El camello Xiangzi – Lao She

0
1131

El camello Xiangzi - Lao SheEl camello Xiangzi entronca con esa tradición literaria —cuyo máximo representante tal vez sea Dickens— que ha reflejado en sus obras la penosa existencia de los desfavorecidos, haciéndonos recordar lo que tan a menudo olvidamos: que son seres humanos como nosotros mismos.

Lao She consiguió con esta novela el difícil logro de retratar las condiciones de la sociedad de su época a la vez que contaba una historia universal y atemporal: la de quienes emigran del campo a la ciudad en busca de una vida mejor.

Lao sitúa la acción en la populosa Beiping (la actual Beijing) que en la década de los años treinta del pasado siglo había perdido su estatus de capital de China. Eran tiempos turbulentos, cuando el gobierno nacionalista y el Partido Comunista Chino se enfrentaban por el poder, a lo que se unía la amenaza de la invasión japonesa.

Las condiciones de vida en Beiping son muy duras, pero a ella llega el camello Xiangzi desde el campo dispuesto a ganarse la vida tirando de un rickshaw. Laborioso y bien dispuesto, el joven comienza a ahorrar para comprar su propio carrito y ganar su sustento sin depender de nadie. Sin embargo, la mala fortuna se cebará con él y le impedirá una y otra vez llevar a buen término sus aspiraciones.

El camello Xiangzi será en parte víctima de la opresión que quienes ostenta el poder ejerce sobre aquellos que no tienen asegurados comida y techo; pero sobre todo será víctima de los cambios sociales que la Revolución Industrial produjo en el imaginario colectivo. Xiangzi, como tantos otros antes y después que él, considera que la ciudad, como encarnación de la modernidad, es una tierra de promisión donde sobran oportunidades para trabajar y asegurarse una vida sencilla pero cómoda. Lao She recoge con su narración coloquial y sencilla esa fascinación por la ciudad que el camello Xiangzi experimenta. Éste soporta todo tipo de penurias, pero no está dispuesto a abandonar las calles bulliciosas y sucias donde cree que la fortuna aún puede aguardarle.

La dureza de la vida de los tiradores de rickshaw es descrita, no sin amarga ironía, por Lao She. Tirando de sus carritos apenas sacan lo justo para alquilar el carro y asegurarse un bol de arroz, sus familias malviven y al final del camino les espera la vejez que los condenará sin compasión al hambre.

A pesar de ello, Xiangzi porfía. Y aunque la suerte le vuelve la espalda una vez tras otra, el camello vuelve a levantarse. Lao She construye un personaje tremendamente humano en su perseverancia obstinada, para simbolizar en él la eterna derrota de los pobres. Xiangzi, pese a sus esfuerzos y a su buena disposición, terminará por ser vencido. La ciudad es un enemigo demasiado poderoso para la gente humilde. La vida moderna atrae a los miserables con sus guiños, pero en realidad solo busca utilizarlos y explotarlos: otros serán los que disfruten de las mieles de la modernidad.

Lao She da cuenta de la derrota de Xiangzi, que no se reduce simplemente a no haber podido hacer realidad sus sueños de prosperidad; la verdadera derrota es que el camello se convierte en eso, en un animal. La ciudad logrará arrebatarle a Xiangzi su humanidad.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here