Días de fuga – Bill Ayers

0
918

Días de fuga - Bill AyersA mediados de los años sesenta del pasado siglo Bill Ayers era un joven que deseaba implicarse en la construcción de una sociedad mejor para los Estados Unidos. Se había acercado con poco éxito a los movimientos en favor de los derechos civiles cuando estalló la guerra de Vietnam. De inmediato se involucró en las protestas que recorrieron el país y que trataban de hacer ver la injusticia de la intervención militar.

Sin embargo, el grado de anestesia de la población, que contemplaba cada noche durante la cena las cifras de muertos vietnamitas con indiferencia, motivó a Bill Ayers y a su grupo (The Weather Underground) a radicalizarse. Su espíritu de lucha se resumió en una frase «Traer la guerra a casa». Y para ello promovieron y realizaron distintas acciones violentas, incluidos algunos atentados con bomba, pero sin víctimas, en varios edificios gubernamentales.

Días de fuga es una remembranza, lúcida y poética, de aquellos días. Días salvajes, donde el empuje de la juventud, ese sentimiento de implicación y de urgencia que los años nos arrebatan, nos lleva en volandas, a veces por caminos insospechados.

En el libro, Ayers hace un repaso apasionado por aquellos trepidantes años en el que no busca justificarse ni exculparse. Simplemente describe los acontecimientos y trata de explicar qué pensaba y sentía en aquellos momentos para que el lector pueda comprender las decisiones que tomó.

La vida durante ese tiempo no resultó sencilla: ser un weatherman implicaba vivir en la clandestinidad, sin contacto con familia o amigos, aparecer en las listas de los más buscados del gobierno o tener que pasar de una identidad falsa a otra en una huida continua del FBI. Además, la compañera sentimental de Bill falleció mientras manejaba explosivos en la preparación de un atentado.

El libro resulta un repaso por los recuerdos de un tiempo convulso vivido con intensidad. Un repaso a veces algo confuso, pero casi siempre apasionante. Mientras se lee, resulta evidente que el hombre que lo ha escrito ya no es la misma persona que tomó aquellas decisiones o realizó aquellos actos. La madurez le ha separado de aquel joven intrépido, que, sin embargo, sigue vivo en él, marcando el nivel de compromiso de Ayers para el resto de su vida.

Bill Ayers decidió actuar, combatir la injusticia que veía a su alrededor. Tal vez cometió un exceso cuando, con sus actos, quiso dar un aldabonazo a las gentes que dormían el sueño americano. Su testimonio suscita preguntas (y esa es tal vez la mejor recomendación de un libro de estas características): si las acciones de los weatherman fueron excesivas, ¿no lo fue también la guerra de Vietnam?, ¿no lo es cualquier guerra?; si la violencia no es legítima, ¿por qué los gobiernos la comenten?

Días de fuga resulta una lectura especialmente interesante en estos días en que aquellas guerras que algunos decidieron declarar fuera han decidido venir a visitarnos a nuestras casas y están llamando con fuerza a nuestras puertas. Y lo es porque nos recuerda dos cosas: si la violencia es ilegítima, lo es siempre y para todos; si de verdad queremos construir un mundo mejor, tenemos que implicarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here