Una historia de la lectura – Alberto Manguel

11
3441

Una historia de la lectura - Alberto ManguelPoco a poco va disminuyendo el lote de libros que dejaron en mi casa Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente… y sin embargo ese lote se ha visto desde entonces incrementado con regalos y caprichos, más libros fruto de las incursiones a la biblioteca (donde nunca voy a coger nada, para darle prioridad a lo que tengo en casa, pero donde siempre acabo cayendo). Y es que cuando uno es un lector voraz y compulsivo como una servidora, la cadena de libros que te amarra sólo hace crecer y amarrarte más fuerte. Bendita sea la cadena, aunque mi vida se asemeje al mito de Sísifo y jamás acabe de leer…

Pues de eso mismo que acabo de exponer trata “Una historia de la lectura”, el excelente libro de Alberto Manguel que todo lector que se precie de serlo debe leer. (Seguidores de Dan Brown, absténganse).

Alberto Manguel despliega en este libro una historia del libro y de la lectura común a todos nosotros. Nos habla de los inicios de la escritura, de las tablillas de arcilla de Sumeria, del poder de los escribas, de los reductos de saber en que se convirtieron los monasterios durante el oscurantismo de la Edad Media. De la revolución Gutemberg, de la lectura como acto social, de la traducción de textos y hasta de los ladrones de libros… Todo muy interesante y expuesto de manera clara y poco farragosa, lo que hace muy atractiva la lectura del libro.

Pero pespunteando esta historia de la lectura (que yo como estudiante de Biblioteconomía me tengo sabida y hasta aborrecida), esta “una” historia de la lectura única: la del lector Alberto Manguel.

El autor nos cuenta sus inicios en la lectura, los libros que le han acompañado, el vicio compartido con otros lectores o vivido en solitario, cada lectura que le llevó a otra y ésta a otras… Una historia personal, única, que cada lector vive a su manera.

Y es que Manguel quiere dejar claro la importancia del lector en ese proceso de creación que es la escritura. El lector es su destino y a la vez su origen. El lector “auténtico” debe exigir calidad, no debe entrar en ese comercio en que la literatura y la edición se están convirtiendo en esta sociedad de consumo.

La lectura, el acto privado de leer, con todo lo que conlleva de rebeldía, de acercamiento al saber, debe reivindicarse como el acto de poder que es. Por el poder que otorga existe la censura. Y por ese mismo poder los “productos de lectura” (imposible llamarles libros) que más se venden, jamás incitan a la reflexión, ni mueven a la acción.

Aparte de todo lo anterior el libro es una joya por su maquetación y sus ilustraciones. Aunque tiene dos inconvenientes: el peso y el papel satinado, que dificultan la lectura. Por lo demás, no tiene desperdicio.

Más de Alberto Manguel:

11 Comentarios

  1. Leo el capítulo 22 del libro de Manguel y no comprendo si el libro “La historia de la lectura” que menciona es un libro real o ficticio. Alguien me puede orientar?

  2. Modestamente creo que lector autèntico es el que toma un libro y se sumerge en el.
    No todos gozamos con lo mismo y categorizar los placeres es una rancia visión de la vida.
    El acto de leer construye y enriquece, pero hay lecturas que no estàn al alcance de todos. O de un lector exquisito que està en la playa mirando de reojo a sus niños que no pasen la rompiente y mientras… lee a Dan Brown, o una novelita de moda. Y tambien disfruta.

  3. Esta es una redaccion muy bien basada en la lectura la cual respeta mucho la vida de cada quien en especial la de el mismo autor o escritor, con el cual podria identificarme plena mente a excepcion de la epoca de la cual nos narra en su obra

  4. […] un argentino canadiense que escribe en inglés, amante del libro y de la lectura y autor de Una historia de la lectura analiza en este libro el mundo de la biblioteca desde diversos puntos de vista. De la […]

  5. interesante tu apreciacion y no me considero un lector autentico pero si puedo compartir de que a esta sociedad de consumo se esta añadiendo las lecturas que mas se enmarcan en reforzar el cosumismo mas que lña lectura en si. saludos de HUARAL – LIMA – PERU

  6. Excelente tocho bien construido,
    una pista de circo para resbalar sin llegar nunca al suelo,
    la espiral que precisa la ingesta de la vida,
    el cruel desparpajo de quien suma a sus cuerdas nuestra propias vocales…

    son algunas de las insurgencias secretas que este gran libro
    produce en la cabeza de

    Lector Quemada

  7. hola,mirad,como todos sabemos el apasionante mundo de la lectura,es como una rueda que con el caminar se va puliendo,es decir,las primeras lecturas que hacemos son “rudimentarias” y planas,en las que no podemos coger ni la mitad del fruto que no hace entrever,por ello,la lectura es un contínuo acto de autodepuración,eso del lector tipo,o lector auténtico es una tontería,a las personas que les gusta la lectura,ellas mismas van depurándose y evolucionando de unos libros mas fáciles a otros más complejos,ahí es donde nos encontramos con los best seller,un best seller no “malo” porque está muy promocionado,con inmensas campañas de marketing,sino porque no esté bien escrito,no es un buen libro,no tiene iceberg que descubrir.
    por eso creo que hay que dejarse de ver con ese ánimo de superioridad(cosa que veo con las contínuas referencias despectivas hacia los que les gusta dan brown,(cuantos mas lean mejor,algunod e ellos continuará su senda y llegará a preciar la buena lectura).
    dejemos el mirar despectivo y depurémonos y aceptemos el orden de las cosas,siempre habra best seller y literatura no tan vendida,es inevitable,pero no hay ningún método para ser lector modelo,simplemente la reflexión y la lectura que hace cada uno.
    saludos

  8. El “lector auténtico”… ¿Eso qué es? Estoy de acuerdo con todo lo que dices, pero debemos mirar también hacia el lector “menos auténtico”, aquel que alterna best-sellers con literatura de calidad. Engañándole poco a poco, podremos ganarle para la causa. El best-seller es malo para el “lector auténtico”, pero no para el lector normal. Démosles literatura que está en la frontera y quizá se decidan a cruzarla. En fin…

Deja un comentario