Japón. Un intento de interpretación – Lafcadio Hearn

2
2031

Japón. Un intento de interpretación - Lafcadio Hearn

En 1890, Lafacadio Hearn pisó Japón por primera vez. De inmediato quedó fascinado por una cultura que en nada se parecía a la cultura occidental en la que él se había criado. A un primer sentimiento de extrañeza siguió, como el propio autor manifiesta en esta obra, un completo deleite.

Japón. Un intento de interpretación es fruto de la voluntad de Hearn de dar a conocer la riquísima cultura, historia y tradiciones japonesas a Occidente. Pero, como bien señala el título, es solo “un intento de interpretación”. El autor era demasiado consciente de la complejidad de la cultura nipona y de lo comparativamente pequeños que eran sus conocimientos sobre la misma, por lo que presentó su texto como una aproximación personal, basada en lo que había podido aprender a lo largo de sus años de estancia en Japón y sus conocimientos de historia, filosofía y religión occidental, de los que se sirve para establecer comparaciones.

El resultado es una obra que, más de un siglo después, todavía puede servir de orientación sobre la cultura, la historia y la sociedad japonesas a cualquier lector interesado en ellas. Lafacadio Hearn propone un recorrido por las creencias religiosas y sus orígenes y cómo estas marcaron la rígida estructura social japonesa.

A lo largo de los veintidós capítulos que componen el libro, su autor se centra en el origen y evolución de las dos principales religiones japonesas, budismo y sintoísmo, analizando cómo la religiosidad marcó el carácter individual de los japoneses (o mejor, la ausencia de un concepto de carácter individual propio en favor de un carácter colectivo), estructuró la sociedad y marco el devenir histórico del archipiélago. Hay también espacio para examinar la poco exitosa incursión del catolicismo, de la mano de las comunidades jesuitas, debido a sus intentos de inmiscuirse en el gobierno del shogunato.

Aunque propone un somero repaso por la historia nipona, Japón. Un intento de interpretación se centra especialmente en la implantación y auge de una sociedad semejante a la feudal por parte de los shogunes, incidiendo en los motivos que llevaron a ello. Aunque también explica la reinstauración del Imperio llevada a cabo en las últimas décadas del siglo XIX.

Sin duda el libro presenta pequeños defectos, achacables al momento en que fue escrito. De un lado, Lafcadio Hearn establece comparaciones con la cultura helénica y romana en cuanto orígenes de la cultura occidental. Aunque establecer estos paralelismos puede ayudar a comprender mejor determinados conceptos, el autor sostiene en ocasiones que la civilización japonesa es menos evolucionada,  ya no que la omnipotente cultura occidental moderna, sino incluso que las culturas arcaicas en las que esta tuvo sus orígenes. De alguna manera, esto contradice los intentos de Hearn por hacer valer las singularidades de la cultura japonesa, pues en ocasiones parece olvidar que diferente –e incluso diametralmente opuesto– no significa inferior.

Por otra parte, existen estudios posteriores que amplían (e incluso refutan) algunos de los postulados defendidos por Hearn. Esto es normal habida cuenta de que hasta pocas décadas antes Japón había sido un territorio vedado para los intelectuales extranjeros, de modo que la bibliografía al respecto no podía ser demasiada. Al tiempo, solo entonces Japón se estaba incorporando al uso del método científico occidental, de modo que tampoco existían demasiados estudios sistemáticos sobre su historia, religión, organización política y otros temas.

A pesar de ello, Japón. Un intento de interpretación es una obra profundamente respetuosa con lo japonés y, todavía hoy, supone una lectura tan esclarecedora como apasionante para los interesados en la cultura japonesa. Es, incluso, una obra de obligada lectura para aquellos que, como una servidora, disfruten con la literatura japonesa, porque ayuda a afrontar las obras de ficción desde un conocimiento más profundo de la cultura y la sociedad que las produjo.

Más de Lafcadio Hearn:

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here