La carretera – Cormac McCarthy

168
32200

La carretera - Cormac McCarthyParece muy necesario dejar reposar unos días la impresión que un libro nos ha causado antes de poder emitir un juicio apropiado sobre el mismo. Y digo esto porque la opinión que he formado de “La carretera”, novela por la que Cormac McCarthy ha recibido el Premio Pulitzer, ha variado un tanto desde el momento en que, hace aproximadamente una semana, volví su última página, como a continuación explicaré.

El argumento apocalíptico de “La carretera” me atrajo en cuanto lo leí en diversas reseñas sobre la novela, reseñas que además resultaron ser tremendamente halagadoras con la obra. Ciertamente es un libro que sabe enganchar al lector y que se lee prácticamente de un tirón, ansioso el que lee de conocer las vicisitudes que acontecen a un padre que lucha por atravesar un terreno desolado, acechado por mil peligros, en un intento de poner a su hijo de corta edad a resguardo.

El libro tiene varios aciertos. El primero, comenzar in media res presentando a los protagonistas de la historia, un hombre y un muchacho a los que McCarthy jamás designa por un nombre propio (en un intento tal vez de significar con ello que son simplemente dos representantes de la raza humana en medio de una tierra devastada), caminando hacia el sur en busca de un clima más benigno por una carretera que atraviesa parajes calcinados, pueblos abandonados, ríos sucios en los que no queda vestigio de vida. El yermo asolado que padre e hijo atraviesan es el tercer protagonista de la historia, aunque igualmente tampoco sabemos cuál es su origen. Pequeñas pistas se ofrecen sin embargo a lo largo del texto, apuntando hacia una catástrofe nuclear que terminó con la vida en la Tierra tal como la conocemos ahora, catástrofe de la que apenas existen supervivientes. Y este planteamiento de la historia, lleno de incógnitas, contribuye a que el lector se aplique a la lectura deseoso de conocer los detalles que McCarthy sabiamente raciona, manteniendo la incertidumbre y obligando al lector a suplir con su imaginación aquella parte de la historia que el autor no cuenta.

Otro rasgo afortunado de la novela es el lenguaje sobrio, incluso sombrío, del que McCarthy se sirve para contar la historia. Como el reflejo de un mundo sin futuro, el lenguaje se vuelve incisivo, parco, alejándose de cualquier intento de embellecerse, pero preservando a pesar de ello cierto grado de tétrico lirismo, del que el autor se sirve sobre todo a la hora de describir los paisajes desolados, cubiertos de ceniza, que los protagonistas atraviesan en su éxodo.

Pero por supuesto el mayor acierto es la historia en sí. La narración de la lucha por la supervivencia de un padre y su hijo que se encaminan hacia el sur huyendo del frío que como una maldición se extiende por toda la tierra, siguiendo una carretera abandonada que atraviesa paisajes calcinados. Una carretera que en el fondo no es más que un vestigio de lo que la vida fue antes de la hecatombe y que se convierte en un símbolo muy apropiado para representar nuestra civilización, pero que ahora se encuentra cubierta de una ceniza espesa que tapa el sol. Una carretera recorrida por hordas de hombres hambrientos que no dudan en matar (y comerse) a cualquier infeliz que se cruce en su camino, evidenciando que el hombre siempre está dispuesto a ser un lobo para el hombre, especialmente cuando las circunstancias son adversas.

Así pues Cormac McCarthy recrea una historia de supervivencia marcada por el agotamiento, el frío, el hambre y el miedo del padre, al que todavía asaltan recuerdos del mundo colorido que conoció en su niñez, antes de que fuese sepultado por toneladas de ceniza tóxica. Pero también quiere dejar el autor una puerta abierta a la esperanza, representada en la actitud cándida del niño cuya bondad sorprende pese a haber nacido y sido criado en un entorno hostil rodeado de muerte y destrucción, donde la vida es un esfuerzo continuo y conservarla un milagro.

Y finalmente eso es lo que pierde a McCarthy y lo que, una vez reposada la lectura de “La carretera”, hace que el lector se vaya desencantando. Esa puerta abierta a la esperanza que se condensa en un happy end que no contaré, cuando a lo largo de toda la novela se espera un final trágico (donde tal vez jugaría un papel importante esa última bala de la pistola con la que el hombre se defiende de los salteadores), un final a la altura de una narración que se ha complacido en representarnos el mundo, más que como un entorno destruido donde la vida se hace casi imposible, como un medio hostil donde la extinción del hombre ha de llegar de una manera u otra.

Porque sin ese final, que pudiera resumirse es un “No hay esperanza”, la novela flaquea, cojea y acaba por derrumbarse. No mientras el lector la devora, ansioso por conocer que deparará el siguiente tramo de la carretera a los protagonistas, pues ahí “La carretera” no desencantará a nadie, sino después cuando, ya terminada, el lector rumia la historia y analiza el poso que ha dejado y comprueba que, de alguna manera, la novela deviene en una simple historia de aventuras en un mundo devastado donde todo gira en torno a si los protagonistas lograrán sustento, ropa de abrigo o un lugar donde cobijarse al llegar la noche.

Le falta algo a la historia que la convierta en un ejemplo rotundo de la tontería y la maldad que gobiernan los actos humanos y que convierten al hombre en un ser capaz de destruir todo cuanto le rodea. O simplemente no le falta, si no que le sobra. Le sobra ese final la vie en rose.

168 Comentarios

  1. Me encantó. La prosa desolada es el espejo de la destrucción y de esa angustia visceral del padreque va penetrando lentamente en el hijo. Para mi gusto, lo mejor que leí en julio de 2016.

  2. Pregunta: ¿Estos comentarios se refieren a la reseña o al libro por parte de quienes dicen haberlo leído? No me gusta dejar comentarios sobre algunas líneas bien o mal hilvanadas, cuando lo esencial no se ha leído o conocido. Atte
    Ernesto Bustos Garrido

  3. Esto bastante de acuerdo en la reseña, sobre todo en lo que respecta al desenlace.
    Sin embargo, en mi opinión, el argumento apenas se queda en nada en la novela, en la que abundan las descripciones más que las acciones, y no me acabó de convencer esa voz narrativa un poco kitsch y que, en algunas ocasiones, tiende al sentimentalismo.

  4. Es la obra mas inquietante que he leído. Creo que esa devastación, soledad e incertidumbre va mas allá de un padre y su hijo (da igual cual fuera su nombre) ni de que lugar o periodo de la historia pueda ser. Es la destrucción del hombre y la tierra que vemos a diario y la que se produce en la mas estricta intimidad. La novela guarda una esperanza para el final. Llevando la trama hasta sus últimas consecuencias, como la vida misma, quizás sobraba esa luz al final del túnel. ¿O quizás no?

  5. Me gustaría comentar sobre esta novela de la que tanto he escuchado hablar pero no la he leído. Alguien sabe cómo bajarla de internet, pues en la ciudad donde vivo me es difícil encontrar literatura contemporánea. Gracias

  6. Demasiada sobriedad, demasiado pesimismo formal. El Pulitzer se lo echó encima y cargó con él. Un final terrible. Discúlpame este comentario, o si lo prefieres así, no es un mal libro, pero pasará.

  7. me ha gustado la interpretacion del libro que acabo de terminar… un aporte interesante… a mi me chirrio sobre todo como el niño no evoluciono en su idea de bondad al projimo ni aún después del ataque con flecha a su padre !se preguntaba por la salud del otro!, en fin ideas muy interesantes sobre un libro interesante

  8. Ahora que sé que el libro termina con un happy end, entonces más ansioso lo leeré. La verdad es que cuando inicié las primeras páginas me sentí mal, lleno de desesperanza, como cuando leí “Yo soy leyenda”, y creí que terminaría de la misma forma, pero ahora que dice la reseña que no, entonces entusiasmado recorreré sus páginas, su carretera, aunque sea una aventura, aunque no cuaje, porque con el humor que tengo por ahora, me va bien un final no tan oscuro.
    Por cierto, me dio mucha risa aquél comentario de la “lectora de la biblia”, lo siento, es que me causa gracia la actitud de muchos religiosos hardcore. Saludos a todos.

  9. Hola….yo como lectora de la biblia, el autor se acerco mas de los 7 años de tribulacion que esta profetizado por nuestro creador en el libro de apocalipsis, increible cada detalle explicito de los ultimos años del planeta, sencillamente me gusto el libro y la pelicula esta recomendada para aquellos ecepticos que no creen en la esperanza final, ¡CLARO QUE HAY FINAL FELIZ¡ si recuerdan haber leido al llegar padre e hijo a las baias y el padre sufre un flechazo por un matrimonio escondido, antes de eso el niño descubre que parece ser un escarabajo verde lo coje y el animalito vuela, eso significa que en algun lugar el animalito nacio, comio y se reproduce y viajo hacia ellos como señal que hay vida vegetal y animal y al morir el padre el niño es recojido por una familia buena: el veterano que es el papa, la mama su esposa, su hija una niña, su hno. mayor y con un perro en busca de llegar a ese lugar de donde vino el pequeño escarabajo verde, claro que si hay final feliz, el autor lo puso de esa forma para darnos esperanza. y despues del cataclismo ahora hay nuevo nacimiento de hierba y el niño y la familia nuevamente empieza la humanidad con ellos.

    • Te Felicito :

      Miriam Campos Camarillo

      Sabes la Definicion de Un Nuevo Inicio y la Esperanza que nunca debe de estar Lejos del Ser humano.
      Bendicion A tu Vida LLena de Esperanza en La Felicidad , Fe y La Familia.

  10. ¿Final feliz? ¿Qué tiene de feliz en el contexto en el que se desarrolla? Ser crítico literario debe ser como vivir en “la carretera”…

    • Precisamente por el contexto de la obra, el que al final el niño se encuentre con “los buenos” me parece un final feliz. Lo lógico es que lo hubieran devorado los comedores de hombres de los que huyen a lo largo del libro, si de verdad el autor buscaba trasladar la idea de que no hay esperanza y de que el hombre es un lobo para el hombre.

  11. El final feliz está exagerado en la película. En el libro es más vago. Sin mencionar todo la atmósfera de un mundo no apocalíptico, sino postapocalíptico, en un peregrinaje por las ruinas de la civilización. El happy end es una lectura forzada de lectores que no pueden tolerar la realidad de un mundo caído y desahuciado tal como se lo presenta en la novela. El happy end es una ilusión para jugar con el lector. No hay que tomárselo muy en serio.-

  12. La novela está escrita con maestría. Los párrafos cortos ayudan a dar ritmo a la novela. El autor consigue que vivamos la angustia que sufre el padre por el futuro de su hijo. Esa angustia le hace más daño si cabe que las malas condiciones de vida que ambos soportan. Más allá del final, para mí esto es lo más reseñable del libro y no es poco.

  13. No estoy de acuerdo con el comentario. Es decir comparto plenamente todo lo que dice al principio. Pero al igual que el comentarista respecto a la novela, no estoy de acuerdo con su propio final. A mí me estremeció esta novela, me sacudió, me mantuvo expectante y lloré a moco tendido con su desenlace. Agradecí esa pequeña luz de esperanza que se vislumbra al final, aunque parezca inconcebible, me pareció justa, digna, muy emotiva.

  14. ¿Final feliz? Yo no lo sentí así, desde luego. El autor le concede a su propio personaje (el del niño) unos cientos de kilómetros más por un carretera que no lleva a ningún lugar. La novela es sobrecogedora, de las que encogen el alma. Contiene alguno de los pasajes más tristes que jamás haya leído. Por cierto, la adaptación al cine de John Hillcoat es, sencillamente, brillante.

  15. La relacion entre el padre y el hijo es enternecedora a pesar de la brutal dureza de la realidad. A mi me ha gustado porque el escritor transmite ese ambiente de desalacion y logra sumergirte en el. El final de la novela es donde transmite un halo de esperanza aunque como se ha comentado se puede interpetrar de manera ambigua.La pelicula no la he visto.

  16. Efectivamente el futuro cercano será así, y ya estamos empezando con el dichoso Peak Oil.
    En cuanto a la novela me pareció entretenida y creadora de ambiente y el final, bueno el perro de la familia de acogida supongo que es la clave de que es un final feliz. Antes escucharon un perro, luego encuentran una familia con uno, digo yo que si fueran antropófagos serían un tanto rarillos, y no se jamaron el chucho.

  17. Me agrado!!!! Es una tristesa que la humanidad ya no tiene futuro (estoy hablando de la novela… aunque en la realidad quiza no estemos lejos!!!!! Una obra sumamente pesimista… pero que nos devuelve a nuestros instintos mas basicos para sobrevivir!!!!!! La recomiendo!!!!

  18. Lei la novela despues de ver la pelicula que por cierto me parecio fantastica realista tremendamente realista,a quien no le guste porque la vea demasiado cruel ( o aburrida o demasiado pesimista ) solo le diria que con toda seguridad asi ocurririan los hechos en caso de que en el mundo pasase una catastrofe de tal magnitud , pero a las personas ( o mejor dicho a ciertas ) no quieren ver esto porque les entristece,como al enfermo terminal que no quiere que le digan el nombre de su enfermedad aunque sepa para sus adentros que tiene los dias contados . Una gran obra y un gran autor .

  19. Novela magnífica. está llena de símbolos ¿No los veis? La naturaleza (Dios) nos ha castigado y como pasó con Noé no será el fin del mundo sinó el fin de una generación de humanos pero que Dios no nos abandonará. El hijo representa el reino de Dios en la Tierra. Hasta que no llegamos al final de la novela no la acabas de entender. El señor que recoge al hijo le dice que al final de la carretera (símbolo de nuestro caminar, de la individualidad, de ir a la nuestra)está la muerte, él y los suyos representan la Iglesia que nos enseña.
    La novela empieza con el chirriar de dientes que nos dice la Biblia y el mensaje es que si nos comemos uno a otros, no vestimos al desnudo, no alimentamos al hambriento Dios nos castigará.

    • Los símbolos cada quien los pone donde los quiere ver… por eso se llaman símbolos, por que tienen un significado que varía de acuerdo a quien los ve. Como la gente que dice que algunas canciones tienen mensajes escondidos si se escucha al revés.
      No, no hay significado escondido, es unicamente una persona que quiere que lo haya para desacreditar a alguien que no va de acuerdo a sus creencias. Aunque siempre me da mucha curiosidad, esas personas que creen tanto en Dios, son las primeras en saltar en contra de los demás… Una psique muy peligrosa.

  20. Básicamente ya esta dicho casi todo lo que se puede decir sobre esta novela en la crítica inicial y los comentarios que me preceden. En lo que a mí se refiere, que he leído la novela y visto la película ayer, mi opinión es bastante similar a la que expresa el comentario de “Leonel Rojas”, no me parece ni de lejos una novela genial y creo que quienes eligen un escenario tan radical como el de “La carretera” pueden expresar bastante más de lo que este autor hace. Vamos, me parece un Mago de Oz en pesimista y amargo, pero menos imaginarivo.
    Soy muy aficionado a la lectura, pero no leeré nada más de este autor.

  21. […] La Carretera es una novela tremenda. Tremendamente dura, tremendamente seca y tremendamente pesimista. No hay un motivo para la sonrisa en esta carretera. Cuenta la historia de un padre y su hijo pequeño, supervivientes en un mundo devastado, postapocalíptico, en el que los mares y los ríos ya no fluyen, la ceniza y el polvo cubren las ruinas de lo que una vez fueron nuestras ciudades y los humanos son la última especie a extinguir. […]

  22. Pienso que es una novela magnífica que no deberían perderse. El relato resulta conmovedor por la fraternidad filial que une al padre con su hijo en su marcha por en medio de esa apocalíptica desolación. Creo que la película del director John Hillcoat plasma con gran fidelidad los parajes inhospitos de McCarthy, sin embargo la novela explora y presenta de mejor manera los pensamientos y sentimientos de los personajes centrales. No se la pierdan.

  23. the road es una novela poética, que simplifica el significado del bien y el mal en los ojos de un niño. No me parece en absoluto un happy end, quizá vestigio de esperanza, en el que no toda la humanidad esta corrompida. La esperanza está representada por la familia.

  24. Desde mi punto de vista, la grandeza a obra es que te va impregnando y consigue hacerte imaginar lo que el lector podría llegar a sentir en muchos momentos de la historia. Desde este planteamiento, cada uno vive de una manera las partes mas intensas, implicandote, y culmina con el mensaje del final del libro que para mi es: ” acaba tu la historia, mira dentro de ti y cuentame lo que le pasará al niño”. En definitiva, es como un examen donde se evalúa la esperanza del lector.

  25. Saludos a todos,

    Bajo mi punto de vista, el final es ambiguo. No creo que sea feliz puesto que el padre muere, aunque sea previsible. Pero el hecho de que el hijo sea recogido por otra familia, es de lo más inquietante. Si recordáis, hay un momento en el que el desconocido le pregunta quién era el hombre que iba con él y que no sabía cómo habían llegado tan lejos. Es decir, sugiere que les estaban vigilando desde hacía un tiempo. Y es mucha casualidad que aparezcan justo cuando el padre muere… Lo dicho, es un final ambiguo: puedes pensar que el chico va a estar más seguro con “los buenos” (que desconocen el significado del fuego, otra sugerencia de que quizás no sean tan buenos) o todo lo contrario. En este segundo caso, el final es totalmente desolador: el chico simboliza la esperanza, la bondad… y será comido por el ser humano.

    Manu…

  26. Es extraño que Macarty,tras una obra en la que de forma hiperralista, como es su estilo,nos describre la absoluta tierra baldia consecuencia de la sinrazón humana, en una única página ,nos lleva a un desenlace tan increíble

  27. UN happy end???

    no lo vi yo como tal, mas bien mecausó un desasiego tremendo de pensar en que manos habia quedado el niño.

    Como mucho condería un final abierto al lector, pero final de color rosa, no para nada

  28. La historia no es creíble, ya que no es posible pensar en un desastre en que sobrevivieran humanos, pero ningún otro organismo. Ni cucarachas, ni ratas, ni ninguna hierba … increíble.
    Simplemente me parece una reflexión sobre algunas motivaciones para sobrevivir en ambientes desfavorables, que me conmovió en algunos párrafos, con la narración tan escueta que me parece un acierto.

    • En realidad no es tan ilógico; desaparecida la vegetación por la falta de sol, perecerían los herbívoros y consecuentemente los carnívoros. Sólo las reservas de alimentos envasados de larga duración permitirían al hombre aguantar unos años más.

  29. Una novela plana, sin desarrollo dramático, previsible. Aburridas descripciones de detalles de acciones del padre para conseguir algo. Esta novela, sin final, puede seguir igual por miles de páginas sin aportar nada. Hay mejores escenarios e historias para penetrar en la naturaleza humana. No sentí nada al leerla, Sólo el virtuosismo del escritor que eligió un espacio y situación y la alargó hasta el tedio.
    No la recomiendo

  30. es genial el libro en realidad me hizo llorar mi pregunta es que si en verdad piensan que ese es el futuro que nos aguarda y si deberíamos prepararnos para el mañana

    • Por supuesto que es el futuro que nos aguarda. Posiblemente ni tú ni yo lo veamos, pero sí muy problamente que los vean tus hijos o nietos. Que lo vivan o lo mueran. Cuando la burbuja histórica en la que vivimos y que está alimentada por el petróleo se desinfle, asistiremos al final de la civilización conocida. Todas las civilizaciones tienen un nacimiento, expansión y muerte. El Imperio romano duró mil años. Y nos lanzó a las tinieblas de la Edad Media. Y nuestro mundo, apenas tiene trescientos años, desde el comienzo de la industrialización. Vivimos por encima de nuestras posibilidades y cuando la era del petróleo llegue a su fin, todo esto que nos rodea (coches, carreteras, grandes ciudades, electricidad producida por ¡petróleo-no se engañen, las energías alternativas no darán abasto ni pueden mover el motor de un camión o de una turbina eléctrica-, ¡grifos en pisos altísimos por los que sale agua caliente!, comida a raudales en hipermercadoa que traen camiones alimentados por…¡petróleo!), todo esto que nos rodea… se acabará.

  31. […] Carretera".“¡Este libro es una “paranoya”¡” Este suele ser el comentario que suscita The Road (La carretera) a la mayoría de los lectores que tienen este Premio Pulitzer 2007 entre sus manos. “Es diferente, […]

  32. no me parece un final feliz, ni que haga desmerecer la calidad de la obra , simplemente el autor deja una puerta abierta a la esperanza, porque no se puede vivir sin esperanza, aunque sepamos en el fondo de nuestra alma que estamos condenados al fin.

  33. he llegado a esta pagina motivada por saber mas sobre el autor del libro porque apenas he visto la pelicula y me parecio muy fuerte en cuanto a la condicion del ser humano en situacion de vida o muerte la imaginacion del autor es creible y sensibilza al espctador sobre la fuerza interna del ser humano y la necesidad de sobrevivir. El final no es lo que uno espera pero tambien es acertado porque se abren varias posibilidades en ese ultimo encuentro y cada quien se imaginara diferentes situaciones, lo que hace que el final uno lo perciba como happy end es la musica demasiado esperanzadora para mi gusto despues de situaciones tan serias y tristes. De cualquier forma leere el libro en cuanto lo encuentre.

  34. Hombre, yo no diría que el final es “la vie en rose” ni de lejos. A mí me conmovió mucho su lectura, quizá porque soy padre de un niño como el de la novela. Pero el guño final a la esperanza no se puede decir que sea un final “la vie en rose”, es eso, dejar claro que en una tierra devastada no todo es maldal, y si el hombre es un lobo para el hombre, también hay solidaridad y bondad.

  35. Yo terminé el libro ayer, y todas las cosas que hago o veo hoy me hacen sentir mejor, y un poco agradecido. El final es en cierto modo relajante pero consecuente con el argumento. Ellos evitaban en lo posible el contacto con las personas, pero éstas existían, incluso se vigilaban y seguían unas a otras.

  36. Yo debo ser mal pensada: el final feliz no es tal. Si os fijais ne lo que dice la madre de la familia con la que se va el chico, a mí me queda bastante claro que lo que quieren es comerselo y con toda lógica…. Ellos tienen dos hijos que alimentar.

  37. Un buen final lo es si es coherente con la narración y no se precipita para que se acabe el libro, y éste no supone una ruptura con lo que se nos ha estado contando, y nos llega pausadamente, como cae la nieve y la lluvia gris, esa ceniza que es el cuarto personaje: el padre, el niño, la carretera y ella.

  38. Me parece una crítica muy acertada y en consonancia con la opinión que yo tengo del libro, sin embargo no estoy de acuerdo respecto a lo del final feliz.
    Yo no entiendo que sea tal. Para mí es el final perfecto ya que no significa la salvación si no un volver a la lucha por la supervivencia. El libro termina donde empieza, en la carretera y a partir de ahí los problemas para sobrevivir que tendrán los personajes serán los mismos que al principio.

  39. Yo, al final de la novela le doy un significado completamente diferente y de esa forma si que encaja con el resto del libro. El padre, no tiene esperanza y por lo tanto para él no hay esperanza posible. Reprocha al hijo continuamente, aunque con cariño, su falta de esperanza y el poco deseo que tiene de vivir pero no comprende que quien no tiene ningún deseo de vivir y ninguna esperanza es él. El hijo sí, desea vivir, compartir, integrarse en una sociedad (una sociedad precaria, pero en todo caso una sociedad) pero todo eso es imposible mientras continúe junto al padre, éste lo lastra y le impide salvarse (o al menos intentarlo de verdad). En todo caso es un novelón.

  40. Respecto a lo que comenta la Sra. Castro, discrepo completamente con respecto a lo del final.

    El comentario en general me ha parecido muy bueno y apropiado, pero yo si que necesetiba un final así. Y que conste que no soy, ni de lejos, un fan de los finales felices gratuitos y facilones.

    Es más, cuando me leí el final me quedé a medias, porque no entendía si verdaderamente se había salvado. Me pareció en cierto modo triste.

    Quizás soy demasiado optimista, o me gusta pensar que siempre hay esperanza, pero si el final acaba mal te puedo asegurar que me hubiera quedado hecho polvo durante muchos días, y sinceramente no es plan. ¿Por qué dejar que la humanidad se extinga si el mensaje ya ha sido lanzado? ¿Regodearse en lo mala que es la humanidad, en la fatalidad, en la falta de esperanza?

    No me gusta que un libro acabe bien si no viene a cuento … pero hacer un final triste sólo para que el lector se quede destrozado … ya es bastante malo que uno de los personajes muera.

    En fin, tan solo es una opinión, y ME ENCANTA que no haya finalizado peor. (no quiero ni pensar lo que hubiese sentido si acaba mal, jejejeje fijo que quemo el libro, ejejejeje)

  41. […] este enlace, hay una crítica bastante extensa y acertada del libro por si queréis echar un vistazo más […]

  42. El final de la novela es perfecto. No podía ni debía terminar de otro modo. Para aquellos que no han entendido o no les ha gustado el final deberían releerse la novela desde el principio sin perderse una sola palabra y buscando en el diccionario aquellas que no entiendan.

    Una novela no sirve para buscar soluciones a las dudas o enigmas que surgen viendo la película en la que se basa en dicha novela. Una película siempre será una película y una novela siempre será una novela por mucho que hablen de los mismo. Desde el momento en que una novela se convierte en película ésta última rompe el cordón umbilical que pudiera unirle a la primera convirtiéndose en un ser totalmente independiente y aútonomo. Éste,en ningún momento deberá juzgarse desde un punto de vista literario sino desde un punto de vista estrictamente cinematográfico. Es absurdo oir estúpidos comentarios como: “Me ha gustado más el libro que la película” o “La adaptación del libro al cine ha sido tan buena”, etc, etc,etc. Dos artes no son comparables y cada uno debe tratarse con su debido respeto. Es como comparar el Lacoonte escultura (del S.II a.C) y el Lacoonte de El Greco. ¿Qué diríamos al respecto? “No es que el Greco se ha pasado un pelín de moderno en su pintura con tanto colorcito y poniendo de fondo la ciudad de Toledo…”. ¡Anda ya!

    Y un consejo, si alguien piensa leerse un libro y ver una película basada en dicho libro, el siguiente orden de ejecución debe ser inalterable: Primero leer el libro y, segundo, ver la película. Pues es cierto que, una vez vista la película, es totalmente imposible desvincularse de los personajes que hemos visto en la gran pantalla y siempre le daremos la voz, el rostro, los ademanes de estos protagonistas cinematográficos a los personajes literarios. No hagamos que nuestra imaginación trabaje menos de lo que corresponde e intenemos esforzarnos intelectualmente de vez en cuando.

  43. El ladrón a la que le faltan los pulgares (en el libro los dedos de una mano, que es representada como una espátula) es presentado como un desterrado de alguna comuna al que se supone han mutilado por castigo. Lo que no significa que no aprovecharan los despojos de la lección. El libro en sí, se lee con intensidad, y coincido en que el final te deja con una cierta sonrisa, que al paso de los días se diluye, en demanda de otro final menos complaciente. Aún así, de lo mejor que leí en su momento; a mi personalmente, en algunos trazos, la narración me remitía a un regusto poético, tipo haiku, que atrae mucho. Muy recomendable.

  44. Hace unos diez dìas que terminè el libro y me picò la curiosidad por saber la opiniòn de otras personas…
    Yo soy una de esas lectoras que quedò fascinada por la obra. Simple, sobria, oscura y dejando muchas cosas a la imaginaciòn de cada lector, cosa que yo aprecio particularmente. Seguirìa diciendo màs de lo que ya està escrito pero si difiero en que es un final feliz. A mi me dejò un absoluto sabor amargo, despuès de todo lo que me enseñò en el viaje por la carretera convierte a los “ùltimos buenos” en lo que pudo ser y no fue.

  45. Victoria: primero de todo, no es conveniente que te bases mucho en la peli, pues en muchas cosas difiere del libro original. Sin duda, es un libro que deja mucho al descubierto y sin desvelar, como la naturaleza del cataclismo. En cuanto a los pulgares, creo que a mí se me escapa el detalle, pero yo diría que el hambre los ha echo desaparecer, no se si me captas. En cuanto a la gente que aparece al final -tanto del libro como de la peli- son, por así decirlo, los hombres-buenos que tanto el padre como el hijo iban buscando, esa esperanza de que el mundo, aunque lleno de caníbales, todavía conserva a gente buena.
    Siento no poder ser de más ayuda, pero ya te digo que el libro está echo para que cada uno saque su historia de lo que hay escrito. Estoy seguro que mi opinión no será la misma que otro, pues lo interesante del libro es la parte que no se cuenta y que el autor deja que se desarrolle a gusto del lector.

  46. Hola, estoy investigando sobre el tema, pues la pelicula me ha gustado mucho, pero aún no he podido leer el libro y me han quedado muchos cabos sin atar, como el detalle de por qué le faltan los pulgares a cierta gente, o quienes son los ultimos personajes que aparecen en la peli para rescatar al niño, son simplemente personas a las que le queda un poco de humanidad o alguien especial?
    Me quedé con mucchas dudas, pero estoy buscándome el libro para ver si ahí lo revelan, de todos modos si alguien lo sabe… muchas gracias

  47. Sin palabras, vacío, desgarrado. Así me ha dejado el amigo McCarthy con esta historia terrible y desoladora. Hasta ahora, entre mis escritores favoritos se encontraban Proust, Cortázar o Tolstoi. Sinceramente, no sé si tengo que añadir al autor de “La carretera” en tan estimada lista.

    Lo que sí sé es que jamás un libro me había producido tal desasosiego, tal dolor físico, hasta el punto de llegar al final agotado, tembloroso y asustado como si fuera uno de los protagonistas. Tal vez el ser padre de un niño de aproximadamente la edad del que aparece en el relato me ha hecho más sensible a la historia, que desde luego recomiendo a cualquiera… que no esté deprimido o con ganas de suicidarse.

    En cuanto al supuesto “final feliz” que muchos le reprochan, no consigo verlo por ningún lado. ¿Hay algo más desolador que tener que luchar por la supervivencia sin nada a lo que asirse, tras haber perdido a lo único que te daba fuerzas para continuar?

    Sinceramente, los que critican el final con una atisbo de esperanza creo que no han entendido el libro. Para llegar al final y simplemente morir, más valdría haberse ahorrado, tanto autor como lectores, 200 páginas de sufrimiento, a la par crueles y tiernas.

    Creo que lo único que tenemos es la esperanza, y quiero creer también que mi hijo llevará el fuego toda su vida, allá donde esté y en cualquier circunstancia.

  48. Yo no entiendo que sea un happy end, ya que tener que seguir sobreviviendo no e parece muy divertido. De todas formas, o que saco de esta historia es la supervivencia en la naturaleza en tiempos modernos, y sinceramente si nosotros estamos aqui escribiendo sobre este libro interpreto que la supervivnecia de los seres humanos prehistoricos tuvo un happy end.

  49. Sra. Castro: no se ha enterado usted de nada. Creo que le faltan lecturas y sensibilidad. Dedíquese usted a reseñar y criticar libros de viajes, de jardinería o de caza y pèsca.

  50. No eh leido el libro, pero vi la pelicula. La encontre normal, un poco aburrida, pero interesante. Normal, porque no tiene mucha accion, los personajes sobrevivien a situaciones que normalmente hubiesen muerto, por ejemplo, meterse a la casa donde encontraron aquello, esconderse de los canibales y salir corriendo y nadie los vio. La encontre aburrida, porque constantemente solo caminaban, sobrevivian y tenian disputas entre el padre y el niño, sobre que es bueno y malo. Pero hubiese sido mejor si hubisen contado que sucedio, hace cuanto tiempo que sucedió, y a donde se dirigian, y por que justamente ahi. Interesante, por que viendo como van las cosas, no me sorprenderia que lleguemos a ese punto. El ser humano destruye la tierra, como si tuviese otro planeta a donde ir. Es un tema interesante, que da mucho temor. Y me intereso mucho, por que es claro el tema de, “que mundo les quedara a nuestros hijos cuando nosotros no estemos mas” Jamas verán al mundo como era, y jamas disfrutaran de un cielo azul y un mar calido, humedo y a todo color.
    ¿leeria el libro? NO. ¿Volveria a ver la pelicula? NO. Ya paso, la vi, y fue interesante verla. Para la proxima, que le pongan nombres, y que al menos una pequeña explicacion de que sucedió sería de mucha informacion.

  51. Hola a todos!!
    Esta fue la página donde me interesé por el libro y a ella vuelvo para emitir mi veredicto. Primero de todo, muy bonito el comenterio del libro, sin duda fue el que me lanzó a leer el libro -eso y el trailer de la peli, que promete mucho, a ver cuando la estrenan en España-. He de decir que el trailer pone unas imágenes que no se ajustan a la esencia de la novela. Parece como si hijo y hombre fueran a luchar contra los canívales todo el tiempo o algo así…

    Cormac McCarthy me era un autor desconocido, pero en “la carretera” muestra unas cualidades de escritura increíbles. Ya saben lo que dicen, lo bueno, si breve, dos veces bueno, y “la carretera” entra dentro de esa categoría. Acabo de leerme el libro ahora y todavía tengo que reposar la impresión que me ha causado, pero al leerme el libro con paciencia e intentando analizar sus partes, creo que mi visión no variará mucho.

    Me parece singular la manera en que la historia es contada. A través de pequeños fragmentitos que juntos forman escenas perfectas. No tiene un punto álgido de acción ni nada por el estilo, es más bien pausado en cada una de sus partes, pero el ritmo se mantiene siempre al máximo, y no se sabe quién aparezerá por la carretera y cuando. Es una historia clara y directa, y pese a que está descrita sencillamente tiene una potencia literaria inigualable que incluso me ha llamado la atención a mí con mis 17 años, cuando todo lo que no sea acción y miedo me parece aburrido. XD. Por eso le doy un diez a McCarthy. Debe ser un genio para escribir algo tan bueno a sus 73 años… pero si le pongo alguna pega es lo poco que ha desarrollado la historia. Tampoco es que la historia pueda dar más de sí, pero McCarthy deja al lector con muchas dudas sobre qué ha pasado, y ya sé que él no busca explicar eso, pero le hubiera dado un enfoque mejor. A lo mejor no se ha tratado de una guerra nuclear por mucho que pueda suponerse. A lo mejor el volcán Yellowstone estalló y cubrió la tierra por completo… o nada de eso y simplemente la humanidad llegó a un punto crítico y se derrumbó por sí sola. Por otro lado, está claro que McCarthy pone “demasiada comida” en el camino. Por un lado sirve de puente para mantener un poco vivos a sus personajes, pero a veces resulta un tanto inverosimil.

    En cuanto al final… cometí el error de leerme un par de comentarios de este foro antes de leerme el libro y por lo tanto los comentarios de algunos me desveleron el final, pero supongo que es el único final posible… o uno de los que van acordes con la novela. ¿Qué esperaban, un nuevo jardín del Edén al final de la carretera? Supongo que habría finales mejores, pero si lo miran de este modo, si el libro no acabara así, el final sería todavía más abierto de lo que ya lo es (¿véis como se puede opinar sin desvelar el final, señores y señoras?).

    En fin, eso es todo lo que quería decir. Ahora toca esperar a ver la peli, a ver si es igual de buena, aunque no sé que pinta la mujer del hombre tantas veces en la peli… diría que en la novela casi ni se nombra… y si se hace es tan fugaz que ni se da uno cuenta. Pero en fin, no será la primera novela buena que se va a pique al salir la película completamente cambiada.

    Adiós.

  52. independientemente del analisis literario que se pueda realizar de cualquier obra, uno lee por gusto y por lo tanto es una acción subjetiva, nuestros gustos cambian a lo largo del tiempo y no siempre una obra que pueda llegar a tener buenas criticas nos llega a gustar. En particular la historia de “la carretera” de Cormac McCarthy me gustó, el entorno desolado en el que se desarrolla la obra es una situacion extrema donde no importa el cómo se llegó a ésta pues lo central es la relación padre-hijo y donde el objetivo es sobrevivir, seguir ese camino que representa una pequeña llama de esperanza hacia un futuro incierto sí, pero que es mejor a la otra opción representada por la bala en el arma que es el darse por vencido y abandonar. La razón del padre para seguir es su hijo, sin él no tendría un motivo. El final puede o no gustar pero representa lo que es la vida en sí misma, termina un ciclo y comienza otro en la vida del niño, no importa si ésta es larga o no.

  53. cuál es el happy end? el chico es rescatado y quizá muera de inanición, como la demás gente que lo acogió, en un tiempo no muy lejano. prolongar su agonía, en el terrible estado en el que se encontraba, no me parece nada dichoso. lo digo desde aquí, desde esta realidad, pero en esa carretera unos segundos más de vida se convierten en los regalos menos apreciados que alguien pudiese recibir. allá la esperanza es distinta, pues el mundo es distinto. la esperanza habita en el pasado, no en el futuro; y a eso se aferran, a nombrar cosas que antes sustentaban sus vidas pero que desaparecieron para siempre. eso los mantiene vivos, llevando una vida inútil, pues no pueden compartirla con otros. eso que nos hace ser humanos, la compañía, no existe más y lo único que tienen para suplirla es el lóbrego cielo que ni siquiera se alumbra a sí mismo y el carrito con las escasas cosas que alimentarán una vida perdida hace muchísimo tiempo. césar vallejo, mi extraordinario compatriota, lo escribió en una línea : hoy me gusta la vida mucho menos, pero siempre me gusta vivir.

  54. La carretera es un libro muy duro. El autor nos recuerda que la vida es una lucha por sobrevivir. En el mundo occidental, desarrollado, las personas han tenido garantizada la supervivencia hasta edades muy avanzadas. Ahora bien, la carretera nos recuerda que la vida siempre será una lucha por los recursos, en la que sólo los más fuertes sobrevivirán. A pesar de tener un tono excesivamente apocalíptico, considero que es una obra muy recomendable.

  55. No entiendo de literatura. Sólo me gusta mucho leer. “La carretera” me enganchó desde el principio. Me gustó. Me parece una obra cruda, pero al mismo tiempo un canto al amor y a la esperanza como verdaderos motores de la vida. No me parece que tenga un final feliz, en tal caso esperanzador, pero que queda abierto a la interpretación de cada cual.

  56. He leído toda la obra de Cormac McCarthy, y este ” la carretera” no es más ni menos que otro de sus increibles aciertos narrativos, por lo cual cada año es candidato firme al Nobel de literatura. El final me parece correcto. Además de gustos y colores, subjetividad y otras yerbas, quien se anima a decirle a este “monstruo de las letras actuales de USA” , que está mal y que está bien…..bueno si algunos han osado en criticar el final de el Moby Dick de Melville..cualquier cosa puede pasar en este “vale todo” de opiniones literarias.

  57. El final de la novela no es feliz, brinda una esperanza consumista tal vez; pero si para Uds. la muerte del padre es un final feliz, le aconsejaría que se acerque a un psicólogo… creo que su complejo de Edipo no fue bien sepultado.

  58. Lo unico que puedo comentar de esta novela totalmente predescible es que se debieron haber usado las tres balas al comienzo de la misma.

  59. El final para nada desmerece la obra, muestra mas matices que si hubiera acabado de forma más trágica (y no es en absoluto un happy end, no se donde lo ve el de la crítica..). El niño entiendo que simboliza todo lo bueno que aún le queda a una humanidad devastada (“el fuego” al que alude el padre al final). El libro es muy profundo y se admiten diversas lecturas, para nada te puedes quedar solo con criticar el final como si fuera una simple novela de aventuras, creo yo..

  60. Analizar con profundidad una novela con este fondo requiere algo más que un pequeño reposo. Estoy cansado de leer novelas que son ejercicios de sintaxis y lucimiento del autor, donde las historias, con el paso de las páginas, van quedando a un lado. Esta novela me tiene aún reflexionando, la pongo al nivel de la obra de Saramago “Ensayo sobre la Ceguera”. En cuanto al final feliz que dices, creo que estás equivocado, es una final con esperanza, la misma que se deduce del personaje del hombre que, a lo largo de toda la novela lucha por creer que la esperanza existe y es lo que trasmite a su hijo. La esperanza te lleva a luchar una veces serás feliz y otras no y así lo trasmite el autor. La vida siempre se abre paso que decían en una famosa película…

  61. Buenas, he leído la crítica que has hecho ha esta novela de McCarthy y no puedo decir otra cosa que debes haber leído otro libro distinto al que yo he leído. Describes bien la angustia de un mundo apocalíptico, que te mantiene pegado al libro devorando literalmente sus páginas como “Firmin” (libro de obligada lectura), pero te confundes cuando dices que el final da a entender un final feliz, porque como bien hace este escritor en todos sus libros es dejar puertas abiertas para que el lector haga el esfuerzo y se de cuenta de que no todas las historias tienen un final, ni feliz ni infeliz, simplemente quedan abiertos, como la propia vida. De hecho a mi me gusta este tipo de lectura, porque me recuerda que estoy vivo y que no hay punto final sino seguido. Para mi McCarthy es uno de los grandes narradores y he logrado identificarme y viajar con cada uno de los personajes de sus novelas. Después de saborear el libro me quedó un estupendo sabor de boca, y su digestión fue sublime y nada pesada, verduras y pesacado al vapor y no lentejas y chuletón cómo a ti te ha sentado. Pero para el gusto se inventaron los colores, seguro que en muchas otras lecturas coincidimos en la crítica. Un saludo.

  62. Jaja, me hace acordar a una conocida, que prefiere American Pie a Happy go Lucky, porque en la primera comedia pasa algo y en la segunda no…
    La profundidad de algunas ideas no se captan en la variedad de la acción, sino en la densidad de una descripción económica e intensa… Hay lectores que pueblan de imágenes una historia que ofrece los estímulos adecuados porque tienen imaginación e ideas para hacerlo, y hay otros que necesitan que les llenen la cabeza…

  63. Se nota que la gente que escribe aqui sus comentarios ha leido muchos libros porque utilizan un lenguaje muy bonito, pero este libro no es ninguna obra maestra, perdonad. En todo caso es entretenido, por eso de no saber cuando van a venir “los malos” como dice el chaval, pero de cada 10 parrafos describiendo lo oscuro que es el dia y cuanta ceniza hay por todas partes solo en uno pasa algo interesante. Se llega a hacer muy pesado cuando consigues captar la idea de que estan un mundo siniestro, que en las 10 primeras paginas te queda ya bastante claro, pero el hecho de poder describir un dia triste de seiscientas maneras diferentes no es suficiente, se echa en falta algo mas de peso en la trama. Cuando acabe de leer el libro me dio la sensacion de que aora venia lo mejor… pero no, eso era todo. Lo mejor, las conversaciones padre e hijo, que bien podrian ser reales.
    En fin, libro normalito, entretenido, facil. Si os habeis flipado tanto es que necesitais muy poquito y eso es porque vosotros no llevais el fuego.

  64. La carretera es un cuento lindo y entretenido.
    en resumen:
    El hombre muere y el chico vaga por la carretera hasta que se encuentra con Messi (barbudo y lánguido) que lo invita a jugar un partido de futbol con craneos humanos. el niño juega bien y le es contratado por 6 temporadas a cambio de una Playstation 1. pronto se da cuenta que no puede usarla xq no hay corriente electrica, enfurece, se come a Messi y Cristiano Ronaldo (que siempre fue un muerto en la cancha). Luego nada cruzando el oceano hasta Cuba donde lo recibe el equipo del programa Wild On! y se convierte en estrella porno del post-comunismo.

  65. ¿Un Happy End? Yo no veo un final feliz por ningún lado. Veo un final triste muy acorde con la novela, anunciado casi desde el principio cierto, pero totalmente coherente con la historia. Llegados al punto en que se encuentra la historia Cormac sólo tenía tres opciones: la muerte de uno de los dos personajes principales, la de ambos o la supervivencia de ambos en una situación de completa desesperanza. Elige la opción más lógica para que el otro personaje, que tiene en realidad una visión tan diferente del mundo, pueda reflexionar sobre la verdadera muerte. Una muerte que le rodea durante toda la película pero sólo le abraza al final cuando le afecta de verdad. En todo caso puede gustar más o menos el final pero decir que es un happy end…

  66. Creo que es una muy hábil novela, mucho más compleja de escribir que de leer, puesto que bajo la aparente sencillez se esconden horas de trabajo del escritor, que ha condensado en 200 páginas un relato de la intensidad de un cuento, tal y como lo hubieran escrito otros maestros. Sin una coma de más y sin meter una palabra superflua.

    Borges decía que había que narrar las historias como si uno no las entendiera del todo. Y eso es precisamente lo que hace Cormac. No nos cuenta más que lo que necesitamos saber para entender lo que pasa.

    Creo que el final por mucho que se comente es acorde con la novela. Si se lee atentamente la conversación que hay casi al final entre el padre y el hijo, hablando sobre un niño que vieron una vez en un pueblo, podemos entender mejor el final de la novela.

    Comienza hablando el chico:

    Me da miedo que se haya perdido.
    Yo creo que estará bien.
    Pero ¿quién lo encontrará si es que se ha perdido? ¿Quién encontrará al niño?
    La bondad encontrará al niño, así ha sido siempre y así volverá a ser.

  67. Pienso que no se debe reducir la obra al final; así como tampoco debe perderse de vista otras interpretaciones…
    ¿Qué se haya implicado en un final disney? Un final que descansa sobre un principio restaurador del orden del mundo. Es el principio de toda comedia entendida en un sentido trascendente (la tragedia como alteración de un orden) y shakesperiano. Eso en la base. Pero tb es un aparato de manipulación montado sobre la base de estrategias discursivas mucho mas antiguas que disney. Lamentablmente comercializados por esta cimpañía.
    Ahora bien, el bastardeo operado por Disney debe llevarnos a entender que toda obra con Happy end es mala o pasatista o como se quiera llamarle?
    No lo creo.
    Creo que el final de The Road es muy propio del autor… Un clímax, un giro inesperado, un párrafo simbolico en el que interviene un elemento y un animal…
    Es obvio que a medida que el libro avanza el lector espera un final como el que se señala en el articulo de arriba… Y justamente el escritor rompe esa expectativa… Quien haya leido a Mc Carthy previamente nunca espraria un final feliz. Eso por un lado.
    Por otro, el libro se trata de la relacion entre padre e hijo, me parece, ante todo, y no de las posibilidades de un nuevo mundo esperanzado en una tioerra ya totalmente devastada. Se trata de la doble iniciacion del hijo y el padre, del hijo a la vida que le espera sin el padre, y del padre a la muerte. De la transicion de un mundo pasado y muerto simbolizado por el padre, a uno nuevo (y no necesariamente lleno de esperanza, sino todo lo contrario, como lo muestyra todo el tiempo la narración) simbolizado por el niño. Se trata de la involucion, y del mensaje eficacísimo de que como humanos no valoramos las más simples cosas y no sabesmos muchas veces lo que verdaderamente necesitamos para vivir. Algo asi como comida, zapatos y Amor. Se trata de Dios tb, de creer en algo, de la Fe. El libro es profundisimo, y el final no desmerece nada de eso, sino que lo potencia.
    Tal vez, si hubiera terminado de la manera mas esperada, no habria agregado anda nuevo a la idea que se reitera una y otra vez a lo largo de todo el libro: que el hombre es capaz de cualquier cosa, que el mundo es una mierda, que dios probablemente no exista, que estamos muertos de meido, que todo muchas veces es absurdo, etc etc etc…
    Saludos!!

  68. He de empezar diciendo que ha sido uno de los mejores libros que he leído en mi vida, y que ha sido de los muy pocos, que me han dejado mascullando la historia y su moraleja durante semanas. De hecho, lo considero un libro de terror, ya que pocas situaciones se me ocurren más terroríficas que las narradas en esta magnífica obra. Además, de una merecida bofetada en la mejilla de una estúpida y adormecida sociedad, obesa de autocomplacencia e insensatez, incapaz de ver el rumbo que el mundo está tomando directo hacia la hecatombe.
    Independientemente de mis opiniones sobre lo que nos quiere decir el autor con este relato, humildemente creo que la historia está magistralmente escrita. A mi entender no le sobra ni falta nada, y el final, tan a debate en este foro, creo que, de entre todos los posibles, es el más realista. He hecho un esfuerzo de imaginación poniéndome en la piel del personaje principal, y yo también le hubiera dado una oportunidad a la vida, en este caso a la de mi vástago, al cual no le queda por delante ningún “happy end”. Por supuesto, cualquiera de las variantes verosímiles a lo expuesto son válidas, y es ahí donde radica la grandeza de la obra, en dejar abierta lo justo la puerta, para crear juicio crítico y debate acerca del mensaje transmitido entre líneas.
    Muchas gracias por leer mi comentario.
    Saludos

  69. El final puede gustar o no gustar, pero no desmerece en absoluto, está bien hilvanado con la historia, y como se ha visto, admite varias lecturas (paradigmático es el comentario de Ariadna, que tras calificarlo de final disney, luego le parece el más estúpido y cruel posible, ¿en qué quedamos?). Ese es, a mi parecer, el acierto de la novela, contener en el sencillo y desnudo armazón de una historia paterno-filial ambientada en un mundo inhóspito y postcontemporáneo, carente de referentes geográficos y temporales concretos, coordenadas que apuntan a temas universales, entroncando, incluso, con la superviviencia en el mundo prehistórico, con la crucial diferencia de que ahora la tierra ha sido despojada de todo lo que en principio había de prometedor sobre ella,…salvo el hombre, que ha aparecido en la última escena de la película del planeta para hacerse con el papel estelar. Si acaso ese es el hecho realmente inverosímil y por el que nadie protesta. Al fin y al cabo es una historia hecha para hombres y sería bastante aburrido leerla sobre la superviviencia de los insectos, bacterias y roedores, mucho más probable.

    Por lo demás no es un drama ajeno del todo a la lucha por sobrevivir en el mundo en que vivimos, aunque con propósitos radicalmente distintos; al contrario que en la novela en la mayor parte del globo la gente se afana y se empeña la vida en ir más allá de la mera superviviencia, salir de ella para vislumbrar un futuro, y los hay que lo hacen arriesgándose en viajes llenos de peligros ciertos y metas tan inciertas como nuestras costas. Ojalá tengan un final disney.

  70. Hola, muy interesante la crítica, que, a nivel de sensaciones, comparto plenamente. Creo que el problema no está en la decisión de un final más oscuro o más esperanzador, sino en que la articulación de los acontecimientos del final transmite algo bastante distinto de lo que la novela sostiene hasta entonces… con la excepción del párrafo de las truchas, que es magistral, donde, a mi modo de ver, se recupera y se cifra el sentido de la historia: esa resistencia ciega, puramente biológica de la vida para perpetuarse en sucesivas generaciones, por encima de moral, esperanza, justicia o constituyendo por eso mismo toda la moral, toda la esperanza y toda la justicia que nos es dado esperar. Una novela escrita contra las ideas imperantes en esta época, que lo cifran todo en satisfacer al individuo aun a costa de la propia especie, pero que, sí, no acaba de cuajarse bien en el final de la trama (aunque sea correcta técnicamente, hay una causalidad clara, de guión cinematográfico, en lo que acontece, pero pero).

    Un saludo.

  71. Creo que los que habeis escrito antes que yo expresais perfectamente mis sensaciones al leer el libro. Yo tan sólo puedo añadir: es un libro de esperanza.

  72. me gustaría que leyeraís el final nuevamente. Creo que es una nueva recreación de la creación. La palabra ” misterio ” irradia una nota semidivina pero imprescindible por el aroma tenebroso y ceniciento de toda la obra. Digamos que el hombre es el último sacerdote que cumple la palabra de proteger al niño-dios : jesucristo. El lirismo contenido a lo largo de las paáginas te deja sin aliento. Son como telegramas literarios que te lanzan envueltas en piedras.
    Insisto en el final de las cañadas. Quién haya estado en un sitio parecido sabrá de lo que hablo. Tendrían que obligar a todos los niños a leer esta obra y a aprenderse de memeoria el último párrafo.

  73. Estoy bajo el impacto de la lectura de La Carretera. Tengo aún ceniza en la boca. Es lo primero que leo de Cormac y me ha dejado un sentimiento parecido al dolor de quien “ve crecer la oscuridad y murmurar el misterio”. Creo que el final da a la novela una hondura poco habitual en nuestra literatura. Abre las puertas a un itinerario que genera preguntas cuando uno tiene la honestidad de decirse, cansado de caminar: “No sé qué estamos haciendo”…”porque no hay nadie a quien hacer señales”. Y lo mejor que hay en el ser humano, expresado en el niño que camina con nosotros, rompe el muro de la resistencia interior para preguntar por ese “alguien que quisieras que supiera dónde estabas”. “¿Como quién?”. Los portadores de fuego … “Alguien así, supongo”.

  74. Y que más da el final, si sólo son dos frases. Todo lo demás es belleza. Tengo dos hijos y más o menos la edad que debería tener “el hombre”, y aunque sea anecdótico lo he leído de un tirón en un autobús (en la carretera), y la situación moral más que meramente física del hombre y como la trata el autor me parece absolutamente ética, con un comportamiento ante las circunstancias profundamente humano en el mejor sentido de la palabra. No sería lo mismo si el hombre estuviera solo, pero tener un hijo, luchar por la supervivencia, no física si no de legado, de esperanza, aporta a la obra un componente moral muy profundo. El tema es el eterno del viaje, pero al contrario que Ulises el astuto aquí el autor crea otro tipo de héroe, con una postura diferente ante la muerte, una postura llena de esperanza en la herencia que se deja, aun en circunstancias tan brutalmente adversas. En cuanto al final, la reacción del hombre me parece la única coherente con su comportamiento, ya que para matar al niño de nada servía haber peleado. A todos nos dará pena dejar a nuestros hijos solos, pero no podemos, ni debemos, hacer otra cosa. En cuanto a la aparición de los buenos al final, por que no, en la vida pasan muchas cosas, y no todas tienen que ser malas.

  75. No sé qué te diga, Zanziba, pues rastreando, rastreando también podríamos llegar hasta “La Odisea”, pasando por “La vida es bella” etc, pero me pregunto, ¿no hace eso el Arte en general a lo largo de toda la historia del hombre?

  76. No sé qué pasará entonces, Ariadna, pero me parece que vale la pena la certidumbre terrible del final, a cambio de que el niño sepa lo que es jugar con otro niño, si ha de morirse que lo haga después de saber lo que es jugar de verdad.

  77. Unas cuantas notas de la sinfonía que al parecer les han pasado desapercibidas, entre otras cosas para que nadie se precipite en catalogar de obra maestra los dos únicos libros que se lee al año, que no es posible tener tanta suerte.
    1.- La carretera no es una obra maestra.
    2.- Está atravesada por las imágenes del 11S
    3.- Está construida sobre los cimientos de Robinson Crusoe, el guiño es tan descarado que incluso los protagonistas, como aquél, encuentran un barco español naufragado que saquean.
    4.- El éxodo, con Moisés a la cabeza. Esta es una novela en la que la cuestión religiosa subyace todo el tiempo, y se pone de relieve en más de una ocasión, así como la idea del bien y del mal.
    Finalmente, es llamativo que una novela con un lenguaje tan sencillo influya en la mente de sus lectores, o al menos los que aquí escriben, de un modo tan contradictorio, puesto que por alguna extraña razón se agarran a palabrones y pedantería sin esperanza para describirla o analizarla.

  78. No creo que el final sea un punto flaco de la novela: los dinosaurios, al fin y al cabo, se convirtieron en gallinas. El punto flaco, es lo manido del tema, pero creo que con su calidad el autor lo salva. La vida sigue por mucha mierda que caiga.

  79. Estoy totalmente de acuerdo en que el final de ‘la carretera’ flojea sobremanera.Mientras lees parece que la narración te conduce a pensar en que no hay esperanza y en el poco sentido que tiene sobrevivir en estas condiciones.Así que este final disney tan incoherente con el resto de la novela,no solo me irritó por lo fantasiosamente roussoniano(teoria del buen salvaje) sino porque encuentro estúpido y cruel condenar al personaje del niño a seguir vagando por un mundo asqueroso y deshumanizado,que tiene los dias contados y en el que ya no hay remedio ni vuelta atrás.
    ¿QUE PASSARA CUANDO SE ACABEN LAS LATAS DE COMIDA Y LOS HOMBRES PARA COMERSE?

  80. El final es pésimo. Todo un final Made in Hollywood. Ciertamente decepcionante. Aunque mc carthy es un gran autor, pero el final de la carretera es de cuarta categoria. De aquí, a la china.

  81. ¿Un final rosa?, no creo. Me parece más inquietante y trágico el futuro que se vislumbra tras la última página, la prolongación de la agonía de un mundo sin futuro. De todos modos tu exposición me parece muy interesante.

  82. Me ha gustado mucho este libro, aunque sea de los que te dejan un sabor amargo, porque a veces el autor te contagia la desesperanza que rezuma por todas sus paginas, que otra cosa es sino desesperanza cuando en un pasaje el padre, en su continuo peregrinar por la nada y sin destino, “se detuvo a pensar en su vida, pero no habia vida en la que pensar”. Menos mal que hay un resquicio al optimismo cuando el hijo huérfano, que es el portador del fuego que representa todo aquello que no es la barbarie, la violencia, el asesinato, el robo…encuentra a gente buena para poder seguir sobreviviendo por esa carretera que es LA VIDA.

  83. ¿Ehhhhhhhhh? pues no entiendo porque para tu gusto decae al final, a mi la narración me parece bastante lineal, y en fin, ya se que sería más morboso que el padre le reventase la cabeza al niño al final, pero que quieres que te diga, yo prefiero un final abierto, que en absoluto me creo feliz, porque no sabemos como acabará la cosa, si en realidad tendrán comida para sobrevivir, o simplemente es el caso de una muerte anunciada o ralentizada, por no pensar mal, y suponer que en realidad se van a engardar al niño para lo que todos sabemos.

  84. ¿Te parece un final feliz? pues que quieres que te diga, un niño solo, con una pistola esperando la muerte… en fin… cada uno puede pensar que es feliz… si, aparece otro hombre… algo bueno tenía que haber después de todo lo que ha peleado ese padre para salvar al niño, pero para nada, me parece un final feliz.

  85. Lo cierto es que, tras encadenar varias títulos de corte espeso y de un pesimismo total, esta novela me dejó tocado unos cuantos días.

    No considero, como muchos de los que comentan, que se trate de un final endulzado. Tengo la impresión, más bien, de que la historia nos deja como la encontramos, o sea, sin explicaciones. Diría que comienza y concluye “in media res”.

    Una novela hipnótica y brutal, ha clavado intensas imágenes en mí.

    Felicidades por este fantástico blog.

  86. […] Otro rasgo afortunado de la novela es el lenguaje sobrio, incluso sombrío, del que McCarthy se sirve para contar la historia. Como el reflejo de un mundo sin futuro, el lenguaje se vuelve incisivo, parco, alejándose de cualquier intento de embellecerse, pero preservando a pesar de ello cierto grado de tétrico lirismo, del que el autor se sirve sobre todo a la hora de describir los paisajes desolados, cubiertos de ceniza, que los protagonistas atraviesan en su éxodo. Pero por supuesto el mayor acierto es la historia en sí. La narración de la lucha por la supervivencia de un padre y su hijo que se encaminan hacia el sur huyendo del frío que como una maldición se extiende por toda la tierra, siguiendo una carretera abandonada que atraviesa paisajes calcinados. Una carretera que en el fondo no es más que un vestigio de lo que la vida fue antes de la hecatombe y que se convierte en un símbolo muy apropiado para representar nuestra civilización, pero que ahora se encuentra cubierta de una ceniza espesa que tapa el sol. Una carretera recorrida por hordas de hombres hambrientos que no dudan en matar (y comerse) a cualquier infeliz que se cruce en su camino, evidenciando que el hombre siempre está dispuesto a ser un lobo para el hombre, especialmente cuando las circunstancias son adversas. Así pues Cormac McCarthy recrea una historia de supervivencia marcada por el agotamiento, el frío, el hambre y el miedo del padre, al que todavía asaltan recuerdos del mundo colorido que conoció en su niñez, antes de que fuese sepultado por toneladas de ceniza tóxica. Pero también quiere dejar el autor una puerta abierta a la esperanza, representada en la actitud cándida del niño cuya bondad sorprende pese a haber nacido y sido criado en un entorno hostil rodeado de muerte y destrucción, donde la vida es un esfuerzo continuo y conservarla un milagro. presentando a los protagonistas de la historia, un hombre y un muchacho a los que McCarthy jamás designa por un nombre propio (en un intento tal vez de significar con ello que son simplemente dos representantes de la raza humana en medio de una tierra devastada), caminando hacia el sur en busca de un clima más benigno por una carretera que atraviesa parajes calcinados, pueblos abandonados, ríos sucios en los que no queda vestigio de vida. El yermo asolado que padre e hijo atraviesan es el tercer protagonista de la historia, aunque igualmente tampoco sabemos cuál es su origen. Pequeñas pistas se ofrecen sin embargo a lo largo del texto, apuntando hacia una catástrofe nuclear que terminó con la vida en la Tierra tal como la conocemos ahora, catástrofe de la que apenas existen supervivientes. Y este planteamiento de la historia, lleno de incógnitas, contribuye a que el lector se aplique a la lectura deseoso de conocer los detalles que McCarthy sabiamente raciona, manteniendo la incertidumbre y obligando al lector a suplir con su imaginación aquella parte de la historia que el autor no cuenta”. https://www.solodelibros.es/07/11/2007/la-carretera-cormac-mccarthy/ […]

  87. Pues yo opino que es una novela brillante, vamos, me la he leido en dos días, no podía despegarme de ella hasta saber el final. McCarthy te hace partícipe del relato de sus protagonistas y es de agradecer su final por lo duro que es todo el desarrollo del relato. Eso sí, utiliza bastantes referencias cinematográficas (Mad Max, Terminator…). Pero bueno, ya se sabe que todo está inventado…

  88. Se me olvidó añadir que estoy muy de acuerdo con la reseña inicial: estamos ante una gran novela, pero sería una obra maestra si la hubiera cerrado en negro, sin concesiones al 11 M (opino yo: algo parecido le pasa a la película de Will Smith basada en “soy Leyenda” de Matheson, la novela es mucho más negra), como expresión de la real ausencia de esperanzas de muchos en estos tiempos. Para ello no es necesario que nadie muera, ni que la última bala cumpla su supuesta función; bastaría con haber terminado justo antes del encuentro con los supuestos “buenos”.

  89. Como viejo lector de ciencia ficción, no me extraño ni el tema ni la forma de desarrollarlo. Ya en la década de los 60 salieron muchas novelas donde se recreaba el tema del derrumbe de la civilización; una de estos en especial, “La Tierra Permanece” de George R. Stewart, la describe en una secuencia que podría semejarse a obra de MacCarty. Sin embargo, teniendo ambas obras un final esperanzador, el tema de la deshumanización, se toca solo como una anécdota en La Tierra Permanece y no como el eje de la trama de la obra como en La carretera. La pregunta que queda como “tarea para la casa”, es ¿Quién, con su creación literaria tiene una real visión de lo que pasara, ante la circunstancias que se describen?. Angustiador dilema, y sin duda, mas angustiante la respuesta.

  90. He leido la critica del libro de la señorita Castro, y lo que me pregunto es, para que un libro sea bueno, ¿es necesario que tenga un final trágico? ¿Que pasa,que los libros con final feliz no son buenos?

  91. Siguiendo tu misma pauta en al críticar esta obra maestra, critico yo tu crítica. Me explico. Empiezas bien pero acabas muy mal. Estoy de acuerdo en todo menos en el final de tu crítica. Precisamente lo que no te esperas al final es precisamente lo que ocurre. Todos nos esperamos un final a la altura de los acontecimientos que vienen surgiendo a lo largo de los páginas… sin embargo McCarthy quiso dejar una ventana abierta a la esperanza. Que no abierta del todo diría yo, la supervivecia será dificil… Un libro grande, donde los haya. Estoy deseando ver la película, con el pedazo de actor que es Viggo Mortensen espero sepa estar a la altura.

  92. Pues a mi si me gustó el final. Es un respiro para un libro demasiado duro.
    Tampoco es una final rosa. Pensémoslo un poco, no deja de ser una tragedia.

    En fin, una novela fantástica.

  93. Es tremenda la historia. Sencillamente inquietante. Te bebes las páginas para ir a la siguiente y asi hasta el final. Es cierto que es una historia, pero el Planeta de los simios esta a la vuelta de la esquina, si seguimos por los derroteros de la política intenacional de las grandes potencias.

  94. Hola, lei tu comentario acerca de La Carretera. En mi opinión la novela no se derrumba en lo absoluto hacia el final. Tampoco comparto que sea un happy ending. McCarthy logra hacer sentir al espectador (es una novela que más que leerse, se observa) la infinita tristeza del niño. Y lo que le depara es igualmente incierto, nada queda cerrado. La aparición del último hombre no es casual.
    La pistola no estaba obligada a jugar un papel crucial y no tenía por qué hacerlo. Creo que de ser el caso, ahí sí el leector se hubiese ido decepcionado. Es un drama etéreo, obnubilado por la oscuridad, no podría acabar como película de acción.
    En un mundo de esas características el recuerdo del mundo anterior es todo lo que queda como consuelo y así finaliza la novela, con ese párrafo lleno de lirismo, nostalgia y desazón. Parece ser un recurso muy utilizado por McCarthy, me dio la misma impresión con respecto al final de “No hay Lugar para los viejos” de los Coen.
    En fin, por lo demás me parece que es acertado tu comentario, comparto mucho de tus otras ideas. Saludos

  95. Hoy mismo he terminado la novela y dudaba si subir un comentario a mi web ya mismo o dejarla reposar, tal y como indica en el suyo. Finalmente me he decidido a subir un artículo ahora mismo y de ahí que haya encontrado esta página (buscando la portada del libro escaneada). He de decir que coincido plenamente con el análisis de la Sra. Castro. Pueden haber historias que otorguen algo de esperanza pero, en ésta, chirría un poco el final, no suena real. Por lo demás es un libro muy recomendable.

    Saludos

  96. Anoche terminé de leer el libro, que he deborado con una mezcla de fascinación y angustia…Para mí el verdadero protagonista del libro es el paisaje desolado, gris e inhóspito en medio del cual tienen que luchar por sobrevivir los escasos seres humanos que siguen vivos después de que ocurriera lo que parece un terrible holocausto, aunque McCarthy, sabiamente, en ningún momento explica cual ha sido el origen de tanta destrucción…El hecho de que tanto el padre como el hijo no se nos presentan individualizados, es decir con nombre propio, sino como representantes del género humano, que en la novela aparece dividido en “buenos y malos”, nos lleva a la reflexión sobre el pasado, el presente y el futuro de la humanidad, fundamentalmente a través del que considero es uno de los temas fundamentales en la novela: la insolidaridad…porque ¿qué ocurriría sí ante una situación tan desesperada, el ser humano se uniera para sobrevivir y no luchara con a un semejante por un alimento o un una manta?…evidentemente las cosas serían muy diferentes. Pero no es esa idea la que pretende mostrarnos su autor…sino la de un mundo desolado, donde , como bien alguien ha dicho anteriormente “el hombre es un lobo para el hombre”…También, y relacionado en el tema de la insolidaridad, está el tema de la incomunicación, que se refleja a través de los escuetos e intranscendentes diálogos entre el padre y su hijo.
    En cuanto al final de la novela la aparición del desconocido y la unión del niño al grupo lleva, por fin, a la comunicación y a la solidaridad del ser humano, sin embargo la lucha por la supervivencia en un medio sumamente hostil permanece, si bien la esperanza es mayor ante la posibilidad de una lucha conjunta, que puede hacer a todos más fuertes mediante una especie de “contrato social” que se base en la ayuda mútua.

  97. Tengo que decir que yo no tuve tan claro ese final feliz, no narró el momento en el que viera a los niños.Todavía pienso si estará bien el chico, si no se lo habrán comido el tuerto y su mujer.
    Lo más destacable para mí es el contraste que logra el autor entre esas imágenes tan crudas y la ternura infinita de un padre por su hijo.
    La elegante prosa, en el sentido más austero, que en un principio puede parecer tosca y limitada nos conduce exactamente a donde quiere llegar el autor ( es una interpretación) : A saborear la palabra ´patucos´ como nunca antes; es un canto a la insensatez de la tristeza , como tantos otros hubo pero cantada hoy, y una salve al amor. Solo una cosa no me impide ver la obra galopando, creo que en la naturaleza del hombre bajo situaciones extremas prevalece la unión y la cooperación. O quiero creer, mirad a vuestro alrededor y decidme cual de vuestros vecinos te mataría para comerte. O quizás serias tú el que le mataras a él para comertelo. Quién sabe. Buena lectura.

  98. Para mí es una de las novelas del año, con un año de retraso. El final es previsible una vez que sabemos que la obra se enmarca dentro de la ciencia ficción apocalíptica: un fino rayo de luz en medio de un negro color ceniza; en realidad es casi un requisito del subgénero que haya “elegidos” -los buenos- que se salven de la hecatombe. Ya hay otros relatos que predicen un final sin salida, es decir, el fin de la especie. Sin mencionarlo directamente el autor nos introduce en un ambiente de “invierno nuclear”, que coincide con las previsiones de los científicos en el supuesto de que se desencadene un conflicto atómico en su versión actual.

  99. Tantas sensaciones… Tantas referencias… “En busca del fuego” de Jean-Jaques Anaud (el escenario apocalíptico es una revisitación de los primeros pasos de la humanidad). La caverna platónica 30 siglos después, la idea de bien concretizada en el fuego, ese fuego que ésta insólita pareja debe mantener a toda costa. Cómo transmitir unos valores en un mundo que carece de ellos, un lugar donde las palabras han dejado de tener referencia y por tanto carecen de sentido (qué maravillosamente lo describe McCarthy en el libro). La desazón mezclada con el asco, con la esperanza, con la emoción; todo ese cúmulo de sensaciones son las que me ha proporcionado la lectura de La Carretera. No hay nombres propios: pueden ser tú y yo y en realidad no son nadie. El hombre no ha podido acabar con la vida de su hijo pero sin embargo no ha cumplido la promesa de permanecer a su lado. Moisés no puede entrar en la tierra prometida y sin embargo expira aliviado…

  100. Rectificación del último párrafo de mi comentario acerca del fuego: el fuego como metáfora de lo único que merece ser salvado en el hombre. Aunque también sea su única esperanza, creo que el matiz se acerca más a la intención del autor.

  101. Acabo de terminar la Carretera, y todavía me envuelven el polvo gris, y el frío, y el terror… y la dulce calidez del fuego interior.
    Del libro me han impactado muchas cosas. Primero, el estilo. Sobrio, conciso, parco, con estudiados contrapuntos que son casi poesía, y dejan el corazón “arrebatado”. Imagino que debe ser difícil hacer poesía en medio del horror. Y él lo consigue de manera sublime.
    En segundo lugar, la descripción que hace del ser humano en una situación límite, tan límite como que no existe referencia en la historia conocida de la humanidad. Todo lo que se pueda imaginar es hipótesis: él nos lleva de la mano a observar la naturaleza humana en medio de la peor de las catátrofes imaginadas. No sabemos -no podemos saberlo, nadie puede- si acierta o no, pero convence. ¿Es posible que persistan la dignidad y la bondad, en medio de la barbarie?
    Y por último, el final. Redondo, perfecto. El fuego como metáfora de lo único importante y valioso en el hombre. La esperanza de que lo único que puede salvarnos -como seres humanos, como civilización-está en nuestro interior. Magistral.

  102. la he soliciatado en la biblioteca, tengo muchas ganas de leer la novela, me gusta el tema porque cambia rotundamente a lo que estoy acostumbrada a leer, como la piel fria me gutó bastante ya que era un tema completamente diferente, espero que esta novela no me desencante, siendo un premio pulitzer dice algo….

  103. Final feliz!!! Menuda imagen de la felicidad que tiene Sra.de Castro!!
    No hay una sola linea en toda la obra de McCarthy de bajo nivel,ni peros que poner a este Titán de la literatura.Solo me queda por leer Sutree y ya tengo ganas.Aunque lo dejaré para el invierno,ya que es un libro extenso.
    Que pena no saber tanto inglés como para leerlo sin traducir,McCarthy en estado puro.Tiene que ser genial!

  104. La historia me parecio buena, sin embargo concuerdo en que no fue un final feliz solo con una leve esperanza, de que pueda haber una re construccion algun día muy lejano, mientras tanto a sobre vivir.
    Durante todo el libro como que el autor plantea que todos los demas son malos o no se encuentran con ninguno en la carretera, sin embargo el final del libro indica que hay otras personas buenas y humanas.

  105. “La carretera” te golpea fuerte. Dura, directa… McCarthy construye con una claridad asombrosa una auténtica novela sobre la supervivencia y el amor de un padre por su hijo, en un entorno hostil y prácticamente arrasado. Ambos, padre e hijo, son la esperanza ante un apocalipsis en el que la ley del más fuerte se abre paso página a página. Es el primer libro que leo de este autor y me ha enganchado. He descubierto a un escritor de una sencillez abrumadoramente compleja, que deja abierta la puerta a los sueños del lector atrapado desde el inicio por una historia de las que llegan hondo. Literatura en estado puro.

  106. Un Saludo a todos!
    Yo también fuy pelliscado por “La Carretera” y una semana después aún me estoy sacudiendo la nieve con ceniza. Más que el final a mi no me sale de la piel el recorrido, ritmado y tenso; tanto frio y no obstante sudoroso. La Carretera no se lee, acontece. Y cuando acabas no queda la sensación de haber finalizado una lectura, no: te sientes escupido fuera y te deja en arapos. Pero al final, la esperanza. Como no, que de otra manera podría ser. La retransmisión de la carretera en nuestra realidad está latente y así, como no, al final queda la esperanza, ya lo dicen no? Las metáforas desde un mundo que escupe su último soplo llegan a nuestros tiempos perturbadoras y caen con cada arból quemado. Creo que al final todos hemos temblado con el horror del canibalismo y todos hemos visto en nuestros hijos el fuego. Y mientras la llama, la última llama no se apague…
    Ya lo dice el amigo Antonio Camps, los malos comen a la gente y los buenos no y a más son ellos los que llevan el fuego. Yo también desde mi escepticismo optimista quiero creer que si.
    Espero que con la película consigan desarollar un buen lenguaje que destile el livro y vaya mucho más allá de una simple “traducción” para la pantalla.
    Perdonad los errores amiguitos, peró desde mi portugués ya me quedé con la lengua de fora.

  107. Pero quien hizo el estudio de la Carretera que se escribió aquí ¿no se dio cuenta acaso de que el hijo siempre estuvo muerto? y que se trata de una obra de supervivencia, no simplemente limitada a buscar abrigo y comida, sino del hombre tratando de seguir siendo tal, tratando a toda costa de no convertirse en animal.

  108. Estimado crítico

    Estoy de acuerdo contigo en que el final de la novela admite al menos un comentario crítico, pero leyendo “La carretera” he experimentado una suerte de catarsis que sé que sólo se siente ante las cosas verdaderamente hermosas.

    McCarthy ha creado una obra, que no sólo crea y recrea un universo, algo verdaderamente difícil de lograr en tan pocas páginas, sino que a través del lenguaje crea también un universo literario tan lleno de sobriedad como de lirismo. Es lo que hace que al leerlo yo haya reconocido una voz narrativa/poética, quizás lo más difícil de tener en Literatura y también en la vida. Y esa voz propia, única, es la que define a los grandes autores.

  109. A mí la novela me ha dejado una sensación de cierta confusión. Por un lado, Cormac McCarthy me parece muy buen escritor porque montar toda una novela sobre dos personajes, un escenario gris, una acción repetitiva (buscar comida, buscar refugio, huir o esconderse de los malos, pasar frío y dormir, ya que no hacen nada más) y unos diálogos secos y cortantes tiene mucho mérito. Estilísticamente, es una gran novela.
    Ahora bien, yo le pondría dos peros:
    – El argumento; pienso que es endeble e irreal (si ha habido una gran catástrofe, sea la que sea, y todos los árboles se han muerto y además hay incendios enormes ¿cómo es posible que respiren en ese aire viciado? ¿cómo puede haber seres vivos en semejante atmósfera? ¿como viven bebiendo agua contaminada? ¿cómo es posible que el agua de la cisterna no se corrompa después de llevar años estancada). McCarthy pone el foco del peligro en los caníbales, en “los malos”, pero desdeña (a sus personajes no parece preocuparles) un peligro que en una situación así sería para todos mucho mayor: la simple imposibilidad de sobrevivir en ese medio ambiente. También me parece irreal la candidez del niño, el cual nunca ha conocido la vida anterior a la catástrofe. Un niño criado en esas circunstancias nunca podría tener semejantes escrúpulos morales.
    – El final; dice la Sra. Castro que es un “happy end”; yo no estoy de acuerdo, no creo que el niño tenga mucho mejor futuro durante la novela que después, pero en lo que si estoy de acuerdo es que es un final de circunstancias. La acción se ha llevado a tal punto que no cabe más que buscar una solución rápida, un final de circunstancias, porque continuar sería volver a repetirse ad nauseam.

  110. Tengo que reconocer que la forma de esribir el relato hizo que me costase mucho entender lo que pasaba y necesitaba mas tiempo para traducir y entender que para disfrutar del libro. Decidí releer el libro cuandi estaba en la pag 30 porque andaba muy perdido. En el momento que adapté mi mente a esta forma de escritura conseguí vivir al 100% la historia, sintiendo pena, dolor,sufrimiento, frio y hambre como nunca antes. Es un libro necesario para madurar como personas y que recomiendo a todo el mundo. Me parece un libro magnifico a pesar de ese final tan flojo como lleno de esperanza. Todos nos temiamos lo peor y creo que el autor no tuvo la valentia de escribirlo. En cierta manera le doy las gracias. McCarhy nos mete tanto en la historia que sobrevivir a otro final hubiese sido terrible.

  111. Tengo que reconocer que las primeras hojas del libro se me hicieron insufribles pero que a medida que avanzaba quedé enganchado a esa sensación tan amarga y real de sentir lo mismo que los personajes. Me parece increible la capacidad de McCarthy para meterte en ese espacio tiempo que rodea a los protagonistas y hacerte sentir parte de la historia. Parece ser que soy el único que coincide con la Sra Castro. Creo que el libro tiene un final feliz. Yo no seria capaz de matar a mi hijo para que no sufra y me agarraria a la esperanza de que pueda sobrevivir a pesar de todo. Si esta es mi elección es porque pienso que es mejor que la otra alternativa y por tanto es un final mas “feliz” que la muerte. Tal vez valga la pena seguir viviendo…morir es irreversible. Otra muestra clara de los pensamientos de McCarthy y su final “feliz”: al final cuando el hijo le pregunta al padre por el niño (¿se ha perdido?) el padre le dice “la bondad encontrará al niño. Así ha sido siempre y así volverá ha ser”. Un final no feliz seria que el padre no pudiera hacer lo que prefiere como por ejemplo matar a su hijo en contra de su voluntad.
    A pesar de coincidir en esto con la sra Castro tengo que decir que la muerte del niño seria un final espectacular y atrevido pero destruiria un poco mas la esperanza de que este mundo cambie antes de desaparecer. Por cierto…de simple historia de aventuras NADA DE NADA!!!
    Solo me queda una duda: ¿ la familia que encuentra al final es la misma que la del niño que le pareció ver ? No me ha quedado claro quién es esta familia.
    Un saludo

  112. Creo que esta reseña no ha entendido el libro del todo. Me refiero a ese happy end. Es un final demasiado abierto como para parecer un final feliz, y ese creo que es el engaño que McCarthy te prepara: El protagonista sabe realmente que es un final feliz y confía, o simplemente se resigna a que quiere creerlo? ¿Quién te dice que dicen la verdad? No me explico mejor para no destriparlo. El protagonista hace una pregunta que se responde y el cree. Pero, ¿tiene por que creerlo…?

  113. Saludos a quien vaya a leer esto,
    Buscando información sobre el autor de “La carretera”, del que no había leído ningún otro libro, accedo por casualidad al comentario que si no he entendido mal pertenece a la Sra. Castro, de noviembre de 2007. Tras encontrar en la lectura de los primeros párrafos de ese comentario bastante similitud a la idea que me dejó el libro…(ATENCION: a cualquiera que no haya leído el libro, que no continue a partir de aquí)…, me sorprende la calificación que hace al final de “happy end” en primer lugar, y de “simple historia de aventuras” en segundo. Durante todo el camino, en el que lo que el padre va desarrollando es una tarea de educación circunstancial (circunstancial en cuanto que obligado por las circunstancias); parece que queda claro (por lo menos a mí), que el padre no había de permitir (de ahí esas últimas balas) que el hijo se quedara solo. Sabía que no iba a llegar al final de esa infinita carretera (que es el lugar en el que reside la última esperanza de encontrar a los buenos, el fuego, los que no se comen a los otros, un atisbo de civilización). El padre, finalmente, no es capaz de acometer el tan anunciado y trágico final. Sin embargo, la verdadera tragedia es otra: cuando muere no sabe lo que le va a ocurrir al hijo.
    Casi no leí la novela al parecerme “una simple historia de aventuras”. Lo hice, y no tiene nada de simple.

  114. Me leí el libro el verano pasado, sin que nadie me comentara nada sobre él, sobre su temática o si me iba o no a impresionar. El efecto que me causó cuando leía las páginas aun lo recuerdo muy nítidamente, y muchas veces me sorprendo pensando cosas del libro, y esto último sólo lo logran los que son excepcionelmente buenos.

  115. A mí me parece que en La Carretera como ocurre en toda buena novela no existe un final cerrado.
    Disfruté mucho leyendo el relato de McCarthy pero me daba la sensación que ya lo habían escrito antes otros. Manuel de Pedrolo en Mecanoscrit Del Segon Origen o Paul Auster en El País de Las Últimas Cosas, por ejemplo.

  116. Perdón… he dicho “optimista” cuando en realidad quería expresar: “que nos transmite la esperanza”… Releyendo el comentario anterior, me he dado cuenta que había hecho una pésima elección de palabras.

  117. Antonio… qué bien expresado. Creo que tienes toda la razón del mundo… Aunque creo que este libro se presta a las dos lecturas: los que creemos que es optimista y los que creen que es una tragedia apocalíptica.

  118. Gracias por vuestros comentarios.

    Me gustaría dejar el mío, a lo que procedo a continuación.

    Para mi es una de los mejores relatos que he leido ultimamente. Quizá en el mismo existen mas elementos que los que se puedan referir o no a un final mas o menos esperado. La esencia yo la encuentro en el mensaje extraordinario de la inagotable dialectica entre el bien y el mal. Mcarthy nos describe a un padre dispuesto a enseñar a su hijo que el comportamiento cabal e intachable se ha de mantener en todo momento aun incluso cuando las circunstancias son absolutamente adversas. La dignidad humana no está por debajo del instinto de supervivencia y la vida de su hijo no le pertenece. Ambos principios, junto con otros que se van poniendo de manifiesto, llevan a un final que llena de esperanza al hombre como miembro del genero humano.

    No es necesario ser un canival para sobrevivir, no es necesario “comerse a los demás” para prolongar nuestra vida; no puedo matar a mi hijo pensando que no me gusta el mundo que le dejo, adueñandome de su existencia, al igual que muchos padres hacen hoy cuando, despues de matar a sus esposas, se suicidan. Sigue siendo un crimen y asi lo expone.

    Por otro lado, conviene detenerse en el hecho de que la vida del hombre protagonista adquiere sentido cuando se dedica a enseñar lo bueno y lo malo a a su hijo. Es curioso como todas sus conversaciones están impregnadas en la dialectica de la permanente tendencia al bien que tiene el niño contra el instinto de supervivencia que tiene el padre. ¿Que sentido tiene eso en un mundo de supervivencia donde “los malos” juegan con ventaja?. ¿que sentido enseñar al hijo a ser bueno en un mundo donde lo primero habría de ser el cuidado de uno mismo por encima de, incluso, la vida de los demás?

    Para mi la novela es un aire fresco de esperanza en el bien que anida en el corazon de todos los seres humanos. Es como un mensaje de que no solo prevalece el egoismo o el mal frente al bien, a pesar de ser esa la vía mas fácil para la supervivencia. Es una esperanza de que el hombre no solo tiene la opción de convertirse en un animal para prevalecer, devorando a sus congeneres.

    Al final le pregunta, you dont eat people “( ¿tu no comes gente?”) y le responde el hombre, no nosotros no comemos gente.Al final el mundo es así, unos comen gente y otros no. Los Buenos no comen gente y llevan el fuego.

    Realmente es una magnifica novela.

    gracias

    Antonio

  119. la pregunta seria como podriamos si sobrevivimos (los guardianes del fuego)comenzar de nuevo y como hariamos si tuviaramos un 2ªoportunidad y q medios de comunicacion utilizariamos para q no vuelva a ocurrir?

  120. Buenas tardes,
    simplemente añadir que no me parece que la historia tenga un final feliz; es un final gridulce, pero transfigurado por una gran tristeza, por la pérdida. Y así lo he sentido. La vda tal vez pueda seguir, tal vez, pero ha habido que pagar un precio muy alto. Tiene la virtud la narrció de después de conseguir la identificación del lector con el esfuerzo del padre, lograr la intensa y final identficación con el dolor y el desconsuelo del niño. Un libro conmovedor.

  121. Yo tampoco veo ese mensaje de desesperanza, ni creo que McCarthy tenga ningún interés en la novela apocalíptica, o de anticipación o que nos muestre un futuro más o menos lejano…

    Incluso diría que se parece a sus obras anteriores. Quiero decir, si se me permite la expresión, que de alguna manera también es un “western”: lo importante es el viaje.

    Aunque en esta novela, mucho más que en cualquiera de las anteriores, el final –por cierto, de una emoción insuperable- cierra la novela de una manera para mí perfecta.

    Porque desde la primera página se ve que esta carretera sí que lleva a alguna parte, aunque no sabemos bien a dónde hasta la penúltima página. Y a pesar de todo lo que encontramos en el camino, en ningún momento caemos en la desesperanza, porque la relación entre padre e hijo nos muestra que ese viaje sí vale la pena.

    Y con ese final yo creo que McCarthy le da la razón al padre: este viaje valía el esfuerzo. No hay más que ver la reacción del hijo ante el final: cómo ha crecido, y lo que se puede esperar de él en el futuro. Quién con hijos no se contentaría con mucho menos. Yo por lo menos sí. Y creo que la dedicatoria del libro a su hijo da una pista: creo que a McCarthy también.

  122. La lúgubre verdad apocalíptica del destructor hombre, lobo de otros hombres, no deja lugar a esperanza, sólo ceniza, hambre y dolor sin límite.

    La irracional resistencia del medio muerto hombre, por mantener la llama de la vida en el frasco más frágil del mundo, su hijo, rodeado de negrura, lluvia y peligro.

    La cruel carretera, símbolo del camino de vida y de muerte, filo ligero, sutil, que une una con otra, se entrecruza y se separa a su capricho y juega con nosotros.

    El pesimismo, la depresión, la ilusión, el hambre, el miedo, el peligro, la candidez, la muerte, el dolor. Negrura.

    No hay esperanza, sólo esperanza de esperanza.
    No hay final feliz, sino muerte aplazada.
    No hay luz. Sólo caminamos con las manos adelantadas.

    “De una cosa que no tenía vuelta atrás. Ni posibilidad de arreglo.”
    La carretera . Cormac McCarthy

  123. Jordi: si te digo que me ha encantado tu comentario va a parecer que aprovechamos la hospitalidad de la Sra. Castro (a quien la red bendiga en su global y acogedor seno) para tirarnos flores mutuamente. Pero…la verdad: que bien dicho y escrito.

    Sólo discrepo en un tema de matiz. Prefiero ser un poco más optimista que tu sobre el mundo actual y el ser humano. “La carretera” nos cuenta que en la peor de las situaciones imaginables aún queda gente (más de la que podamos imaginarnos) que siguen luchando por algo mejor (viniendo del autor que viene un mensaje de este estilo es especialmente destacable). Así que si la realidad actual puede calificarse como de escenario regulin-regulan, tenemos que pensar que habrá un montonazo de portadores del fuego.

  124. Coinicido plenamente con el análisis de tot.meu…

    McCarthy no pretende restituir el futuro ni que nos suicidemos. No se restituye nada, porque no hay nada que restituir. Nuestro tiempo de ocio se ha terminado. Nuestro estado del bienestar ha sido aniquilado. La muerte puede estar acechando tras una enfermedad post-nuclear o tras los dientes de otro hombre. Esas son las reglas del juego. Nada que comer. Nada que contemplar. Sin motivos para la sonrisa o para el cariño.

    Pongámonos en los lugares de los protagonistas. ¿Qué haríamos? ¿Optaríamos por la desesperanza y aceptaríamos el camino de la madre? ¿Lucharíamos por vivir? ¿A costa de qué? ¿De abandonar el fuego y convertirnos en los lobos de Hobbes? ¿O aceptaríamos la más loca de las opciones: llevar el fuego aún a costa de morir en el intento?

    La apuesta de McCarthy es descarnada y brutal por el entorno, nada acomodaticia y rozando la animalidad más cruel. Pero las actitudes son lo que cuentan… y por eso, La Carretera me parece un hermosísimo canto a la esperanza en tiempos de brutal desesperanza.

    Yo quisiera ser capaz de llevar el fuego con esa dignidad. En mitad de tanto podredumbre, todavía existen motivos por los que luchar y vivir dignamente, aunque comamos polvo de avena… porque no me cabe la menor duda: no es una novela sobre el futuro. Es una potente alegoría de nuestros tiempos actuales.

  125. […] ¿O sí? En este sentido, es interesante la opinión que sobre el final de la novela publica la Sra. Castro en […]

  126. Para la Sra. Castro.
    Ese abismo que decís no generaría pensamientos. La muerte no puede nombrarse y pensar la muerte es imposible. Uno puede dar vueltas, pero es el no conflicto; ahí, en ese abismo, un escritor no puede escribir. La idea de la muerte es clave pero no la muerte real. Pienso que McCorman supo que es mucho más efectivo y verdadero que el chico siga vivo. Sigue la angustia. Sigue el conflicto. Sigue la vida.
    Mantener la vida, a cualquier costo, es el tema de la novela. No la destrucción. Hubiese sido un error que el chico muriera a manos del padre o de un caníbal. Porque la idea es sostener la vida hasta el fin, la vida como algo casi sagrado, la vida que de algún modo es Dios, la bondad, etc. Me gusta el final abierto de la novela. Es una escritura, podría decirse, honesta.Pienso de pronto en el nazismo, Mientras el estado alemán asesinaba judíos, hubo personas que los escondían en sus casas y trataban de salvarlos, comprometiendo sus propias vidas y las de sus familias. Así somos.

  127. El anterior comentario, a cargo de María González, me ha llegado a través del formulario de contacto de la página y me he permitido publicarlo aquí en su nombre porque precisamente me parece muy acertado lo que dice… para sustentar la tesis contraria.
    Esto es, porque precisamente el autor “no se preocupa de tranquilizar ni complacer al lector” a lo largo de toda la obra, si le somete a escenas escabrosas y se complace en describir un sentimiento de abandono infinito (el que siente el padre, que conoció el mundo tal como era y puede sentir su pérdida); si lo que busca McCarthy es verdaderamente describir un futuro que todos tememos, que creemos posible, entonces me sobra ese final que deja abierta la puerta a la esperanza.
    Verdaderamente el hombre es monstruosamente malo y si el final concluyera con la muerte de ambos protagonistas no sería más tranquilizador, no propondría un campo para nuestro pensamiento mucho más pobre. Al contrario, pondría ante nuestros ojos un abismo que no queremos ver y los pensamientos que se derivarían de ese vértigo serían mucho más enriquecedores. Y sobre todo, más realistas.

  128. Para la sra.Castro. Me encantan tus notas, pero no estoy de acuerdo con tu lectura de La carretera. Un final como el que proponés hubiese sido demasiado obvio.Me parece muy interesante la resolución de la novela, propia de un escritor que hace lo que se le antoja y no se preocupa de tranquilizar ni complacer al lector. Esta novela no es ciencia ficción. Muestra el fin de un mundo, pero el futuro existe, en el lenguaje y en el deseo. Habla también de una situación que todos en el fondo tememos,por posible. Pero los árboles volverán a crecer algún día y habrá hombres dispuestos a continuar, a mantener el fuego encendido. Creo que esa es la idea de estas páginas. Proponer que el hombre es tan monstruosamente malo que va a destruir el mundo por completo, plantear un sin salida definitivo: la muerte de los dos protagonistas,usar “esa última bala” como decís, hubiese sido más tranquilizador sin duda, una tentación para el autor, pero el campo que abre al pensamiento hubiese sido mucho más pobre. Por todo esto, no comparto tu idea de ese happy end que destruye la novela. Diría que es justamente lo contrario.

  129. Para nada me parece que el final de la novela sea un “final feliz”, en el sentido al que se refiere la Sra. Castro.
    El libro es redondo. Termina como empieza (en otro km de una carretera a ninguna parte). En el principio de la novela se va la madre, al final el padre. Queda el hijo. La esperanza de la que habla la Sra. Castro no es, según mi opinión, en relación al mundo calcinado, ya fenecido sin posibilidad de regeneración; sino a la esperanza que nos inspira “la bondad ” del niño, en definitiva a la esperanza “en que en la lucha entre el bien y el mal, que se dá en cada hombre, y a pesar de las circunstancias, no siempre e indefectiblemente triunfa el mal.

    .

  130. No entiendo ni la crítica, ni la discusión sobre el final del libro.

    No comparto ni que el libro tenga un final féliz, ni todo lo contrario. Creo que TODA la novela es una loa a la esperanza más allá de toda esperanza. No es verdad lo que dice la madre en los momentos previos a su muerte (“mi única esperanza es la nada eterna y la deseo con toda mi alma”). El hijo es la demostración de que incluso en el peor de los mundos imaginables es posible luchar por algo mejor.

    Que más da si el niño sobrevive o no o si es el último ser vivo de la Tierra. Eso no tiene la menor importancia. Lo realmente trascendente ocurre en todas y cada una de las páginas anteriores de la obra.

  131. Estoy de acuerdo con Pando, me parece que el final no establece para nada un happy end, mas bien creo que ambiguo, que se presta a diferentes interpretaciones y se deja al lector la construcción del futuro post-apocalíptico que plantea McCarthy. Que el lenguaje pueda derribar las limitaciones impuestas por una inexorable traducción manteniendo su fuerza narrativa y poética da cuenta de la calidad de la pieza literaria frente a la cual estamos. Me pareció un libro maravilloso, que merece relecturas y no habla sólo del apocalípsis si no también de la naturaleza humana.

  132. no comparto dos cosas:
    El que el niño se pregunte y le pregunte al papá si ellos son los buenos, esa candidez como le llamas, es, para mi, una de esas maravillas de la novela. Le diferencia de esas novelas “lord of the rings” en donde los buenos masacran a miles y se dicen los buenos y nos hacen creer que son los buenos.
    La segunda, acerca del final: no me pareció feliz. Yo lo vi desgarrador. Tampoco me dió demasiada esperanza. Porque si juntas lo anterior, lo que le queda al niño es un mundo en donde poca cosa se puede seguir haciendo para seguir siendo de los “buenos”.

    Por cierto el lenguaje sí conciso, de frases cortas, pero en más de una ocasión poético, me hizo acuerdo a esa otra novela suya “hijo de dios” en la que el protagonista convive con un cadaver, con el que hace las cosas más desagradables, cosas que Mccarthy las narra con una poesía que contrasta con lo asqueroso de la escena.

    La Carretera, una gran novela, como dijo alguien antes, que se hace muy corta, si tiene un pero que sea ese, lo demás es literatura de la buena

  133. No conocía al autor y llegué a este libro de rebote a través de una edición inglesa que vi en casa de un amigo. Yo lo he leído en castellano y a mí me impresionó desde el primer momento, me gustaron las descripciones de los paisajes (utilizando un vocabulario muy particular y extraño para algunas plantas, etc) los breves y contundentes diálogos entre padre e hijo, el que no sepamos sus nombres…
    Tengo que volverlo a leer para poder reposarlo como merece, Entremedias leí Meridiano de Sangre y se parece en cuanto a las descripciones y al vocabulario que utiliza para las plantas, terrenos, etc, aunque este libro me parece mucho más salvaje, con capítulos brutales.
    No estoy de acuerdo con lo de final feliz, en todo caso es un final abierto pero con unas perspectivas muy difíciles.

  134. Este libro me ha conmovido y me ha hecho pensar. Es bastante difícil que una novela provoque ambos sentimientos a la vez. Es una novela de ideas, pero también de sentimientos. Es una advertencia al hombre, más eficaz que cuarenta discursos de Al Gore. Es también un moderno “Emilio” rousseauniano: durante toda la novela el padre se esfuerza por educar (en el sentido más amplio de la palabra) a su discípulo, por hacer de su hijo un hombre justo y razonable. Por otra parte, me encanta el estilo sobrio y seco; por ahorrar, McCarthy prescinde hasta de las rayas de los diálogos, que son, a mi modo de ver, uno de los mayores aciertos de la novela. Esto y el estilo táctil de las descripciones: podemos llegar a sentir frío, a sentirnos calados hasta los huesos bajo un aguacero en la noche, en campo abierto, guarecidos tan sólo por un plástico. Llegamos a sentir hambre y sed, miedo.
    Hasta aquí podemos estar más o menos de acuerdo, pero donde discrepo con la Sra. Castro es en la apreciación del final. Según comenta se trata de un happy end un poco traído por los pelos, una puerta a la esperanza “in extremis”, una concesión al lector, pero también una manera necesaria de terminar la novela. Tiene razón en todo, pero yo no lo llamaría final feliz. Yo entiendo por final feliz aquél que restituye la situación de equilibrio previa al advenimiento del problema; y eso, aquí, brilla por su ausencia, por varias razones: primera, el libro comienza in medias res, con el mundo hecho una auténtica mierda; segunda, el final no restituye la situación previa al desastre, ni siquiera la mejora un poquito (seguramente se necesitarían cientos o miles de años para conseguirlo); tercera, la supervivencia en ese mundo sigue siendo una muerte en vida. Acepto que el final es una concesión de McCarthy al lector: le evita la tentación de suicidarse.

  135. El libro es totalmente apasionante y te hace meterte en la piel de un pobre hombre que no puede ni alimentar a su propio hijo. Hay momentos donde leyendo la obra me sentia en soledad, como si fuera yo. El libro tambien tiene momentos de emocion donde obra se anima, y tambien lugares que te revolbian las tripas. El libro es mui bueno aunque me parece un poco corto.

  136. la historia sobre el bien y el mal es una historia que nunca se agota y se reproduce a si misma. cómo enseñar el bien, a un niño, en un panorama como este. a través del fuego, del símbolo, preguntandole como se encuentra, exigiéndole que le cuente lo que le ocurre.
    la pérdida del padre no es un final feliz, es doloroso.
    lloré con el final del libro, porque acababa y por el final en si mismo.

  137. Acabo de leerme la novela. Acabo de leer la crítica y aún no soy capaz de emitir mi propia opinión. Desgarradora, increíblemente veraz que te hacen pensar desde la filosofía interior de cada uno hasta la valentía a la que cada persona pueda llegar a creear. Expléndida.

  138. […] uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece cosas sobre el libro. marcadores relacionadoscreo: el ángel de la […]

  139. Me gusta esto: lo que trae un libro; las discusiones, el discrepar, pero fertilmente… por cierto; que el mal siempre triunfa… Hmm, eso ya me parece una frase en extremo literaria… ya hubiéramos estado sin nacer desde la época de Swift y su Gulliver.
    Creo que se pude ser tajante, por el solo hecho de que las cosas, el estado de cosas continue.

    saludos

  140. Hola majos. Este es el próximo que me agencio en cuanto pueda volver a la literatura. En estos momentos, y desgraciadamente, no puede ser. Pero tengo mucha curiosidad por entrar en el mundo de McCarthy. Esta recomendación va para el escaparate seguro. Sois unos fieras.

  141. No se puede separar la obra del autor, y sólo hay que ver a quién se la dedica. Es un final a cara y cruz, y entiendo que se intente dejar un lugar a la esperanza, esperanza que reside en los valores representados en el niño, el cuel era lo único que quedaba entre el padre y la muerte”.

  142. Me gustó enormemente, tal y como señalo en mi bitácora. Discrepo en lo del happy end. No hay happy end. Sobrevivir no es un final feliz. Un happy end sería encontrar un lugar con vida, con plantas, con animales. Simplemente sobrevivir es alargar la agonía.

  143. Apreciado Pepe,

    coincido plenamente con su idea de que el libro viene a ser una metáfora de cómo el ser humano está convirtiendo el mundo en un lugar inhabitable en todos los sentidos. Pero creo que, precisamente para invitar a reflexionar sobre ese punto, el libro debería tener un final más duro que fuera una representación del final sin concesiones hacia el que la humanidad parece empeñada en avanzar. Yo echo en falta un final más tajante que demuestre la realidad inapelable de que el mal siempre triunfa. Y perdóneme el derrotismo.
    Saludos.

  144. La carretera – Cormac McCarthy…

    Parece muy necesario dejar reposar unos días la impresión que un libro nos ha causado antes de poder emitir un juicio apropiado sobre el mismo. Y digo esto porque la opinión que he formado de “La carretera”, novela por la que Cormac McCarthy ha …

  145. Querida Sra. de Castro, el libro que hoy comenta me encantó, me ha parecido de lo mejor de McCarthy, junto con “Todos los hermosos caballos” y “Meridiano de sangre”. Coincido en su análisis (puede leer el que yo hice en: http://eltactodeunbilletefalso.blogspot.com/2007/09/la-carretera-cormac-mccarthy.html), pero difiero en los recelos que muestra respecto al final. Creo que no se trata de un final feliz, sino que lo que el autor ha pretendido es aumentar la incertidumbre que se transmite a lo largo de la obra, dejar el lector en el aire. Últimamente estoy pensando si el libro no será una metáfora del mundo que nos rodea, que ya muestra visos de devastado e inhóspito, y del papel que más nos valdría representar a los hombres que lo habitamos.
    Un abrazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here