Nunca quise ser profesora

35
9883

Nunca quise ser profesora.
No tengo vocación. No sé qué es eso.
Pero sí he querido ser bombera, astronauta, dibujante, miss España, futbolista, juez, el orgullo de mis padres, una buena persona, feliz, escritora, periodista, librera y así hasta mil.

Yo siempre quise ser profesor. Pues muy bien, yo no. Yo siempre he querido ser lo que era, y daba igual lo que fuese. Fui feliz vendiendo barras de pan, dando clases de guitarra, haciendo encuestas por teléfono, siendo camarera de eventos, fui la más feliz de todas las libreras del universo mundial y un día decidí ser profesora. Pero la decisión era reversible. Si no me gusta, vuelvo. Le dije a todos aquellos libros que dejé sin colocar. A mis clientes. A las estanterías. A aquel chaleco verde.
No sabía si me iba a gustar. Pero no fue eso. Fue más.
Disfruto enseñando, disfruto compartiendo con mis alumnos la magia de aprender, encontrando soluciones que luchen contra el aburrimiento, la desidia y la pereza que a veces les abrazan mortalmente. Me gusta ver como se superan.
Me enfado. Me devano los sesos.

No sé si sé ser profesora, la mayoría de las veces me lo invento. Tengo los ojos muy abiertos y aprendo mucho de todos mis compañeros. Me considero muy novata, me queda mucho que aprender. Mucho que inventar. Formas y soluciones mágicas para captar la atención de un público muy exigente y hacer que todo sea mucho más atractivo. El blog de la clase. El refuerzo de lectura en la biblioteca. Los vídeos de los microrrelatos. La bitácora del instituto. El árbol de los deseos. Da un poco igual el proyecto…siempre que les inyectes entusiasmo y les contagies ganas…te devuelven el esfuerzo multiplicado por mil. Por un millón. Merece la pena.

Judith ha suspendido todas las asignaturas menos castellano. Fracaso escolar. Familia desestructurada. Absentista. Y todo lo demás. No es mérito mío que haya aprobado. Ha sido una casualidad maravillosa. Descubrió, en la clase de refuerzo de lectura, que en la biblioteca había un millón de libros y que ella podía coger de todos, todos, todos…el que quisiera. Nunca había leído ningún entero, son todos un rollo, profe. Todos no, si sabes buscar el que te gusta… y ahora, no se despega de ellos… en el primer trimestre ya lleva cuatro. Y ver cómo le brillan los ojos cuando se acerca a la librería y está ante toda esa maravilla de opciones que le da la literatura…a mi. A mí… me vale.

No sé si lo seré siempre, profesora, digo. Pero sí que sé que mientras lo sea, lo voy a disfrutar tanto como lo hago hasta ahora. Porque me he prometido un millón de veces que cuando no lo disfrute lo dejaré. Y espero cumplir mi promesa. Porque esta profesión es tan apasionante como exigente. Yo también me decepciono, y les intento sacudir la conciencia, y me desespero. Pero aún, y espero que por mucho tiempo, me compensa.

35 Comentarios

  1. Un texto precioso. Hay que leerlo hasta el final para entender lo que sientes. Pero sinceramente creo que si tienes vocación, solo que lo descubriste mas tarde.
    Además, te agradezco que des un punto de vista mas positivo sobre el profesorado y la acción tan importante que hacéis. Muchas veces se habla negativamente y creo que la gente con buen hacer sois la mayoría.
    Un saludo.

  2. Que interesante articulo en verdad, ademas también me tome el tiempo de leer todos los comentarios de cada una de las personas que publicaron… y… les digo ¡me siento totalmente identificada con esto! se que es un post de hace varios años atrás, pero esto no le resta ninguna importancia, me gradué de la universidad pedagógica nacional de Colombia hace un poco mas de tres años, realice la licenciatura en educación básica con énfasis en ciencias sociales, y les cuento, esta fue la mejor experiencia de mi vida, aprendí, viaje, conocí y alcance muchas metas que tenia pendientes… pero esos cinco años se fueron volando, y llego el día de la verdad entre a trabajar en un colegio distrital con escasos cinco días de haberme graduado, no niego tenia muchas expectativas, iba a estar con los chicos de ultimo grado compartiendo la enseñanza de las ciencias políticas y la filosofía, pero nada fue como lo había planeado, llegue a este lugar con toda la actitud, pero los estudiantes fueron completamente groseros e «importaculistas» de todas formas yo seguí intentando. al año siguiente entre a trabajar a un colegio fundación de niños de bajos recursos de la ciudad de Bogota y en este lugar mas que los estudiantes, que a pesar de carecer de tantas cosas eran muy bellas personas, desaplicados eso si, y poco interesados por el estudio, mi problema fue con mis colegas, compañeros docentes, ellos, quienes me hicieron ver como era el mundo de la sala de profesores, de las constantes rencillas porque mi método de educación era distinto al de ellos yo apenas con 23 años y muchos de ellos sobrepasando los 50 me creían otra estudiante de la institución y pensaban que podían hacer conmigo lo que les viniera en gana, ademas sumándole a todo lo que ocurría, quede embarazada y el maltrato se hizo evidente por parte de mis compañeros y yo no conocía acerca de las leyes de acoso laboral, así que jamas hice nada. Actualmente estoy trabajando en un colegio de monjas y he tenido varios inconvenientes con los estudiantes, quienes creen que por tener algo de recursos pueden tratarlo a uno como quieren, son groseros, altaneros, no les gusta trabajar en clase. la verdad es muy frustrante intentar impartir conocimientos a estudiantes que no quieren aprender, que nada les motiva y que al igual que nosotros también cuentan las horas para que la jornada llegue rápidamente su fin. esto la verdad es ver pasar la vida y no encontrarle sentido alguno. Yo por mi parte ya he tomado la desaficione que apenas termine este año voy a dejar esta profesión por mi bien y el de los estudiantes y buscare otros campos de acción donde me pueda desempeñar con mas tranquilidad y amor.

  3. hola:

    desde México. me da tristeza y a la vez gusto encontrar este blog. sinceramente cuando coloqué en el buscador las palabras clave, nunca pensé tener este resultado.

    Yo soy una persona que como muchos aquí descubrimos que ser profesor es más duro y frustrante de lo que pensábamos. No se que decir, sólo me quisiera desahogar de mi…tristeza, será? por no hbaer podido integrarme a la dinámica de esta labor. a mi me da un poco de vergüenza admitir que no me gusta ser maestro, y sólo a mis seres más confidentes se lo expreso. Pero a un compañero, pues qué decir?

    y particularmente siente un rechazo bastante fuerte por mis actuales alumnos, a los que me cuesta ver como algo más que niños malcriados y malagradecidos, groseros, altaneros y todos esos adjetivos que se ganan en muchas ocasiones.

    a pesar de no gustarme algo, siempre he procurado hacerlo bien. pero esto, esto sale de mism manos y capacidad.

    ademas, en lo que respecta a mi país, México, la política educativa olvido una palabra «educativa». así es, es solo política: estadísticas, números y datos para que el político en turno haga discurso.
    El discurso es: votante, le doy el derecho de exigir lo que le de su gana a los maestros, se los entrego en charola de plata para crucificarlos si gusta, para que CUIDEN a sus niños (la prioridad no es educarlos) sólo, mantengan su voto en mi partido, ha!! y pobre de ellos si se atreven a pedir respeto de usted y sus hijos después de una grosería cometida.

    en fin, gracias por leerme, guardaré esta pagina para recordar que no estoy sólo en este pesar.

  4. Hola, soy Maxi y me pasa exactamente lo mismo que vos. Tengo 27 años, soy docente desde hace apenas cuatro y ya soy muy infeliz con eso. Me dio mucho gusto encontrar a alguien a quien le pase lo mismo. Abrazo.

  5. soy estudiante de octavo grado, y me duele, que un maestro piense eso y odie su profesión, si sabían que estos mocos les haría la vía imposible, ¿por que decidieron pasar esa hoja de vida?, ¿por que decidieron estudiar una carrera en la cual ganaran muy poco para unas pinches vacaciones después de aguantar un año completo a estos mocosos?
    POR FAVOR!
    »maestros», piensen y sean consientes de lo que hacen.

  6. Me falta poco para recibirme de profesora pero ya hace 3 años que estoy trabajando. El año pasado la pase muy mal en la mayoría de los cursos que me ha tocado trabajar, ya saben, falta de respeto, directores que te presionan sin encontrar alguna solución. El trabajo extra y la inestabilidad laboral que tiene la docencia son cuestiones que del sistema educativo no me cierran. Obviamente me di cuenta que no me gusta ser profesora, me pongo feliz cuando hay feriados y todo lo que sea motivo para no entrar al salón. Lo que siento también es frustración, siento que no vale la pena estudiar tanto para recibir de algunos alumnos ciertas humillaciones y quedar como un ridícula al frente de ellos

  7. Acabo de iniciar y me di cuenta que enseñar en colegios no es lo mío pero no se como hacer para renunciar, ya que solo llevamos una semana, sin embargo esa semana ha sido mas que suficiente para darme cuenta que eso no es lo que quiero hacer y que debo seguir mis verdaderos sueños y metas.

    • es muy cruel ser maestro al menos aca en argentina la sociedad nos odia estamos mal pagos y el cansancio mental lleva a la locura

  8. Ser profesor es una mierda.
    Es mucho mejor dedicarse a fregar platos o a pedir en la calle. Cualquier cosa menos soportar niños o adolescentes.

  9. Compañeros, mi cuento es similar al de Sonia, hace seis meses me licencie en filosofía, la ciencia de las ciencias….me encanta, y todo los que aprendí me sirvió para ser mejor persona. Imaginen me formaron leyendo a los mejores maestro del mundo, aquellos que creyeron en la educación como la formula para cambiar la sociedad, pero, hace dos meses me salio trabajo en un colegio de mi ciudad, que alegría y que maravilla poder compartir todos esos buenos pensamientos con los estudiantes…esa noche prepare mis clases, planche con dedicación mi bata y aliste con premura mi borrador y marcadores de muchos colores, fotocopias y unos dulces para darles a los estudiantes al finalizara la clase, como agradecimiento por su atención… esa noche el entusiasmo no me dejo dormir….al otro día tuve mi primera clase don los estudiantes de décimo grado, al momento de llegar al salón comenzaron las burlas, los rumores y la mala disposición de parte de ellos…pero no me di por vencida, me presente y les ofrecí el dulce a ver si mejoraba su aptitud, pero no fue así, unos lo recibieron, otros no, unos pocos lo arrojaron a la basura en un signo de grosería total. Fueron los 60 minutos más horribles de mi vida…quería salir volando por la ventana, nunca me habían sentido tan humillada… termino la jornada a las 1:30 me fui a mi casa, me senté frente al espejo y me puse a llorar. Los estudiantes pueden ser tan crueles. Las siguientes dos semanas me la pase tratando de cambiar su actitud, tratando de convencerme de que ellos cambiarían cuando me conocieran, pero no fue así… renuncie cuando a la profesora de español le arrojaron aceite en las escaleras y la hicieron rodar, se rompió un brazo… ellos simplemente rieron…. creo que es la profesión más frustrarte y desagradecida

  10. Completamente de acuerdo con Juan.
    Soy maestro y lo he dicho por activa y por pasiva: ha sido el mayor error de mi vida. Lo siento pero es mi opinión.

  11. Este es el peor trabajo que existe. Dedicar la vida a mocosos ajenos que nos amargan la vida con sus exigencias….y que no les interesa. Lo mejor es dedicarse a uno mismo, a desgastarse por un sueldo miserable que apenas dan para unas vacaciones de mierda después de un año de trabajo de mierda. Siento ser tan categórico, pero es la verdad. La gente nunca se va a hacer más inteligente, es un trabajo perdido además.

  12. Sonia, en conclusión, No te sientas una deshonra, ya que eso no es así. Te sientes mal y por eso dices esas cosas, que muy seguramente es bastante falso. Nuestra mente, tiende a exagerar lo bueno y lo malo; y si sigues con una idea mala o buena bastante tiempo, esa idea cobrará más y más fuerza. Por tanto, el problema esta en tu idea, no en la realidad. Seguramente, tus alumnos, te considerán una profesora novata y normal. Y lo dicho antes, hay muchas personas que no les gusta la enseñanza y son profesores, y son muy malos profesores; vos por lo menos, estudiastes magisterio… Espero que te vaya muy bien, y puedes sacar a la luz, la estupenda profesora que eres.

  13. No eres la deshonra de la profesión. Hay profesores que les da igual explicar y sus alumnos. Yo por desgracia he tenido de esos profesores. Es una pena, que en la profesión de profesor pueda entrar cualquier cosa sin la más mínima vocación por la enseñanza. Eso si, eran super prepotentes (para la basura que hacian). Es increible como para dar siempre la misma clase, estas siempre con alumnos, haya profesores que no se les caiga la cara de verguenza de ser tan malos y por el contrario sean prepotentes, que por supuesto hechen las culpas a sus alumnos, de los super fracasados que son ellos…. No quiero quitar las culpas a los alumnos, lo que si que digo, es no toda la culpa lo tienen los alumnos, como muchos «profesores» quieren dar a entender (meteculpas). Yo he dado clase, y reconozco QUE HE TENIDO ERRORES, DE LOS CUALES, SIEMPRE APRENDO, PARA MEJORAR LA ENSEÑANZA. Y por supuesto NO VOY HECHANDO LA CULPA A MIS ALUMNOS (excepto a un ing, tecnico). Hay que aprender de los errores para poder superarse y crear cada vez mejores apuntes, y APRENDER DE LOS ALUMNOS como quieren APRENDER y les resulte más fácil la enseñanza. Se que muchos profesores, no estaran de acuerdo con mi argumento y prefieran hechar TODA LA CULPA A SUS ALUMNOS. Eso es lo más fácil…

  14. bueno, el rollo es así:
    Me titule como profesora de biologia, química y ciencias naturales.Tenia muchas ganas de ejercer e inyectarle a mis alumnos aunque sea una gota de mi pasión por las ciencias,anciaba enseñarles lo facil y entrenido que es todo esto… Hoy cumplo un mes y medio trabajando como profesora y todo lo que me motivava a ser profe creo que ha muerto. Me enfada sobremanera que habiendo transcurrido tan poco tiempo este redactando ya mi carta de renuncia, me siento mal,un fracaso, una perdedora absoluta…y es que inicie el año dispuesta a dar todo, pero los constantes insultos, la amenaza de sufrir en cualquier momento una agresión física, el trabajo extra que roba mis horas libre y que casi no me deja dormir, el poco apoyo que siento por parte de los directivos…en fin y la docis diaria de indiferencia de la mayoria de mis alumnos para con mi clase, me ha guiado a eso. Anoche repasaba una lección que debia dar hoy..y en un momento me pregunte ¿Para qué? ¿Para quien?, ¿Para luego llegar al salon y que mi esfuerzo sea sin miramiento alguno enviado al quinto infierno?, ¿Para algunos pocos que si quieren aprender, aquellos a quien con gusto les diria que se cambien de colegio o para aquellos que no quieren aprender y ya todos les da igual…? no lo se, simplemente me aterra pensar que si renuncio ahora estaré tirando al tacho de la basura los 5 años que pase en la universidad..pero tambien me mata saber que si sigo, tambien seguiré desmotivandome a mas no poder. He llorado ya no se cuanto por esto y creo que lo hare un poco más y es que esta sensación de derrota es abrumadora. Yo quiero enseñar por que eso es lo que me gusta hacer, pero no le encuntro sentido (por mas fraces bien hechas que existan al respecto y que refuten mi pensamiento)enseñar a alguien que no quiere aprender, que no valora tu labor y que no te respeta(porque para estos chicos levantarte la voz no es falta de respeto, interrumpir tu clace no es falta de respeto, decir un improperio en lo que te dan la espalda no es falta de respeto..contestarte y desafiarte no es falta de respeto.. ),no tiene sentido.
    Ya me alargue mucho, mil perdones, lo ultimo que dire es que creo que por más ganas que tenga,creo que no naci para ser profesora..eso o el que mis padres me criaran con amor y el no haber sido maltratada en mi vida (hasta ahora por esos niños), me arruinó las posibilidades de ser apta para ejercer esta dura profesión.

    A quienes no son tan debiles como yo y enfrentan a estas gentes dia a dia y año tras año,sin perder la fé, mi más profundo respeto. (Lamento ser la deshonra de la profesión)

    • Hola Lina, no eres la única en esa situación, me paso exactamente lo mismo que a ti, sin embargo ya llegue a la conclusión de que enseñar no es lo mio y afortunadamente me di cuenta a tiempo. Creo que es una buena idea que pienses en dedicarte a otra cosa, no creas que eres una fracasada por haber pasado 5 años en la Universidad y darte cuenta que la enseñanza no es lo tuyo, seria peor que siguieras en esto por muchos años sacrificando tu felicidad solo por ser la «profesora». No te culpes de todo, ahora piensa en que es lo que realmente te apasiona e inténtalo, de seguro en eso te ira mejor ya que lo harás de corazón. Me encanto tu comentario, no solo yo sino varios de mis compañeros se sintieron identificados, animo!

    • ME ANIME A ESCRIBIRTE POR LO SIGIUIENTE, TE FELICITO POR DECIDIR DEJAR DE SER MAESTRA BUSCA DE VERDAD TU PROFESION, NO SABES COMO ES FRUSTRANTE VER EL RELOJ CADA MINIUTO Y PENSAR K NO ES LA UNA Y LAS SEIS YMEDIA. Y ASI LLEVO 26 AÑOS. FELICIDADES UNA MAESTRA SIN VOCACION

      • Yo llevo 17 años de maestra. Y sí, es muy frustrante cuando no se está a gusto. Más aún cuando trabajar en lo que no me gusta se hace una obligación: Mantengo mi hogar con un sueldo miserable.

    • Es como si leyera una mini biografia de mis ultimos 3 años… Yo tambien soy «docente» de biologia y ciencias naturales, y la verdad te entiendo tanto, somos nuevos en el oficio y descubrimos que la vocacion lo es todo, mas considerando los tiempos en los que nos encontramos, y en el escenario en el que viviremos si seguimos asi. Y no me refiero a la vocacion como sinonimo de «amo mi trabajo», porque seguramente te apasiona la ciencia, y lo mucho que nos ofrece aprender de ella.
      Todavia me siento desorientada y no se que decisión tomar, y el tiempo pasa sin encontrar la salida. Se que no en todas las escuelas es siempre bullyng al docente reemplazante, y que se puede conseguir en algun momento un puesto fijo como titular en una privada, pero vivir especulando es cansador y hasta te deteriora, en todos los sentidos. Al principio pensaba que yo lo veía de la peor forma, pero pude al menos descubrir lo eterno y frustante que es el día a día y que no importaba ser positivo al respecto, al contrario se desperdicia energía y esfuerzos en tomar una actitud optimista. Odio ser docente, y tengo sentimientos encontrados al respecto.

      • hola a todos, me siento muy identificada ,realmente estoy agotada del aula, de los alumnos,aunque establezco muy buena relación con ellos, me cuesta mucho tener autoridad y no tengo deseos de ir mas a trabajr….estuve con problemas de la voz y estoy a punto de hacer un reclamo queterminaría con mi recalificación, o sea me mandarían a trabajar en preceptoría, secretaría, ets…se quees una marcha atrás y en mi economía será muy notorio, ya que no podré tomar mas horas…estoy muy confundida, se acerca la fecha del encuentro con los médicos…..sé que en el fondo de mi corazón quiero la recalificación,(aunque tambien sé que puedo pelearla) que angustia, pero creo que voy a disfrutar mucho mas mi nuevo rol aunque mucho mas pobre

    • Hola a todos

      Encontre sus comentarios al poner en el buscador de Google «no nací para ser maestro» y estaba un poco desanimada porque solo me aparecían resultados de «nací para ser maestro». Lina no sabes qué tan identificada me sentí contigo, a pesar de que yo no estudié docencia, y ya tiene varios años que egresé de mi carrera en la ciencias naturales y exactas, siempre tuve el interés por ser maestra. Gran parte de ese interés era claro está, los largos periodos vacacionales que coinciden con los de mi pequeña hija que es estudiante. Pero otro aspecto muy importante era también el despertar en los chicos el amor por las ciencias, el no ser como mis profesores de secundaria y prepa que lo hacían ver todo muy aburrido, sino como los de la universidad que realmente me inspiraban.
      Me mudé de ciudad y al cambiar de empleo tuve la oportunidad de dar clases de ciencias, lo que me emocionó mucho. Incluso me inscribí en un posgrado en educación. Pero al iniciar la práctica docente descubrí que es una muy ardua tarea, hay que trabajar muchas horas en casa, las cuales obviamente no son remuneradas. Y lo que comentas: planear una clase con todo el entusiasmo del mundo para que si los chicos no están de humor ni siquiera te pongan atención, mucho menos trabajen. Sentir que le estás fallando a los que sí se interesan en tu clase porque tardas la mitad de esta tratando de mantener la disciplina. Querer decirles que se cambien a otro colegio donde puedan ser mejor atendidos. Buscar el punto exacto en donde no eres una maestra autoritaria pero tampoco dejarlos hacer todo lo que quieran. Porque si por las buenas no quieren trabajar, por las malas menos. Mis chicos no son tan malos ni tan groseros como algunos que mencionan, de hecho me llevo bien con ellos, pero siento que al no motivarlos a que aprendan estoy fallando como docente. No logro despertar su interés. Y eso me hace sentir que no nací para ser maestra. Que debo aprovechar mejor mis recursos y que seguro habrá buenos maestros por ahí, a los que debo dejarles el lugar. Y yo buscar el mÍo en otra área menos devaluada, porque ahora veo con más claridad que el trabajo de los maestros no es debidamente valorado, es muy fácil para la sociedad culparlos del fracaso de esta sin considerar su propia responsabilidad.

  15. HOLA SONIA! OJALA LEAS ESTO YA QUE EL POST ES DE UN TIEMPO ATRAS…
    MIRA YO TMP QUIERO NI ME GUSTa LA IDEA DE SER PROFESORA, HOY ME ENCUETRO ENTRE SER PROFESORA DE LITERATURA (MI PASION) O DECIDIR UNA PROFESION COMO PSICOLOGIA QUE ME GUSTA.

    SIN EMBARGO, LA PSICOLOGIA ESO ES, Y CARECE DE LA MAGIA DE LA FANTASIA DE LOS JUEGOS Y LA INSPIRACION QUE TIENE LA LITERATURA EL ARTE DE ESCRIBIR, Y COMPARTIR LO LEIDO LO APRENDIDO, LO MARCADO Y LO TACHADO TMB.

    NOSE SI ME ENTIENDES?

    TU BUENA EXPERIENCIA Y LA DE LOS OTOS QUE HAN COMENTADO ME DA ESPERANZAS…puede terminarme gustando…?

    COMO LLEGASTE A SER PROFESORA PORQUE?

  16. Lo más lindo que he leído en mucho tiempo, yo tampoco pensé en ser profesora, pero
    es para lo que me estoy formando, y mis ganas de innovar son enormes,
    también pienso que si no te motiva mejor no lo hagas, los alumnos no tienen la culpa de nuestras frustraciones…

  17. Esa es la clave Sonia, tú lo has dicho, la función primordial del profesor es estimular, sugerir, alentar, apoyar, reforzar a sus alumnos.No debe ser un mero expositor de conocimientos y evaluador o controlador.Cada alumno es distinto, hay que buscar esa peculiaridad de cada uno y estimularla.

  18. […] Nunca quise ser profesora: Una maravillosa reflexión que Sonia Martínez Megía realiza para Solodelibros sobre la vocación docente, el rol que juegan los profesores en generar el amor por la lectura en los chicos y la importancia de disfrutar de la propia profesión. Un texto rico y poético que ningún docente de lengua de literatura podrá leer sin sentirse identificado, al menos en parte. Mariana para Blog de Libros 21/02/2010 | Lo mejor de la quincena […]

  19. Realmente, tenemos la profesión más hermosa y deberíamos poder mantener siempre esa ilusión. Te felicito por tu declaración de principios. Hago una mención en mi blog.
    Un saludo.

  20. Hace tiempo que no leía un relato personal tan cargado de emoción y con sentimientos expresados de una forma tan sincera. Has llegado a conmoverme y emocionarme profundamente cuando describes la situación de Judith:

    “Y ver cómo le brillan los ojos cuando se acerca a la librería y está ante toda esa maravilla de opciones que le da la literatura…a mí. A mí… me vale.”

    Gracias por compartir con nosotros algo tan cierto, bello y sincero.

    Saludos de un lector cotidiano de “Solo de Libros”, desde Buenos Aires, Argentina.

  21. Me ha encantado tu texto: tampoco yo nunca he tenido vocación, no obstante, me esfuerzo cada día en hacerlo lo mejor que sé y puedo…
    Espero que no te importe que reproduzca tu post en mi blog.
    Un saludo

  22. Hombre querida tocaya maravilloso a la par que emocinante,sensible y real como la enseñaza misma . Me siento muy identificada pq creo q para enseñar hay que ser buena gente y artista y tú sin duda lo eres .Además creo q eres una especie en extinción ………Espero q el sistema no te engulla y las ganas no te falten.ANIMO Y MI MÁS SINCERO RESPETO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here