El anacronópete – Enrique Gaspar

2
2332

El anacronópete - Enrique GasparLlamó este libro mi atención en la biblioteca por su preciosa edición. Cierto que no hay que juzgar un libro por su cubierta, pero algunos resultan más atractivos que otros. Y éste, con su color naranja y sus bonitas ilustraciones, llamó poderosamente mi atención en el estante de las novedades. Y al hojearlo me pareció original y divertido, así que le lo llevé a casa.

Me pareció original no tanto por su temática (los viajes que un científico realiza con una máquina del tiempo de su invención) como por la explicación que en la introducción del libro se nos da: se considera que la primera máquina del tiempo de la literatura fantástica es la de H.G. Wells, cuya novela “La máquina del tiempo” se publicó en 1895; sin embargo, en 1887 el español Enrique Gaspar publicaba “El anacronópete”, donde ya aparece una máquina que permite viajar en el tiempo.

A pesar de su originalidad, “El anacronópete” sólo ha conocido dos ediciones en papel. La primera de 1887 con ilustraciones de Francesc Soler en la editorial de Daniel Cortezo. Y otra de 2000 en Círculo de Lectores, en la que se basa la actual de Minotauro, con los dibujos originales de Soler.

Enrique Gaspar tuvo una prolífica carrera como dramaturgo. Formó parte del Cuerpo Consular, lo que le llevó a China. Escribió además de teatro, relatos de viajes y esta novela que nos ocupa. Sin embargo el conjunto de su obra pasó desapercibido.

“El anacronópete” no es una novela especialmente brillante, pero es, como ya dije, divertida y original. Nos cuenta la historia de un sabio español que presenta en la Exposición Universal de París una máquina que permite retrogradar en el tiempo. Esta máquina recibe el nombre de anacronópete: por “ana”, hacia atrás, “cronos”, tiempo, y “pete” el que vuela.

El principio de la novela nos explica el funcionamiento del invento, así como las intenciones de su creador, que en el fondo son muy poco científicas. El sabio está enamorado de su joven sobrina, de la que además es tutor, y desea casarse con ella. La joven sin embargo está enamorada de un joven militar y se niega a casarse con su tío. De este modo, el inventor pone en funcionamiento todos sus conocimientos para crear una máquina que le permita viajar hacia atrás en el tiempo hasta una época en la que pueda legalmente obligar a su pupila a contraer matrimonio con él.

Así, el anacronópete se pone en marcha con su tripulación, formada por el sabio y su colaborador, la sobrina con su doncella y algunos polizones. Todos ellos vivirán aventuras en la Batalla de Tetuán, la China del siglo II, en el último día de Pompeya y hasta en el Diluvio Universal.

El estilo es muy sencillo, con abundantes diálogos (fruto de la faceta de escritor teatral del autor, supongo) y cierto humor de sainete de lo más jocoso. No es niguna joya literaria, pero sí es un libro adecuado para pasar un rato de lectura entretenida.

2 Comentarios

  1. Varias veces lo he tenido en mis manos sin decidirme a adquirirlo, me parece que lo comprare y lo leere. Leer la cf española del XIX puede ser interesante y curioso, al menos tanto como los relatos de Ramony Cajal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here