Cómo ser el señor Lehmann – Sven Regener

2
1097

Quizá podríamos decir que Cómo ser el señor Lehmann es una novela “generacional”, entendiendo ese término como la representación de una clase sociocultural determinada en un momento histórico concreto. Quizá podríamos, sí, y no andaríamos muy desencaminados; de hecho, este punto es lo que hace que los méritos de esta novela (que los tiene) queden relegados a un inevitable segundo plano al poner en contraste la pertinencia de ciertas actitudes, valores, referencias culturales o costumbres del año 1989 (en el que se sitúa la obra) en un marco crítico —como lectores— contemporáneo.

El universo narrativo en el que se mueve Frank Lehmann, el protagonista de la novela, nos resulta a la vez desconocido y cercano; el Berlín de la caída del muro está descrito con minuciosidad, con una atención especial sobre su geografía urbana, pero sólo sirve como marco físico para el desarrollo de la narración, sin actuar como personaje secundario. Esa intimidad que Sven Regener trata de alcanzar con sus pormenorizados recorridos por la ciudad es casi folclórica: Berlín aparece como un territorio demarcado y jerarquizado, un lugar perfectamente reconocible en su versión real, pero prescindible como personaje o elemento narrativo.
No sería éste un punto a tener en cuenta si no fuese porque Cómo ser el señor Lehmann plantea una historia con profundas raíces culturales: Berlín es importante no tanto como lugar, sino como actor. La caída del muro sirve de clímax a la novela, por ejemplo, porque también sirve como punto de inflexión en la vida de Frank; aunque evidente, ese paso hacia la madurez (escenificada con humor en todo el texto) debe corresponderse con el marco en el que Regener sitúa su trama. Sin embargo, la ciudad queda relegada a un segundo plano ramplón, sirviendo más como mapa de las correrías de los personajes que como escenario metafórico de sus andanzas.

Con todo y con eso, la novela tiene dos méritos claros: en primer lugar, un sentido del humor fresco y muy irónico; en segundo, un protagonista que, aunque no perfilado con excelencia, provoca una empatía digna de tener en consideración. Frank Lehmann es un clásico personaje “desgraciado”, un perdedor en el más puro sentido de la palabra, pero también un ser entrañable por su fragilidad. Su aparente desenvoltura y su desprecio por la responsabilidad se ven comprometidos por los sucesivos cambios que experimenta unas pocas semanas antes de cumplir los treinta, momento que Regener parece señalar al hacerlo coincidir con el acontecimiento antes mencionado. Pero la importancia de ese cambio (más insinuado que descrito o mostrado) queda diluida por el sarcasmo con el que tanto Frank como otros personajes, en particular su amigo Karl, encaran cualquier suceso. Ese humor, que se refleja sobre todo en los diálogos (hay conversaciones hilarantes que suscitan la carcajada), aligera la tensión implícita en el desarrollo de la historia, pero también remarca la inevitable asunción de nuevos retos que debe hacer el protagonista. Cómo ser el señor Lehmann oscila así entre la ironía y el desconsuelo, entre la libertad sin ataduras y la responsabilidad necesaria. Sven Regener contrapone dos modos de vida (o, al menos, el modo de vida de Frank con otros posibles) para conducir la historia hacia unos interrogantes disfrazados de chiste, de broma, pero cuya importancia es insoslayable.

Una novela divertida, amable y con una intención subyacente meritoria, pero fallida. Aun con todo, no creo que nadie pueda aburrirse con ella.

2 Comentarios

  1. No he terminado de leerlo, pero mi primera impresión es que se queda en el camino. ¿Un buen libro de humor? Sin duda, SITUACIONES BERLINESAS, del también alemán Raul Zelik, insuperable!

  2. Cómo ser el señor Lehmann, de Sven Regener…

    Resulta siempre tan complicado encontrar un buen libro de humor que estoy siempre a la búsqueda de encontrarme con él entre las novedades que nos inundan en la librería. Cuando llegó Cómo ser el señor Lehmann de Sven Regener, pensé que este podría ser …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here