Escritores de una única novela

1
1751

Escritores de una única novelaLos primeros miembros de este selecto club son escritores que pusieron punto y final a su obra casi al mismo tiempo que a su vida. Es el caso de Emily Brontë. Un resfriado mal curado, que derivó en tuberculosis, se llevó a la escritora inglesa a la tumba a los 30 años, sin que pudiera escribir más que Cumbres borrascosas. Margaret Mitchell falleció con 49 años atropellada por un taxi: habían pasado ya doce años desde que le dieran el Pulitzer, en 1937, por su única obra, Lo que el viento se llevó. Puede parecer un caso similar al de Luis Martín-Santos, que murió en un accidente de tráfico, pero aunque se le conozca sobre todo por la novela Tiempo de silencio, también escribió otra, aparecida póstumamente, titulada Tiempo de destrucción.

Una raza aparte la constituyen los escritores suicidas. John Kennedy Toole se quitó la vida en 1969 ante la angustia que le causó el rechazo de La conjura de los necios. Otra célebre suicida fue la tortuosa Sylvia Plath, más conocida por su poesía y con una única novela en su haber, La campana de cristal, de carácter autobiográfico.

Otros autores se acabaron dando cuenta de que la novela no era el género para ellos. Aunque muchos de sus lectores discrepen, claro está. Casos de Edgar Allan Poe con La narración de Arthur Gordon Pym o de Oscar Wilde con El retrato de Dorian Gray. Una y no más. Después se dedicaron exclusivamente a escribir relatos, ensayos y poesía. Caso también de Giuseppe Tomasi di Lampedusa y su novela El gatopardo o de Walt Whitman con Franklin Evans, el borracho.

Harper Lee que tuvo un éxito meteórico que le llevó a ganar el Putlizer en 1961 con su novela Matar a un ruiseñor. También callaron dejando una sola novela Salinger con El guardián entre el centeno y Juan Rulfo con Pedro Páramo. En ambos casos los autores escribieron después algunos relatos.

Fuente

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here