Los escritores y sus ¿manías?

0
1446

Los escritores y sus ¿manías?Los escritores, como casi todos los artistas, arrastran un halo de fascinación que cada vez se parece más al de los deportistas o al de las estrellas del rock. De ahí que una de las preguntas más habituales que respondemos en el Club de Lectura de Diario de Navarra tras la visita de un escritor de renombre suene a eco de aquella canción de Perales: ¿y cómo es él? Pues él (o ella) suele ser de lo más normal. Y lo digo en parte con ánimo de echar por tierra el mito del escritor rarito con ínfulas de grandeza y lujo. Desde luego, nada que ver con las manías y rarezas de los cantantes y famosos que copan la fama mundial.

Aunque las biografías de algunos de los escritores más célebres de la historia también revelan rarezas y datos curiosos. Pero son los menos. Hemingway, por ejemplo, es uno de ellos. El escritor que internacionalizó los sanfermines no podía escribir sin sus amuletos de la suerte en su bolsillo derecho: una castaña de Indias y una pata de conejo raída, con los huesos y los tendones relucientes de tanto sobarlos. Balzac solo escribía si se aislaba del mundo cerrando las cortinas de la habitación y olvidándose de si era día o noche. Mientras, no bebía ni vino ni licores, pero era adicto al café. Paul Valéry tenía la costumbre de escribir todos los días, de cuatro a siete de la mañana, por considerar que se trataba de la “hora pura y profunda”. En fin, desde luego, algunos ya han pasado a la historia también por sus peculiares costumbres.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here