El deseo de ser alguien en la vida – Fernando Cañero

5
1832

El deseo de ser alguien en la vida - Fernando CañeroResultar innovador o diferente en el terreno del relato breve es quizá más difícil que en el de la novela. Ya existen cientos, miles de miradas que creemos únicas, de estilos inconfundibles y de obras maestras insoslayables. Tal vez Fernando Cañero no esté llamado a perdurar en la gloria literaria, pero no me cabe duda de que ha puesto un granito de arena importante en la construcción de esa —discutible— epopeya contemporánea que es el relato corto.

En “El deseo de ser alguien en la vida” se rastrea el sarcasmo de Monzó o la visión fantástico-doméstica de Cortázar, aunque teñido todo ello de un pesimismo dulce. Los personajes de estos relatos se mueven entre el absurdo y la realidad más imperiosa: se relacionan y conviven con aparente normalidad, pero sus percepciones y todo aquello que les rodea parecen conducir hacia una tergiversación irónica de lo conocido. Cañero juega con lo cotidiano, subvirtiéndolo, y se confabula con el lector para que el resultado sea una mezcla de desgarro y carcajada. ‘La alegría más alta’, el cuento que abre el libro, nos pone frente a una situación casi esperpéntica: la novia del protagonista se dirige a él por otro nombre; éste, enfadado, se lo reprocha, pero ella es incapaz de asignar el nombre correcto para cada cosa que ve; al final, este nuevo estado de cosas se percibe como una declaración de amor hacia el protagonista, que la perdona por su “extravío”. Un relato lleno de humor y perplejidad, que expone una actitud abúlica o conformista por parte del personaje protagonista («Él la mira dubitativo. ¿Realmente estaría ella dispuesta a hacer algo así por él? ¿Sería ella capaz de expiar su falta abandonando el indispensable auxilio de los nombres de por vida? […] En tal caso —prosigue él pensando— sería una prueba bastante elocuente de su amor hacia mí.»). Casi todas las piezas del libro tienden hacia esta posición: la realidad se plantea como un enigma indescifrable, una serie de acontecimientos a veces desgraciados, a veces humorísticos, pero casi siempre ocultando una percepción existencialista de lo que nos rodea.

Los protagonistas de “El deseo de ser alguien en la vida” parecen aceptar los acontecimientos tal y como vienen, sin preguntarse su papel en la trama ni si existe alguna posibilidad por interferir en los designios de ese destino que parece tener todo planeado. Magistral en este aspecto es ‘Vida de un cowboy’, un relato sobre las rutinas y la aceptación de un sino que, a pesar de ser uno de los más sarcásticos y divertidos, esconde un fondo de amargura muy doloroso. También es muy ilustrativo ‘Stanley’, retrato lisérgico y terrorífico sobre la felicidad edulcorada que nos ofrece el consumo y la sociedad en que nos movemos.

En general, todos los personajes se encuentran desubicados, fuera de la realidad que entendemos como “normal” (sea eso lo que sea), pero tratan de adaptarse a las extrañas reglas de juego que Cañero esboza. ‘Armonía’, por ejemplo, muestra el entendimiento perfecto entre los dos miembros de una pareja; y es muy reveladora la frase que cierra el texto, cuando ambos se alejan de la mirada del narrador, «Rumbo a la más lúgubre de las felicidades». Así son los relatos del libro: el lector va de la extrañeza al desasosiego sin parada intermedia. El surrealismo, el humor, a veces la bondad, son elementos que el autor introduce para atenuar la enorme dosis de desesperanza que recorre cada historia. Fernando Cañero mira la realidad con sorna, con algo de desapego que roza el nihilismo, pero su visión es certera y poco esperanzadora. Casi todas las tramas encierran una soledad, un miedo, una envidia o una incomprensión; sus personajes buscan, pero no encuentran.

En este sentido, la trágica veracidad de este escritor no deja de resultar fascinante. Cañero posee un estilo muy personal, con influencias evidentes que, no obstante, no interfieren en el desarrollo de una prosa exuberante y precisa, repleta de aciertos estilísticos. No dejen de acercarse a este libro, porque seguro que no les defraudará.

5 Comentarios

  1. “Tal vez mis cuentos sean utópicos, pero están asentados en los cascotes de la realidad” | ¡Zas! Madrid Publicación de Periodismo Social y Cultural

    […] un libro estupendo de Fernando Cañero que se titula El deseo de ser alguien en la vida: ese es mi principal deseo cuando escribo. No hay un para qué, no hay un por qué. Yo escribo […]

  2. Este libro me lo lei el verano del 2009, cuando estaba de pasada en Madrid… las cartas del destino, me las había jugado entonces, pero no saque una mejor partida…
    Fue un placer haberte conocido entonces …Fernando…
    un fuerte saludo,

    Fer

  3. Buenas, como verás somos algo más que tocayos. Jeje. Me ha encantado el “título” de tu libro. Y me lo quiero comprar. No sé la coincidencia hasta dónde llegará. Pero intuyo que me lo he de leer. Y cuanto antes mejor!

    Un saludo,
    Fernando.

  4. Gracias, me lo apunto.

    Respecto a la originalidad en la literatura (y en cualquier otro arte), creo que a estas alturas ya es lo de menos. Como nos pusiéramos a exigir originalidad a todo, no disfrutábamos nada 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here