Cromos – Felipe Alfau

4
1247

Cromos - Felipe AlfauHace poco comentaba en esta bitácora el descubrimiento de un libro magistral, imprescindible, y por desgracia, casi olvidado. Se trataba de «Locos«, la primera obra de Felipe Alfau (1902-1999), escritor español en lengua inglesa.

«Locos» me dejó tan gratamente sorprendida, tan impresionada por el buen hacer literario de Alfau, que no ha pasado mucho tiempo hasta que he probado suerte con la segunda, y última, de sus obras: «Cromos». Lamentablemente tengo que decir que, así como «Locos» me subyugó, «Cromos» me ha defraudado. Qué duro golpe para un lector, cuando de un libro del que lo esperamos todo, sólo recibimos cansancio y decepción.

«Locos» me cautivó por su asombrosa modernidad, por lo chispeante de las mil historias que entrelaza con acierto y por la manera en que su autor trata a los personajes, describiendo mil facetas distintas de cada uno en cada historia, pero siempre de manera verosímil. Pero nada de eso hay en «Cromos», a pesar de que recupera a los personajes de la novela anterior y de que intenta ser una mixtura de historias delirantes, también como la precedente.

El hilo conductor es la vida de los ‘americanizados’, emigrantes españoles residentes en Nueva York que tratan de conservar sus raíces a la vez que se integran en la vida de la ciudad donde todo puede ocurrir. Esta es la excusa que esgrime Alfau para saturarnos con un tipismo español saturado de toros, tapas, vino, baile y toque, y mujeres con mantón y peineta, que acaba por aburrir. A este delirio de españolismo se unen las historias de García, amigo del anónimo narrador, al que ya encontramos en «Locos». García es un intento de escritor que lee sus proyectos de novelas y guiones cinematográficos a su paciente compañero. De este modo, el argumento de la narración de García, al estilo de aquéllas de Guillermo Gautier Casaseca, pespuntea toda la historia de los emigrantes españoles que se reúnen a beber vino en un bar llamado El Telescopio.

Otro aspecto que me ha defraudado es el tratamiento de los personajes. Como queda dicho, Alfau se sirve de algunos de los que aparecieron en «Locos», pero no es capaz de retratarlos con la brillantez que supo imprimirles en la primera novela. De hecho, excepto porque tienen los mismos nombres, es difícil reconocerlos. El autor los ha convertido en meros arquetipos de la España cañí, y desfilan por el libro como toreros y bailaoras carentes de interés.

Sin embargo, el principio de la novela promete. O será que en los labios aun me quedaba el regusto de la magnífica «Locos». Pero unas cuantas páginas más adelante se descubre que no hay rastro de la brillantez de la anterior, que los personajes son sombras de lo que fueron en «Locos» y que en general todo es terriblemente decepcionante.

Por eso, aceptadme el consejo: leed «Locos», olvidad «Cromos».

Más de Felipe Alfau:

4 Comentarios

  1. lei cromos hace unos años y me parecio distinta y muy buena, quiza algo densa, espero encontrar locos, cuentos españoles de antaño y los poemas cursis

  2. Pues yo siguiendo tus recomendaciones leí ‘cromos’ e incluso ‘cuentos españoles’ (no encontré locos). Y la novela está bien, pero no muy bien, y me decepcionó un poco. Pero si como cuentas Locos es mejor ahí que me voy.

  3. Hola:
    sí es una novela tópica, pero a mi entender es lo que busca Alfau, enseñar que los emigrantes lejos de su tierra, se vuelven , son y recuerdan su patria como un suceder de todos lo tópicos tipicos que suelen usarse para definirla cuando no se la conoce. De ahí el título «cromos» comos lo cromos descoloridos ,que encontró en aquella pared húmeda de aquella habitación olvidada en Nueva York, de toros, toreros, bailarines, charangas y panderetas…
    un saludo
    wineruda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here