Deshielo y ascensión – Álvaro Cortina

6
2283

Deshielo y ascensión - Álvaro CortinaHay novelas cuya aspiración es describir la realidad, mientras que otras optan por construir una realidad propia, un universo dentro del cual el autor haga funcionar sus propias reglas para conectar con el lector y hacer llegar su idea o visión. Este es el caso de Deshielo y ascensión, un libro de temática inclasificable por lo ambicioso de su estructura y de su trama. Una obra sólida, perfectamente diseñada desde el punto de vista estilístico, narrada con un pulso y una solvencia inauditos y con una trama que aúna lo fantástico con lo real de manera inteligente. Álvaro Cortina se ha descolgado con una primera obra magnífica, capaz tanto de atrapar al lector por lo curioso de sus historias como de seducirle con la variedad de ideas que se proponen a lo largo de sus páginas.

Resumir en pocas palabras la historia de Deshielo y ascensión es complicado, ya que hay multitud de pequeñas tramas que se cruzan y una miríada de conceptos, ideas y motivos que contribuyen a enriquecer el conjunto. La novela comienza con una excursión de caza en un desolado paraje del ártico, que se complicará por diversas razones. La obra se divide en cuatro partes, cada una de ellas narrada por un protagonista distinto, aunque cada historia se conecta con el resto de una forma u otra, dando como resultado una historia más o menos lineal, si bien interpretada y contada desde varios puntos de vista. Así, iremos conociendo a Isaac Erikson-Vargas, un millonario cazador que se ve obligado a sobrevivir en condiciones extremas; a Stefano Lenz, un ingeniero grandilocuente y presuntuoso que trabaja en una base científica en el ártico; a su mujer, Solange, que conocerá a un pintor religioso de costumbres extrañas y que la acercará al concepto de mística; y, por último, a un innominado hombre que se encarga de recuperar una obra del citado pintor de una base espacial, pero que terminará encontrado inusuales problemas para ello…

Aunque a priori estas historias pueden parecer descabaladas e inconexas, lo cierto es que la novela teje una estructura compleja y rica en matices que consigue hilvanar a la perfección unas y otras. Lo que comienza como una narración de aventuras, con ciertos ribetes fantásticos, pronto deviene… otra cosa: una obra casi de tesis, repleta de soliloquios de una belleza conceptual poco común, con ideas bien urdidas y unos personajes cuyas vicisitudes importan mucho menos que sus pensamientos íntimos. El autor ha conseguido labrar una obra que atrapa con su propuesta temática al combinar géneros dispares, pero sobre todo al crear todo un universo referencial cargado de reflexiones, teorías y conjeturas. Deshielo y ascensión es una novela completa y exigente, que más allá de ofrecer una trama ingeniosa, convierte la lectura en un ejercicio de pensamiento sobre aquello de lo que trata; que es mucho, ya que en las diferentes partes podremos elucubrar sobre pedagogía, sentimientos, teoría del arte, etc. Y todo ello insertado en un texto que, así mismo, juega con los estilos y los géneros para servir al lector una experiencia heterogénea. Quizá la inexperiencia como novelista del autor se aprecia aquí, ya que algunos pasajes son más arduos que otros, pero en general el resultado es brillante.

Deshielo y ascensión es un libro diferente, intenso, ambicioso y exigente; cualidades todas ellas que hacen de la lectura un placer, y que convierten a Álvaro Cortina en un autor a tener en cuenta en el futuro. Es una novela que encierra en sus páginas mucho más de lo que podamos pensar con un vistazo superficial, por lo que les recomiendo que le den una oportunidad y se sumerjan en su lectura. Seguro que les sorprende.

6 Comentarios

  1. Llevo gran parte del libro leída, y me he puesto a buscar por la web algo sobre él porque, simplemente, no podía dejar de hacerlo. La verdad es que es un libro bastante especial. Distinto. Y eso es algo bueno. No puedo añadir nada que no se haya dicho ya, pero lo recomendaría sin dudar (eso sí, a gente que supiera de antemano que pudiera disfrutarlo como se merece). Y me gustaría felicitar a la editorial por la cuidada edición que nos presentan, algo que lo hace atractivo por dentro y por fuera.
    A mí, al contrario que a Miguel en su comentario anterior, el hecho de que el libro viniera con ESA bolsa -llamémosla- de playa me hizo más ilusión que si me hubiera tocado la lotería. Bueno, quizás no tanto, pero se entiende la idea.

    • Hola, Cora. La verdad es que Deshielo y ascensión es distinto, en efecto; pero en el sentido más exigente del término, porque lo considero una lectura arriesgada y profunda. Nos hace cuestionarnos muchas cosas y no «regala» nada, sino que pide al lector una intervención constante, ya sea para dilucidar lo que ocurre, ya para imaginar lo que hay detrás de algunas escenas. Puede que no sea una obra maestra canónica, pero sin duda es una novela inteligente, bien planteada y ejecutada con mucha sagacidad.

      Gracias por comentar. Un saludo.

  2. Como ya dije en algún otro post, me cuesta un enorme trabajo hacerle frente a cualquier novela española actual, sea del género que sea; algo instintivo me lo impide. En este caso, a pesar de los esperanzadores comentarios de la reseña y ya con el libro en la mano, volví a dudar por un hecho si se quiere banal, al comprar la novela de Álvaro Cortina te obsequiaban con una bolsa negra, taraceada con despampanantes letras amarillas: “Someone who loves me very much went to Alpha Centauri BB (RA: 14 40 Dec: -60,8) and brought me this tote bag”. El dependiente sacó del mostrador la bolsa en cuestión y, al alargármela, viendo mi titubeo, – si siempre desconfío de las compras tipo 2×1, en artículos culturales me resultan simple y llanamente impensables – receló con razón de completar la venta… Al final, quizás por una extraña mezcla de vergüenza y desconcierto, pagué y salí de la librería con mi libro y su bolsa de regalo.
    Por este hecho o vaya usted a saber por qué la novela ha estado en mi biblioteca más de lo debido, sin animarme a leerla, hasta que el otro día me percaté del sorprendente contenido de su solapa: Audiciones recomendadas durante la lectura. Novedoso en verdad. Así que picado en la curiosidad, pero algo reticente, inicié mi aproximación a “Deshielo y ascensión” no por su parte escrita sino por su partitura musical. No soy un gran melómano, por lo tanto la opinión puede que no sea de mucho peso, pero aún con mis escasos conocimientos del pentagrama me atrevo a calificar la recomendación musical de espeluznante. Composiciones estridentes, sonidos descompasados y carentes de armonía que ponen los pelos como escarpias parecen ser, para sorpresa general, lo más adecuado a la hora de acompañar la lectura de la novela. En mi memoria quedan grabados “ad eternum” los nombres de compositores como Ligety, Guerrero, Messiaen, Scelsi … A Schubert, la ópera no es materia que domine, no lo incluyo entre ellos por respeto a su “otra” música. En resumen, un mal presagio para dar comienzo a cualquier lectura.
    Y arranqué ya con el libro por su primera parte, “Hommstadt”: “Con todo aquel blanco masivo, uno al respirar debía andarse con cuidado.” La impresión, tras unas pocas páginas, comenzó a mudar desde el mal presagio inicial al de la sorpresa total. ¿Qué es esto?, una novela de ciencia ficción donde los héroes van de cacería, – si sustituimos al desdichado león “Cecil” por un rebaño de renos y al dentista de Minnesota por un millonario desplazado desde Corralito, la cosa no tiene vuelta de hoja -, o una tomadura inmensa de pelo… Sigamos leyendo. Sí, más bien parece una tomadura de pelo: un mar helado, un sol de prístino brillo, cucarachas, ermitaños fagobitas. Pero, por favor, si hasta los nombres de los protagonistas suenan a telefilm de segunda serie, ¿puede alguien llamarse Erikson – Vargas? No importa continuemos para ver por dónde van los tiros… “Envuelto en sangre, un poco más animado, saqué mi gran cuchillo matarife y me dispuse para la operación definitiva. Silbaba algo, no recuerdo qué. Una canción cualquiera. FIN DE LA PRIMERA PARTE”. Ahora sí que no entiendo nada, ¿esto acaba así?, ¿qué pasa con el tal Erikson – Vargas?
    El caso es que continué con los tres capítulos siguientes, “La base de Furth/Isoko Lithium – 3000”, “Sitka” y “Abadía de Isenheim”, para, casi sin darme cuenta, acabar en un santiamén un libro sorpresivo y sorprendente, tanto por lo indefinible de su género como por la propuesta que plantea. No estamos ante un ejemplo más de novela de ciencia ficción, tan en boga durante los últimos años, ni mucho menos ante un libro de aventuras, el género aquí, – como bien apunta el Sr. Molina -, importa poco, porque para Álvaro Cortina priman más en el peso narrativo las ideas que los escenarios en los que se exponen. Los hielos árticos, el villorrio embarrado de Sitka o la abadía orbital de Isenheim son solamente los atrezos precisos para poner en pie una novela coral, – excelente, diría yo -, a cuatro voces, que esconde entre líneas mucho más de lo que llega a mostrar de forma explícita.
    En sus cuatro partes se vuelcan multitud de reflexiones sobre la soledad, la familia, las relaciones conyugales, la educación de los hijos, la religión, el arte; un conglomerado de temas que surgen, casi a lo largo de todo el libro, de la pluma de Álvaro Cortina con una escritura rápida, fluida y dinámica. He empleado el adverbio casi porque en algunas ocasiones, – recuerdo ahora las disquisiciones teológicas sobre la eternidad -, la narración se hace de difícil deglución pero, en general y teniendo en cuenta que nos encontramos ante una “opera prima”, la novela supera con muy buena nota estos vaivenes narrativos.
    El “Seguro que les sorprende” final de la reseña está muy justificado. “Deshielo y ascensión” sorprende y mucho, tanto que, en este desigual año de lecturas, no dudo en incluirla entre las mejores novelas leídas. Prueben y verán como estoy en lo cierto.
    Cordiales saludos a los seguidores de solodelibros

  3. ¡Rediez, Sr. Molina!, ¿no parece un poco estrambótico el libro?

    Después de leer tu reseña no sé a qué santo quedarme. ¿Qué es este batiburrillo?, una novela de exploradores árticos, de astronautas, de científicos sesudos o un tótum revolútum que únicamente persigue sorprender al lector. ¿No será otra novela al estilo de “Coronas de flores” de Javier Calvo?, lo digo por eso de que el género de ciencia ficción vuelve a estar muy de moda, igual que le pasó no hace mucho al relato gótico.

    ¿No nos estarán inyectando en vena, precisamente, una oportunista sobredosis de lo que el público lector busca y necesita, ahora?

    Un fuerte abrazo

    • Hola, Miguel. Estrambótico es, en efecto, pero no es un libro al uso, al menos en el sentido de ceñirse a modas o estilos. Su temática, en realidad, es lo menos importante, porque la narración se fundamenta en los monólogos de los cuatro protagonistas, y son sus reflexiones las que llenan de contenido la lectura. Es cierto que la mezcla de géneros es un tanto heterodoxa, pero créeme, los componentes de género (sea ciencia ficción o novela de aventuras) son meros detalles que sirven como aderezo a la trama.
      Es una novela con altibajos, por supuesto, quizá como consecuencia de ser la primera del autor; y, de hecho, tiene algunos pasajes ramplones. Pero el conjunto es muy bueno, ya que se centra en desarrollar ideas desde los soliloquios de los personajes, y eso lo hace con inteligencia y sensatez.
      Bien saben todos los seguidores de esta página que no somos dados a la literatura española contemporánea, y menos aún a los autores noveles (sin desmerecer a nadie, vaya eso por delante); pero con Deshielo y ascensión creo que merece la pena hacer la prueba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here