Los últimos días de Nueva París – China Miéville

0
174

Los últimos días de Nueva París - China MiévilleQue el potencial imaginativo de China Miéville es asombroso está claro para sus seguidores, e incluso para el que suscribe después de haber leído Embassytown, una novela en la que mostraba su pericia en el terreno de la ciencia ficción. Los últimos días de Nueva París es, sin embargo, una muestra de su talento para la creación de universos imaginarios que no tienen nada que ver con la temática futurista; en esta ocasión el autor inglés ofrece una ucronía en la que conjuga elementos fantásticos con referencias y personajes históricos. La novela es un compendio de imaginación, aventuras y erudición, ya que por esos escenarios se pasean toda una serie de elementos y personas que están basadas en —o representan a— figuras históricas.

Es difícil resumir la locura apasionada que es Los últimos días de Nueva París, ya que la trama es de un surrealismo exacerbado. Dividida en dos líneas temporales, la historia nos lleva a la Francia ocupada en la Segunda Guerra Mundial; por un lado tenemos a un estadounidense, Jack Parsons, que entra en contacto con el movimiento surrealista exiliado que lidera André Breton; por otro, en el París distópico de 1950, poblado por criaturas fantásticas que asolan la ciudad, la resistencia francesa trata de hacer frente al ejército nazi. Los personajes de esa segunda línea temporal se ven afectados por las consecuencias de los actos de los primeros, y así el lector asistirá atónito a la lucha con figuras salidas de la imaginación de los artistas surrealistas que se entremezclan con nazis, luchadores franceses y una fotógrafa americana que parece saber los secretos que encierran esas manifestaciones artísticas que matan por doquier en Nueva París…

Miéville se marca un homenaje a la literatura surrealista y a la especulación imaginativa con esta historia que aúna elementos históricos con disparatadas creaciones fantásticas. Las criaturas que pululan por Nueva París son llamadas manifs en referencia/homenaje a las manifestaciones artísticas de las que se derivan: copias o recreaciones de cuadros, dibujos o bocetos de artistas como Max Ernst, René Magritte, André Breton o Tristan Tzara. La lucha que la ucrónica resistencia francesa entabla con ellas conlleva el uso de técnicas fantásticas que utilizan como elementos reales los recursos artísticos que aquella generación de creadores pergeñó durante los complicados mediados del siglo XX.

La narración se constituye así más como un homenaje encubierto a las vanguardias artísticas que como una sucesión de acontecimientos que conformen una trama. En esta novela encontramos locura, imaginación, pasión, arte, desenfreno y extrañeza; Miéville lo apuesta todo a la carta de la fantasía absoluta para escribir una novela que atrapa por su apelación a las emociones y no solo por una trama que, en el fondo, es solo una excusa para incluir esos elementos increíbles que la convierten en una desenfrenada y loca historia.

Leer Los últimos días de Nueva París es una experiencia hermosa y estéticamente admirable: las constantes referencias literarias y artísticas remiten al lector a un mundo en el que la creación, el arte, son tan importantes como para dar forma a un mundo tangible que pone en jaque creencias y expectativas. Más allá de los géneros y las temáticas, esta novela es una obra audaz que nos exige tanto la participación como la aceptación de la ausencia de límites de la narrativa. Más que una novela, Los últimos días de Nueva París es una evasión artística en toda regla.

Más de China Miéville:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here