Cómo vivimos y cómo podríamos vivir – William Morris

0
2036

Cómo vivimos y cómo podríamos vivir - William MorrisWilliam Morris fue un hombre atípico, comprometido y sumamente inteligente. Diseñador textil durante la revolución industrial, pronto dedicó sus esfuerzos a difundir su ideario socialista por Inglaterra, promoviendo conceptos tales como la nobleza del trabajo humano, la necesidad de la igualdad de clases o el peligro que suponía el progreso tecnológico desaforado. Quizá sus puntos de vista más interesantes se hallen, no obstante, en su mirada como esteta, convencido de que la belleza, la contemplación del arte y el respeto por los dones que otorga la naturaleza podían redundar en beneficio del modo de vida del ser humano.

En las tres conferencias que conforman este librito (‘Cómo vivimos y cómo podríamos vivir’, ‘Trabajo útil o esfuerzo inútil’ y ‘El arte bajo la plutocracia’), estas ideas se repiten con fuerza y convicción. Para Morris, utópico irrefragable, las condiciones de vida que sufrían los ingleses a fines del siglo XIX eran fruto, en buena medida, de un progreso desmedido y un desarraigo moral y estético absoluto. Aunque cándido en extremo, hay un detalle que no pasa desapercibido en el pensamiento del inglés: su inmarcesible actualidad. Pese a vivir entre 1834 y 1896, muchos de los juicios de William Morris podrían aplicarse a nuestra sociedad actual con total pertinencia. Baste este ejemplo:

[Los] Estados se componen de tres clases sociales: una clase que ni siquiera aparenta trabajar, otra clase que aparenta trabajar, pero que no produce nada, y una clase que trabaja, pero que está obligada por las otras dos clases a realizar un trabajo a menudo improductivo. La civilización, por lo tanto, desperdicia sus recursos y seguirá haciéndolo mientras el sistema actual perdure.

Una última nota para hablar de la edición. Este librito está primorosamente ideado por una pequeña editorial riojana, Pepitas de Calabaza. Acostumbrados a las encuadernaciones desmazaladas y a los diseños tipográficos horríficos, es de agradecer un volumen cuidado, bien compuesto y con un diseño original y atractivo. Una felicitación para ellos.

Más de William Morris:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here