El crash de la información – Max Otte

0
1145

El crash de la información - Max OtteMax Otte, conocido por su profético libro ¡Que viene la crisis! de 2006, vuelve ahora con El crash de la información: una obra en la que analiza el estado de desinformación al que está sometida la ciudadanía y cuáles son sus consecuencias. Bajo el subtítulo de Los mecanismos de la desinformación cotidiana, el economista alemán hace un repaso a cómo la subinformación, la manipulación y el atontamiento al que diariamente somos sometidos están conduciéndonos a lo que Otte denomina una “economía neofeudal”, acaudillada por las grandes corporaciones en connivencia con los poderes políticos.

Tal vez demasiado centrado en el terreno de la economía y las finanzas (a fin de cuentas el autor habla de lo que mejor conoce), El crash de la información se sirve del caso de las titulaciones que ocultaban hipotecas subprime y de la opacidad que en general rige el mundo financiero como ejemplo de la forma en que bancos, empresas y gobiernos esconden tras mentiras o cortinas de humo verdades elementales que atentan contra el bien común.

El bien común es un concepto que Max Otte pone en valor de manera continua. Nacida con la Ilustración, la idea del bien común ha germinado en la Europa continental durante trescientos años; y en virtud de ella, la mayoría aceptamos pequeñas pérdidas personales que son compensadas por el bienestar general. Para el alemán, esta idea no caló en la cultura anglosajona, que antepone el beneficio propio a todo lo demás (especialmente en los negocios) y la expansión comercial de Inglaterra y, sobre todo, Estados Unidos, han dado lugar a que la búsqueda del bien común tienda a desaparecer.

En nuestra sociedad, defiende Otte, rigen los intereses privados de grandes corporaciones, las cuales son conscientes del viejo adagio “La información es poder”. Y según eso, ellas se reservan el uso de la información (y por ende, del poder), presentando al conjunto de la población un conjunto de ideas erróneas y falsedades que distorsionen su visión de la realidad.

Por supuesto, en el libro se habla de la publicidad, especialmente de la engañosa, cuando, como ocurre con frecuencia, se le atribuyen a un producto o servicio cualidades que no tienen. Pero también de la ocultación deliberada de información, de las mentiras ofrecidas como información veraz o del exceso de datos irrelevantes que buscan desorientar al ciudadano. Y todas estas modalidades del engaño se ejemplifican en el libro: con los casos de todos conocidos ocurridos en el mundo financiero o en el político; pero también con lo que ocurre en sectores como el de la alimentación, donde se miente descaradamente sobre las cualidades de los productos, su origen, sus propiedades y sus efectos.

El autor también reflexiona sobre la manera en que empresas y gobiernos recaban información sobre la ciudadanía. A través de Internet, de nuestras tarjetas bancarias, de las tarjetas de cliente de los supermercados se capturan datos y se crean perfiles. Si, como insiste Otte, la información es poder hay quienes saben mucho de nosotros: nuestros gustos y preferencias, dónde trabajamos, qué y dónde compramos, qué libros leemos, qué música escuchamos. Las empresas compran y venden esos datos, pero el fin último de obtenerlos y almacenarlos no es meramente traficar con ellos.

Como colofón del libro, Otte nos propone varias acciones que podemos emprender para vernos libres de esa máquina de mentiras que es nuestra sociedad: buscar información en medios alternativas, evitar el uso de tarjetas, no completar perfiles en Internet, reservarnos tiempo para nosotros mismos apagando el móvil y el ordenador, asociarnos a organizaciones y cooperativas de consumidores, leer más.

Les invito a hacer caso del último consejo. Lean para empezar El crash de la información. Probablemente, en su fuero interno, ya sean conscientes de muchas de las cosas que Max Otte cuenta, pero esta lectura es una buena manera de reflexionar sobre todo ello y empezar a cambiar algunas cosas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here