Luz y oscuridad – Natsume Sōseki

0
1545

Luz y oscuridad - Natsume SōsekiNatsume Sōseki es probablemente el escritor más relevante de la literatura japonesa del siglo XX y comienza a ser uno de los escritores japoneses más conocidos por los lectores españoles, gracias a la constante aparición de sus obras en las mesas de novedades debida a varias editoriales con buen hacer.

Luz y oscuridad fue su última novela, que quedó incompleta a su muerte y fue publicada de manera póstuma. En ella encontramos de nuevo, como en La puerta, el dilema de un matrimonio que se enfrenta a un momento crucial y cuya historia permite a Sōseki reflexionar sobre las relaciones familiares en la cambiante sociedad japonesa de principios del siglo XX.

Tsuda y O-Nobu llevan tan solo medio año casados, pero su matrimonio parece tambalearse. Enfrentados a problemas económicos (una constante en las novelas del japonés) y vigilados de cerca por sus respectivas familias, los esposos parecen distanciarse cada vez más. Aunque O-Nobu está profundamente enamorada de su marido y desea fortalecer su unión, parece existir una barrera que los separa. Muy poco a poco la trama se desvela: Tsuda mantuvo una relación con una mujer que le abandonó para casarse con otro hombre, y esa mujer sigue ocupando sus pensamientos.

Aunque ese planteamiento puede resultar prometedor, lo cierto es que la novela se hace pesada. La trama resulta deslavazada y avanza a trompicones. El personaje de Tsuda y sus disquisiciones resulta poco atractivo e incluso antipático por momentos. Solo cuando la narración se ocupa de O-Nobu resulta un poco más fluida.

Como en muchas novelas de Sōseki abundan los diálogos, pero en esta ocasión transmiten poco: los personajes hablan sin cesar unos con otros, pero aportan poco al desarrollo de la historia. Incluso desde la perspectiva de la cultura japonesa, donde la buena educación invita a la alusión y ser demasiado explícito resulta incorrecto, la mayoría de estos diálogos carecen de un sentido narrativo. Aunque sí aportan, de vez en cuando, algún destello que permite reconocer la presión familiar a la que se sometía en la época a los matrimonios: tanto marido como mujer tenían asignados unos roles muy definidos y la familia tenía derecho a intervenir si estos no se desarrollaban de acuerdo a lo establecido.

Solo hacia el final la novela toma ritmo. Sin transición, se vuelve introspectiva, lírica y sutil. Desaparecen los largos diálogos y en su lugar aparecen soberbias descripciones. También en ese momento descubrimos de verdad a Tsuda, un protagonista que parece habernos estado esquivando a lo largo de toda la narración; tal vez porque parece que en ese momento el personaje lograra encontrarse también a sí mismo.

El tramo final de Luz y oscuridad nos devuelve al excelente Natsume Sōseki que conocemos de otras obras. Por desgracia, la novela está inconclusa, de manera que no podemos conocer el desenlace de las tribulaciones de Tsuda. La presente edición, a cargo de Impedimenta, incluye un postfacio escrito por Kenzaburo Ōe donde el japonés esboza algunas ideas de cómo podría haber planeado concluir la obra su autor. Sin embargo, dada la falta de concreción de la trama y la falta de definición de los personajes a lo largo de la mayor parte de la novela resulta difícil aventurar qué final podría estar preparando Sōseki. Aunque sí es cierto que es justo entonces cuando el lector empieza a sentir un vivo interés por lo que acontezca.

En resumen, una novela irregular que vuelve a hacernos plantear la necesidad de publicar las obras inconclusas tras la muerte de un escritor.

Más de Natsume Sōseki:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here