Los Pazos de Ulloa – Emilia Pardo Bazán

0
2024

Los Pazos de Ulloa - Emilia Pardo Bazán

Hace tiempo leí con deleite esta recopilación de cuentos de amor que me descubrió (o redescubrió, si lo prefieren, puesto que ya había leído las principales obras de la ínclita gallega) a Emilia Pardo Bazán. Entonces me propuse volver sobre su obra y, aunque ha pasado más tiempo del que quisiera, he comenzado a cumplir mi propósito con la que sin duda es la obra más conocida de Pardo Bazán, Los Pazos de Ulloa.

Con frecuencia oímos decir de un libro aquello de “es imposible dejarlo de lado hasta que no lo terminas”; pues bien, esa frase, que más bien suele colgarse a los bestseller de turno, puede aplicarse en conciencia a Los Pazos de Ulloa. Es esta una novela que atrapa y cuya trama, aunque en absoluto trepidante, se desenvuelve con una cadencia sutil que nos va meciendo hasta el desenlace. Desenlace que, sin embargo, es solo el preludio de un nuevo drama: el que la autora desarrollaría en La madre Naturaleza, continuación de la presente novela.

Los Pazos de Ulloa tiene algunos ingredientes que le dan sabor a novela gótica: una añosa mansión (aunque caracterizada de pazo gallego) que esconde un vergonzoso secreto y una joven desposada que, en principio, debería neutralizarlo. Aunque, por supuesto, la novela tiene un sinfín de matices que hacen de ella una obra riquísima y compleja, los cuales arrojan una visión certera del siglo XIX español: las relaciones entre las diferentes clases sociales, el poder del clero para gobernar la vida pública tanto como la privada, el modelo de la buena esposa o el funcionamiento del caciquismo rural.

Todos esos aspectos, que en el momento de la publicación de la novela pretendían señalar (aunque con matices, recodemos que Pardo Bazán pertenecía a la nobleza y siempre se consideró católica) cierta degeneración de las clases patricias; todos esos aspectos, decíamos, hacen que, casi un siglo y medio después de su publicación, Los Pazos de Ulloa sea un excelente documento para conocer la idiosincrasia de la sociedad española.

Los Pazos de Ulloa supone una interpretación a la española de las tesis del naturalismo de Émile Zola. Como en las obras del francés, en esta novela los instintos y la salvaje ley natural laten por debajo del convencionalismo social, pero para Pardo Bazán el convencionalismo es sagrado y debe siempre salir triunfante, al menos en lo tocante a las personas de buena cuna. Que los campesinos y las clases bajas viven conforme a otra ley, una sospechosamente cercana a la que rige las relaciones entre los animales, es sabido. El peligro está cuando las clases superiores se dejan arrastrar por esa ley.

Los Pazos de Ulloa dejan patente la idea en boga por aquel entonces (y cuyos resabios llegan hasta nuestros días) de que ciertas clases, privilegiadas por su nacimiento, son claramente superiores a otras. También retrata la manera en que esas clases creían poder servirse de las vidas del pueblo llano, como si de animales se tratara. O las diferentes formas en que buscaban mantener el statu quo por el cual gozaban de una posición de superioridad. Por eso la enseñanza de la novela es clara: el pecado conduce a la aberración y además siempre se paga, así que la gente de calidad debe mantenerse alejada de él.

Este precepto no reza para la heroína, puesto que no peca, pero es que su peripecia busca enseñar otra lección, especialmente a la mujer, a saber: que se debe sobrellevar con resignación el sufrimiento de esta vida, porque a los justos les espera su recompensa en la otra.

Los Pazos de Ulloa es una novela excelente por muchas causas: sus personajes, sus diálogos, sus descripciones de la vida rural en la Galicia del XIX… Pero sobre todo es una novela que nos permite conocernos un poco mejor a nosotros mismos como sociedad. Y eso la convierte en una lectura impagable.

Más de Emilia Pardo Bazán:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here