Corinne o Italia – Madame de Staël

2
3688

Corinne o Italia - Madame de StaëlCorinne o Italia es una de las obras de la escasa pero reseñable producción de Madame de Staël. La obra es un alegato en favor de la libertad y el desarrollo de la mujer, movimiento que la propia escritora abanderó, y por lo cual comúnmente se interpreta a Corinne como un trasunto de la propia autora.

Corinne es una joven italiana admirada en todo el país por su talento para las artes, pero también por sus estudios sobre la Antigüedad. Intelectual, independiente, vive sola y va y viene a su antojo, respetada por todo el mundo gracias a su inteligencia y sabiduría. Mujer emancipada avant la lettre ha rechazado varios pretendientes, no tanto por no renunciar a su libertad como por ser incapaz de amar a un hombre al que por sus virtudes y conocimientos no pudiese rendir admiración y respeto.

Esa es la mujer de la que se enamora el conde Oswald Nelvil, un aristócrata escocés que ha llegado a Roma para curarse de una afección pulmonar, causada por la terrible pena por la muerte de su padre. Lord Nelvil es un alma atribulada por el remordimiento de haber conducido a la muerte a su padre a causa de su desobediencia. Y aunque el amor por Corinne logrará devolverle las ganas de vivir, Madame de Staël logra con sutiliza presentarlo como un hombre dubitativo, conservador y confuso. De hecho, a veces es difícil comprender por qué una mujer del genio de Corinne se enamora rendidamente de él.

Pero la pasión amorosa de ambos jóvenes y los sucesos que de ella se derivan, a consecuencia de los secretos que ambos guardan en su pasado —y cuya intriga se ira desenvolviendo paulatinamente—; todo ello, sólo sirve de telón de fondo para que Corinne —y a través de ella, Madame de Staël— de rienda suelta a sus conocimientos sobre arte, literatura e historia. Las conversaciones de los enamorados, las tertulias en el salón de Corinne, los viajes y excursiones de la pareja son el pretexto que da pie a descripciones de las ciudades de Roma, Florencia, Napoles y Venecia, su historia y sus monumentos; a discursos sobre literatura, música o sobre la cultura y las tradiciones italianas.

En esas alocuciones brillan los conocimientos de Corinne, pero brilla especialmente la prosa reposada y expositiva de la autora. Expuestas con mesura, son a la vez un ejemplo de erudición y de modestia. Corinne expone su saber, pero lo hace con el recato y la compostura de la que una mujer debía hacer gala. Porque el conde Nelvil aprecia la sabiduría sin par de su amada Corinne, pero considera que las virtudes femeninas fundamentales son aquellas que la convierten en una sencilla esposa, siguiendo el modelo inglés.

Y es que algunas de las ideas que aparecen en la novela no sólo son anacrónicas, sino que se encasquillan en el tópico. Y la prolijidad con la que se explican, hacen que algunos de los pasajes del libro resulten algo pesados al lector contemporáneo. Pese a ello, especialmente si se contextualiza la obra, esta tiene rasgos verdaderamente modernos; e incluso ciertos aspectos de la misma, como el que no se le perdone a una mujer que tenga más talento que los hombres que la rodean, están perfectamente vigentes. Por ello, resulta una lectura a tener en cuenta.

2 Comentarios

  1. Una reseña muy útil, sólo quería comentar que el personaje de Corinne no es un trasunto de la propia Germaine de Staël, sino de Diodata Saluzzo, una escritora italiana a la que admiraba. Aunque seguramente se identificaba con ella en muchos aspectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here