Orgullo y prejuicio – Jane Austen

11
3525

Orgullo y prejuicio - Jane AustenAunque siempre hay gente que no comparte esta opinión (pueden ver esta pequeña conversación como ejemplo), lo cierto es que los novelones decimonónicos resultan tan gratos por su candidez como excelentes por su factura. Digo «novelones» no con una intención peyorativa, sino para referirme coloquialmente a su volumen, puesto que casi siempre suelen resultar cuantiosos en lo que a número de páginas se refiere.

Jane Austen es una autora reputadísima en sus tierras natales, aunque por otros lares se le cuelgue en muchas ocasiones la etiqueta de «ñoña», por la candidez e inocencia que rezuman sus tramas y la monotonía de sus personajes. Y todo ello puede ser cierto, sí, pero no empaña el hecho de que leer sus novelas proporciona ratos de diversión como pocos libros lo hacen. “Orgullo y prejuicio” es una de sus mejores obras, y aunque haga gala de esos defectos mencionados, no deja de ser una historia simpática, irónica y entrañable.

Los sinsabores por los que pasa la protagonista, Elizabeth Bennet, hasta ser consciente de los sentimientos que la unen al señor Darcy, son narrados por Austen con delicadeza y paciencia, desgranando una historia que es tan simple como lo que parece: el despertar de un amor. Y aunque los personajes de esta novela no estén a la altura de otros —la fabulosa Emma, sin ir más lejos—, el caso es que hay alguno que se hace imprescindible. Por ejemplo, la misma protagonista, cuya personalidad se va construyendo a lo largo del libro de forma bastante sutil (recuerden que hablamos de un libro publicado en torno a 1813), o su madre, que con unas apariciones fugaces y previsibles, se revela como una mujer fatua, pendiente de la opinión de los demás y absolutamente despreocupada por la educación de sus hijas.

Quizá éste sea uno de los rasgos más notables de Austen como escritora: su capacidad para perfilar el carácter de un personajes con apenas cuatro intervenciones; cada uno se define por su actuación y (dado que nos encontramos con una novela de hace casi doscientos años), sobre todo, por sus alocuciones. Y podría parecer un rasgo sin importancia si no fuera porque es un elemento capital en la construcción de cualquier historia, y en muchas ocasiones se deja de lado como si no contribuyese a la formación de una idea del personaje, a crear un ente de ficción.

Bien es cierto, claro está, que las circunstancias sociales y culturales en las que vivió la escritora inglesa la constriñen a la hora de perfilar los comportamientos de esas creaciones. Elizabeth Bennet es una mujer inteligente, avispada y desenvuelta, pero cuando repara en el amor que siente hacia Darcy cae rendida a sus pies con todo el recato y la sumisión que se esperaba de una fémina en el siglo XIX. El propio Darcy aconseja a su amigo, el señor Bingley, que no se case con Jane Bennet (entre otras razones) por la evidente diferencia entre clases que les separa.

Todo ello no obsta, empero, para que la deliciosa y refinada ironía de Austen asome de cuando en cuando y aseste un duro golpe a determinadas tradiciones o creencias; o, simplemente, nos deleite con unos diálogos llenos de lo que hoy en día no dudaríamos en calificar de «mala leche». El padre de Elizabeth, sin ir más lejos, ofrece algunas intervenciones memorables en cuanto a las «costumbres» domésticas de su esposa, o al comportamiento díscolo de sus hijas menores. La propia narradora puntea de observaciones sagaces toda la novela, empezando, desde luego, por sus célebres primeras palabras: «Es una verdad de todos conocida que el soltero en posesión de una buena fortuna ha de estar buscando esposa.»

Esa ironía es lo que diferencia a “Orgullo y prejuicio” (y, por extensión, a otras obras de Austen) de otras novelas menores del mismo periodo, que se dejan caer en lo sentimental y en la mera representación costumbrista sin aportar ningún rasgo diferenciador interesante. El humor, la sátira y la caricatura que la inglesa utiliza en sus obras nos muestran una época de restricciones, una sociedad de apariencias, una cultura de ostentaciones, donde uno sólo era lo que podía conseguir aparentar. Mostrar todo eso con cierta seriedad sería, qué duda cabe, bastante aburrido.

Como aburrido resulta también leer una novela tan repleta de faltas de ortografía, por cierto. La falta de correctores no es ningún secreto, desde luego, pero que un libro editado con cierto encanto, con una traducción (bastante floja, por cierto) estrenada para la ocasión, carezca por completo de una revisión es algo que clama al cielo. En concreto, las tildes parecen haber sido obviadas a la hora de editar la novela; y es que un corrector ortográfico de procesador de textos, señores de Destino, no compensa la ausencia de una labor tan indispensable como olvidada. Una manera burda e incompresible de afear una lectura tan grata, por desgracia.

Más de Jane Austen:

11 Comentarios

  1. Si lo he leído la historia de dos hermanas que pelean por naderías , no puedo agregar mas que las ultimas lineas de su reseña, coinciden con lo pensaba muchas gracias .

    Jorge López Zegarra

  2. Concretamente mi libro de Orgullo y Prejuicio tiene uno de los muchos textos introductorios de Virginia Woolf, que ella escribió con mucho gusto para todas las novelas de Jane Austen, y no podría estar más de acuerdo con Victoria.

    También opino, como Omanero, que un desliz lo tiene cualquiera, pero la ortografía es mi pasión (a pesar de suspender lengua siempre, por siempre jamás =C) y realmente ver palabras con faltas de ortografía que dañan a los ojos en una página que trata sobre “escritos” me parece algo fuera de lugar.

  3. orgllo y prejuicio a pesar de pertenecer a un genero que no suelo leer es, a mi entender, una novela que retrata a la perfección las miserias y grandezas del ser humano.A pesar de ser extensa entretiene hasta el final al lector.Excelente descripción de las costumbres y prioridades de la gente de esa época.

  4. Acabo de terminar orgullo y prejuicio, es una novela que he disfrutado leyendo y que se ha convertido en una de mis favoritas. Sin duda la recomiendo.

  5. ME GUSTA LA LITERATURA MUCHISIMO MAS AUN CUANDO TIENE UN ENFOQUE REAL Y FINO ME DA MUCHA PENA QUE LOS JOVENES DE AHORA NO LEAN PARTE DE UNA CULTURA DE UN PAIS DEPENDE DE LA LECTURA DE SU PROPIA VIDA COTIDIANA QUE ENRIQUECE A MUCHOS QUE LO HACEN ME GUSTARIA DECIRLES A LOS JOVENES QUE SE PONGAN A LEER ES MUY BUENO PARA LA SALUD MENTAL QUIEN CULTIVA UN BUEN LIBRO CULTIVA SU PROPIO TESORO SE LOS ASEGURO LA ESCRITORA INGLESA JANE AUSTEN ES MUY DE SU TIEMPO MUY ROMANTICA ESQUISITA EN SUS ESCRITOS GRACIAS LEAN MUCHO

  6. tengo 18 años, y es la primera ves que escucho hablar de Jane Austin, y al escuchar de ella imagine a una escritora cualquiera, y la verdad que equivocada estaba cuando al vi la pelicula de Orgullo y Prejucio me dejo encantada, maravillada…!!!
    deberdad la recomiendo!!….
    y me dejo con las inmensas ganas de leer el libro….

  7. “Y sin duda, pensé, mirando el anaquel donde no existen dramas escritos por mujeres, su obra hubiera aparecido sin su firma. Seguramente hubiera buscado ese refugio. Un resabio del sentido de castidad dictó el anónimo a las mujeres, aún en el siglo diecinueve. Currer Bell, George Eliot, George Sand, todas víctimas de la lucha interior, como lo prueban sus escritos, quisieron ocultarse inútilmente bajo un nombre masculino.” (Un cuarto propio, Virginia Woolf, 1929)
    Tuve la suerte de leer este interesante tratado de Virginia Woolf y conocí a muchas de las escritoras que por allá por el mil ochocientos sufrían las limitaciones de su época, un período de la historia en que sólo los hombres tenían derecho a instruirse en todas la artes, las mujeres, en cambio, debian aprender a servir en su hogar y a su marido….Y pese a esas limitaciones aparecieron novelas hermosísimas y plenas.
    Lamentablemente no he leído “Orgullo y Prejuicio” pero la tengo en la mira junto con “Persuasión” y Lady Susan”, todas están esperándome en casa 🙂 Ayer terminé de leer Jane Eyre de Charlote Brontë y me enamoré……
    más información: http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1504

  8. Me gustó mucho la versión cinematográfica que se hizo de esta novela. Tengo ganas de leer el libro y disfrutar de una escritora extraordinaria que parece estar algo olvidada en nuestro país.

    Gran reseña, como todas las vuestras. Un saludo

  9. “Orgullo y Prejuicio” es una de mis novelas favoritas. La he leído varias veces y siempre he disfrutado de ella. Pero la traducción editada por Destino me ha parecido bastante mala.

  10. Jane Austen es, para mí, una de las mejores novelistas. Aunque Orgullo y prejuicio no me gusta tanto como Emma, la recomiendo con entusiasmo. Me sorprende, sin embargo, que no se oiga tanto hablar de esta autora –ni de, por ejemplo, Charlote Brontë– como de otros –Dostoyevsky, Zola, Flaubert–, en cinco años de facultad, ni la oí mentar. ¿Por qué no se habla de ella en nuestro país? Ni idea.

    Por cierto, y ya que estamos, que Destino no le dé importancia a la corrección ortográfica, habla muy mal de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here