Las transgresiones del Libro de Buen Amor

0
912

Las transgresiones del Libro del Buen Amor
Si alguien escribiera hoy algo parecido al Libro de buen amor —algo tan desconcertante, tan ambiguo, tan variado, tan poco preocupado por el hilo argumental y por la trama, tan difícil de colocar en la mesa de novedades—, sería inmediatamente aclamado no solo como el renovador de la literatura española, sino como el creador de una nueva manera de concebir la novela y los libros de poesía.

Si pudiéramos leer este libro con los ojos cerrados, veríamos pasar por delante de nosotros una sucesión de escenas musicales, números de baile y enredos teatrales donde abundan los sobreentendidos picantes y las referencias obscenas al sexo.

Se nota que el Libro de buen amor está escrito por alguien que en más de una ocasión se vio en la tesitura de tener que predicar delante de un público no demasiado culto, pero muy exigente —los feligreses—, que desviaba la atención si algo no lo entretenía. Los desvelos del Arcipreste por captar la atención del lector a base de chistes, chascarrillos y variedad de historias es pura deformación profesional. O, si se quiere, aplicación a la literatura de un adiestramiento y unos trucos que los curas aprendían durante su formación.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here