¡Indignaos! – Stéphane Hessel

18
31289

¡Indignaos! - Stéphane HesselStéphane Hessel tiene, a sus noventa y tres años, una biografía dedicada a ese concepto que hoy ha caído en el olvido: el bien común. Formó parte de la Resistencia francesa, escapó a la muerte en los campos de concentración nazis, trabajó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ha sido embajador de Francia ante la ONU y todavía hoy es defensor de la causa palestina; sin duda, su currículo le hace acreedor del derecho a lanzarnos este grito «¡Indignaos!».

En este panfleto, Hessel hace un somero repaso de las luchas de su vida y, desde el final de su camino, parece comprender que todo aquello por lo que tantos hombres y mujeres lucharon y murieron, nos está siendo arrebatado. De ahí surge un llamamiento a una insurrección pacífica contra el presente modelo productivista, que nos empuja en una huida hacia delante que el autor resume en la frase «siempre más»; una insurrección pacífica contra una sociedad que no propone « […] otro horizonte para nuestra juventud que el del consumo de masas, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos.»

Al finalizar la guerra, la Resistencia propuso un ambicioso programa para reconstruir una sociedad de la que sus ciudadanos pudieran estar orgullosos. Se creó la Seguridad Social con el objetivo de procurar sustento a quienes no pudieran obtenerlo por medio de su trabajo, así como una jubilación que permitiera a los ancianos trabajadores finalizar sus días con dignidad. Se postuló una organización racional de la economía que subordinase los intereses particulares al bien general. Se exigió la libertad de prensa y la independencia de esta de los poderes políticos y económicos. Se trabajó en favor de una enseñanza obligatoria, universal y gratuita de calidad.

Aquellos logros, los cimientos de las conquistas sociales obtenidas a tan alto precio, están hoy —defiende Hessel—, en tela de juicio. El poder del dinero es tal que se atreve a decirnos que no es posible garantizar los costes de estas medidas que los ciudadanos (y nadie más) se dieron a sí mismos; sin embargo, la realidad es que el dinero necesario para llevarlos a cabo está en unas pocas manos. Y la distancia entre ricos y pobres se acrecienta sin cesar.

Ese es un buen motivo para la indignación. Y en la indignación está el origen de la resistencia. De ahí que Stéphane Hessel nos llame a indignarnos, como primer paso hacia una resistencia que nos conducirá a plantar cara a un estado de cosas injusto. La amenaza puede hoy no aparecer tan clara como aparecía entonces, cuando los alemanes invadieron Francia y era evidente quién era el enemigo. Ante esta amenaza difusa, no por ello menos real y ominosa, el autor nos invita a buscar cada uno situaciones concretas que nos sirvan de motivo de indignación, que nos sacudan de encima la indiferencia y que nos lleven a emprender acciones ciudadanas.

Hasta aquí la recensión de ¡Indignaos!, un panfleto cuya lectura me permito recomendarles, sin omitir el prólogo de José Luis Sampedro. Permítanme además que incluya una reflexión que la lectura del mismo me ha provocado:

En España no tenemos, por desgracia, la tradición de indignación y lucha de la que siempre han hecho gala los franceses. No obstante, nuestra situación sólo difiere de la suya en una cosa: es todavía peor. Sin alcanzar todas las conquistas sociales de las que ellos han disfrutado, permitimos impasibles que nos arrebaten las pocas que nos habíamos concedido. Por eso, me permito copiar una de las partes más emotivas de este emotivo llamamiento que nos llama a la indignación y a la acción:

Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación.  Es un valor precioso. Cuando algo te indigna como a mí me indigno el nazismo, te conviertes en alguien militante, fuerte y comprometido. Pasas a formar parte de esa corriente de la historia, y la gran corriente debe seguir gracias a cada uno. Esa corriente tiende hacia mayor justicia, mayor libertad, pero no a esa libertad incontrolada del zorro en el gallinero. Esos derechos, cuyo programa recoge la Declaración Universal de 1948, son universales. Si os encontráis con alguien que no se beneficia de ellos, compadecedlo y ayudadlo a conquistarlos.

 

Más de Stéphane Hessel:

18 Comentarios

  1. Stéphane Hessel. / SANTOS CIRILO

    Recomendar en Facebook 3.282

    Twittear 1.171

    Enviar a LinkedIn 7

    “Stéphane Hessel, el autor del best seller de 32 páginas ¡Indignaos!, que catalizó y originó el nombre del movimiento ciudadano de los indignados en Grecia y España, ha fallecido esta noche a los 95 años, según ha anunciado su esposa, Christiane Hessel-Chabry.”, de la edición digital del periódico “El Pais”. Descanse en paz.

  2. ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME
    Da la impresión de que se hayan puesto de acuerdo, ¡es increíble! Primero una noticia, luego otra y otra, todas del mismo tenor literal, con el mismo mensaje, ¡parece un milagro!.
    Recién levantado de la cama, para hacer menos rutinario el aseo diario conecto las noticias de la radio y escuchen, escuchen lo que oían mis oídos:
    Su Santidad en Papa manifiesta que en los últimos tiempos ha estado volcado en tareas de evangelización. Confiesa su distracción sobre los problemas que afectan a sus hijos más cercanos. Acaba de enterarse que la crisis económica del mundo mundial, la están pagando los más pobres y ¡eso si que no!. No está dispuesto a consentirlo y a tal fin a convocado un cónclave para denunciar esta injusticia, no permanecerá callado. Anuncia una próxima encíclica de carácter social, no la pone nombre.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    A continuación escucho que el parlamento europeo –los americanos son de otra manera- con todos los pronunciamientos a favor anuncia medidas para poner freno a los desmanes financieros.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Después se manifiesta en Presidente del Congreso que dice hablar en nombre propio y en nombre del Presidente de la Nación y Secretario General de su partido e insta, de forma enérgica – con cierto enojo, diría yo – a la cámara , prescindiendo de la creación de comisiones, a legislar de forma urgente y excepcional para derogar la Normativa Hipotecaria y Desahucios.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigue el Presidente del Poder Judicial dirigiéndose a los señores magistrados u jueces animándoles a dictar sentencias a favor de la dación en pago, en tanto en cuanto, no se cambie la legislación.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigo escuchando ahora al representante de la AEB – Asociación española de banca – que reconoce que la política bancaria debe de dar un giro de ciento ochenta grados…
    Este oyente, no pudo seguir escuchando, lo siento por ustedes no se van a enterarse de más, este oyente se emocionó, que les voy a decir, le pudo el sentimiento y pensó: ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME.
    Perdonen de nuevo, este oyente es muy emotivo.

  3. NO SAQUEIS LOS PIES DEL TIESTO
    Os lo dice vuestra madre, no seáis orgullosos, no seáis rebeldes, sed humildes como los corderos. Haced caso a su experiencia avalada por dos mil años largos, llenos de avatares. El mundo es astuto como las serpientes y puede prenderos en sus redes, como a tantos..
    Confiad en vuestra madre, abandonaos confiados en sus brazos, no tenéis edad todavía, ni la madurez precisa para saber lo que os conviene, de eso se ocupa vuestra madre.
    Ved como acabaron vuestro hermanos Tomás Moro – luego santo -, Romero, Ellacuría , Juan Ramón Moreno, Amando López, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Joaquín López y López …, si le hubieran hecho caso a su madre no les habría pasado lo que les pasó.
    Vuestra madre os ama, aunque a veces tenga que regañaros y mandar callar, por vuestro propio bien, como a vuestros hermanos Jon Sobrino, José Antonio Pagola, Juan Masiá, Robert Haight, Jacques Dupuis, Charles Curran, Bernhard Häring, Edward Schillebeeckx, Teresa Berger ,Joan Chittister….
    Vuestra madre sufre cuando se ve obligada invitar a alguno de sus hijos a abandonar la casa como a Hans Küng , Leonardo Woff – “La humildad es una virtud, la humillación un pecado “-, Lavinia Byrne, Tissa Balasuriya, José María Diez Alegría, Benjamín Forcano, José María Castillo, Juan Antonio Estrada. No puede consentir que cundan los malos ejemplos.
    Si mis hijos, a los que he tenido que regañar y dar un tirón de orejas y aquellos a los que he invitado a salir de casa, no se corrigen acabarán como los primeros, ¡preservaos del mundo!, os lo dice vuestra madre que os quiere.
    Que hablen los muertos.

  4. Adjunto comentario enviado por Jesús Barriuso Gutiérrez, excelente jurista y mejor escritor y poeta, en contestación a otro realizado por Raúl Ibáñez en defensa de la dación en pago.
    Tiene mucha enjundia:

    …¡PERO EN MANOS DE QUIEN ESTÁ EL PANDERO, RAÚL!, que diría mi amigo Jenaro, supongo que todo esto tendrá que ver con el milenarismo del 2012, porque no cabe ni un tonto más ni una realidad más, que no sea una tontería repetida y a qué precio las pagamos.
    Si no estuviera vacunado contra los axiomas que apuntalan “este mundo feliz” que Husley presagiaba antes de que el Papa riñera a Cardenal o que la ambición asesinara a Romero por ejemplo y cuyo paradigma acaso sea el que las normas hechas por ciudadanos representando a otros ciudadanos tengan que ser desencriptadas por los abogados que pasan de ser elementos auxiliares por la ineptitud o maldad de los primeros a la inexcusable fuente de poder que detentan y que me llevó al abandono del ejercicio del derecho – aunque era gratuíto- en cuanto aparecieron los Sindicatos (¡…y esa es otra…!), me hubiera indignado aún más que mi amigo y coloquesea – o sea: todo- Raul, de “La Casa de Burgos”, ante la carta que el representante de los usureros envía a la octava plaga, la ministra Salgado sentando cátedra con su visión antropocéntrica de la realidad, – “esto siempre ha sido así porque así lo he vivido yo siempre”- y que nos devuelve al momento anterior a Hanmurabí, antes de que institituyera “EL Talión” y creara un principio de igualdad proporcional liberador de la afrenta y la culpa, en que “siempre y para siempre mi Clan atacará a tu Clan y sin que quepa la paz, pues fuí ofendido”. Pues mire, Sr. Martínez (que los de izquierda humanista somos muy educados) no otra cosa es la pignoración de un bien que la consecuente finalización de la deuda que avala, máxime cuando ha sido valorado por el prestamista y con pigües e injustos beneficios.
    Es más y concluyo:sólo la legislación consecuente con ello, esto es, que la entrega de lo hipotecado extingua la deuda – con las salvedades que sean por el posible deterioro- evitará futuras burbujas especulativas, ya que, según se ve, la jodida condición humana no lo va a hacer.
    Queda en paz de guerra, mi querido amigo.

  5. Raúl, tiene claro el como gastar esos ahorrillos que tenía reservados para las vacaciones y se pone a disposición de todos aquellos con problemas de hipotecas. Decirme donde vivís y la dirección de banco, yo me desplazo a vuestra ciudad, solicitamos permiso, avisamos a los medios de comunicaación y vuelvo a coger la pancarta…
    Que todos se enteren de la orgía en la que se refocila la banca.

  6. A LOS ERUDITOS:
    A los puristas, a los de la Real Academia de la Lengua tengo el deber de aclararles que “ORGÍA” se escribe sin hache.
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “hum”+vocal. Ej: Humano, humo…
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “ue”, “ ui “, “ ia “, “ ie “ y sus derivados…
    En el comentario que envié titulado” INDIGNAOS “ escribí horgía con “h”, no en todos los casos, les explico: Me refería a un tipo de orgía que por su propia especificidad hacía necesario el uso de la “h”, a la horgía hipotecaria – permítanme la licencia a futuro de seguir usando la “h” cuando me refiera a la horgía que practica la banca, en connivencia con el gobierno, refocilándose, cual piara, en el cieno de las pocilgas al aplicar la Normativa Hipotecaria -, resumiendo: Horgía = Orgía hipotecaria.

  7. VIVIR EN PLENITUD
    Somos lo que soñamos ser, somos lo que queremos ser, sin condicionantes, basta soñar y querer para que así sea.
    La ira, la indignación, la rabia ante el pecado estructural, son el revulsivo que nos dignifica, que remueve nuestras entrañas de misericordia, que nos lleva a interiorizar el dolor ajeno y a sentirlo como propio.
    Vivir en plenitud no significa necesariamente se feliz, vivir en plenitud es vivir impregnados de todo los que nos rodea,sin volver la cara a lo malo, soñando y trabajando para hacer de esta mierdé, algo mejor.
    La fé mueve montañas.

  8. ¡¡ INDIGNAOS !!
    El hombe ha perdido el VERBO, el de la fé – ” y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” – y el lingüístico.
    Maestros de la indignación en ambientes tabernarios, que ya no huelen a tabaco sino a humanidad, el español de a pié sufre con resignación ¿cristiana ? todo lo que le echen.
    Recogidos, contenidos, modulados, prudentes… lo aguantan todo en otros ambientes, ! no hay mal que cien años dure¡. Ni cristiano que lo soporte.
    Ahora o nunca. ” Dentro de cien años todos calvos”..

  9. ¡¡INDIGNAOS!!
    Los señores del puro, justifican las depresiones económicas mediante su ejército mercenario de economistas que intoxican a la opinión pública con teorías contrarias al sentido común y a otras de profesionales independientes. El mal es la banca.
    Gasto público in-crescendo, tropecientas administraciones de dudosa eficacia, duplicidad de funciones, duplicidad de costes.
    Políticos que votan en contra de la congelación de sus sueldos, dietas…que no renuncian a viajar en clase preferente ¡ que estilazo!
    Prebendas, malversaciones, cohechos, amiguismos… moneda de cambio entre los políticos, sean del partido que sean.
    Cinco millones de parados, “ los que realizan cursos formativos no son contabilizados, están trabajando para el país ”
    La flexibilización del mercado laboral, tributo del gobierno a los del puro para seguir en el machito, se demuestra ineficaz, aumenta mes a mes el número de desempleados. La ministra de economía contradice al presidente del gobierno, el horizonte de crecimiento económico, de creación de empleo, no parece estar a la vuelta de la esquina.
    Se pretende el abaratamiento de costes laborales, dicho de otra manera, el retirar del mercado con indemnizaciones mínimas, a los profesionales con experiencia y sueldos comparativamente altos y sustituirlos por profesionales jóvenes peor pagados.
    Salarios congelados para los trabajadores en activo y pérdida de derechos conseguidos con sudor y lágrimas en el último siglo.
    Funcionarios, cautivos de las administraciones, ven como, de forma extracontractual, sus salarios son reducidos, por real decreto, una media del cinco por ciento. ¿ Quedará dinero para pagarles el año que viene?.
    Jubilaciones a los sesenta y siete (67) años, ¡que paradoja!, cuando el acceso al mercado laboral resulta difícil, por no decir imposible, a partir de los cuarenta y cinco (45) años.
    Recorte sustancial de las pensiones al aumentar los periodos de cotización. Los de carrera laboral corta deberán de contratar urgentemente un plan de pensiones privado, el gobierno no les devolverá el dinero aportado en sus cotizaciones porque no llegan al tope marcado.
    Sistema de pensiones de jubilación en equilibrio inestable, con pensiones congeladas, cada vez somos más y menos los cotizantes que permiten su sostenibilidad, consecuencia directa de la destrucción de empleo.
    Empleo juvenil escaso, inestable y mal pagado. Juventud con un futuro incierto abocado a la emigración.
    Escalada de precios en productos de primera necesidad, luz, carburantes, alimentación…
    Indígnense, ó ¿quieren más?.

  10. ¡¡INDIGNAOS !!
    Indignémonos todos por ese escándalo, esa horgía despiadada y depravada de avaricia, que practica la banca, de forma caínica, en connivencia con el gobierrno, llamada Normativa Hipotecaria que ha dejado, en los últimos cinco años, a más de un millón de familias en la calle, sin vivienda, atados de por vida a una deuda que no prescribe, desposeídos del bien que la originó.
    Indignémonos todos con aquellos que nos convidaron al banquete y ahora nos lo hacen pagar.
    Indignémonos todos con aquellos que nos abocaron a estirar mas el brazo que la manga.
    Indignémonos todos con aquellos que nos imponen la cláusula, con suelo del cuatro (4%) y techo del veinte (20%).
    Indignémos todos que motivos no nos faltan.

  11. CRISTIANO INDIGNADO ANTISISTEMA.

    José Serafín Béjar Bacas, profesor de Cristología, Antropología Teológica e Historia de la Teología Contemporánea de la Facultad de Teología de Granada, ha realizado un profundo análisis del cristianismo a través del tiempo y visto desde distintas perspectivas filosóficas e ideológicas. Da comienzo a su exposición citando a filósofos de la talla de Nietzsche, Kant o Hegel, quienes a través de sus ensayos han atacado a la teología o han cuestionado el binomio fe-razón.

    De esta forma, Béjar Bacas ha concluido afirmando que el cristianismo va más allá del libro, “no es por lo tanto la religión del libro, sino la religión que confiesa el acontecimiento de Dios”. Así, asegura que ” EL CRISTIANISMO ES ANTISISTEMA ” y que no puede encerrarse en ningún libro, ni siguiera en la Biblia o en el catecismo”. El profesor de Cristología ha llegado a afirmar que en ocasiones “la teología no ha dejado a Dios ser Dios”.

  12. Raúl Ibáñez Martínez ya estaba indignado mucho antes de leer a Hessel.
    Ver: Y Raúl cogió la pancarta… Diario de Burgos digital.

  13. Sra. Castro, créame si le digo que me parece harto loable su tarea de concienciar al adormecido desde la tribuna de solodelibros. Desde que soy seguidor de este rincón de lectura, la presentación de muchos de los libros propuestos por usted indica muy a las claras su preocupación por temas que, para desgracia de todos, “indignan” poco al españolito de a pie.

    No soy muy joven, tampoco un carcamal (eso creo yo), pero he vivido cambios en nuestra sociedad que me desesperan y me hacen algunas veces rebelarme, todavía más, contra el mundo actual. Esta mala sangre, se puede calificar así, aumenta cuando observo los comportamientos de pasotismo que impregnan a la gran mayoría de la que debería ser el motor de cambio de nuestros tiempos: la juventud. Me parece desesperanzadora su despreocupación ante todo, viven anestesiados; desconocen, y lo que es más grave no les interesa conocer, la realidad del mundo que les rodea (se dirá, que no toda la juventud se comporta así, pero basta ser algo observador y un poco sincero para ver las inquietudes que mueven a muchos de nuestros jóvenes). Una lástima para todos.

    Aunque actitudes como las de usted se parezcan mucho a un grito en el desierto, no deje de levantar la voz y siga presentando libros que denuncien nuestra realidad y muevan a la reflexión. Gracias y un abrazo.

    • Gracias Miguel.

      En el fondo, solodelibros no es más que un diario de lecturas y, efectivamente, en él quedan recogidos los gustos e inquietudes de quienes lo formamos.

      A mi me preocupa el lamentable estado político y social de este mundo pecador; y especialmente de mi país. Creo que es tarea de todos permanecer al tanto para poder actuar desde el conocimiento de causa. Si lo hubieramos hecho así, tal vez no nos veríamos como nos vemos (y lo que es peor, como nos veremos).

      Acierta usted al decir que esto es un grito en el desierto, porque por desgracia la inyección de anestesia ha sido bien puesta. Pero me gusta lanzarlo igual, porque estoy convencida de que cada vez somos más los que lo oímos. Y no me cansaré nunca de decirlo: otro mundo es posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here