que creo que un poquito de calidad es perfectamente exigible.

Leed Guerra y paz. Pero buscad una edición que no sea la de Mondadori, pues la pésima traducción hace que se pierda mucha de la belleza de sus páginas.

Más de Lev N. Tolstói:

85 Comentarios

  1. Buenas noches.
    Quisiera por parte de los insignes lectores de las obras de Tolstoi que visitan este blog que opnion les merecen los siguientes traductores:
    – Jose Lain Entralgo
    – Ricardo San Vicente
    – Rafael Cansinos Assens
    – Bela Martinova
    Pues ante la polemica por las traducciones, busqué los principales traductores de mis libros de Tolstoi, Dostoievsky y Chejov, muchos de los cuales no he leido aun (los tengo esperando como suculento plato), y me preocupa llevarme un chasco o que la narracion pierda fuerza por una mala traduccion.
    Mi otra pregunta: Que tal son los traductores de las obras de Turgueniev de las bellas ediciones de Editorial Alba?
    Les agradezco a todos.
    Un saludo desde Colombia.

    Enrique J

  2. Estoy en una situación similar. He leido Ana Karenina en la version para Kindle que conseguí en Amazon. Me ha parecido una buena traducción, y el libro, por supuesto, magnífico. Sin embargo todos los comentarios que he visto de las ediciones que ofrece Amazon de Guerra y Paz indican que estas son muy malas. ¿ Cómo y dónde puedo conseguir una buena edición electrónica ? ¿Funcionaría en el Kindle? Muchas gracias.

  3. Marta, la traducción de Lydia Kuper (de la editorial el Aleph) tiene el fastidio, según me han comentado, de que las traducciones del francés (muy abundantes en este libro) no están a pie de página, sino al final. Solo por esto, prefiero la versión de la editorial Alianza, traducida por Irene Andresco Kuraitis y Laura Andresco Kuraitis.

    • Gracias Paco. Al final lo conseguí en electrónico. Efectívamente, es un engorro las notas al final del libro. Usaba el movil para leerlas al mismo tiempo que tenia el libro en el E book(¡…..!!). Terminaré comprando la edición de Anaya, es un libro que me ha maravillado y voy a necesitar más lecturas para poder tener una mejor perspectiva de esta obra maestra.
      Tolstoi se ha convertido en uno de mis escritores favoritos, acabo de comprar ” El reino de Dios está en vosotros”, y creo que este ensayo ( filosófico/ religioso) no se va a quedar por detras de sus habilidades como novelista.

  4. Estoy a la busca y captura de la traducción de Lydia Kuper, ….¡¡que me es misión imposible de conseguir!!!…hasta que no llegue a mis manos no pienso abordar la lectura de este clásico que está en la cabeza de mis prioridades. Despues de leer Anna Karenina en la traducción hecha para Alba Clasica ( por Victor Gallego) he aprendido a apreciar a la persona que traduce y no me conformo con cualquier edicion, y mucho menos con el precio que pagas a veces por ellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here