El informe Stern – Nicholas Stern

0
1055

El informe Stern - Nicholas SternCualquiera que siga esta página con cierta asiduidad sabrá que los libros de temática medioambiental tienen especial cabida en ella. Por ello no hemos querido dejar pasar la ocasión de participar en el Blog Action Day 2007, una iniciativa que propone que todos los bloggers dediquen hoy sus espacios a reflexionar o informar sobre cuestiones de medioambiente.

“El Informe Stern” fue encargado en julio de 2005 por el ministro de Hacienda británico para evaluar las consecuencias económicas del cambio climático, así como los costes de avanzar hacia una economía baja en carbono.

Las conclusiones del Informe son claras: el cambio climático es una realidad incuestionable (aunque algunos se empeñen en negarla). Y los científicos son tajantes al respecto, el cambio climático al que ya nos estamos enfrentando ha sido provocado por el hombre y aunque aún existe incertidumbre sobre cómo se irá desarrollando, sus impactos probablemente serán más catastróficos de lo supuesto hasta la fecha.

El Informe hace hincapié en la necesidad de comenzar a actuar ya, si bien los daños ocasionados por la emisión descontrolada de CO2 hasta la fecha son ya irreversibles y pagaremos sus consecuencias a lo largo de los próximos decenios. No obstante, cada instante que se pierde en estos momentos es precioso pues dificulta la estabilización del número de partículas de dióxido de carbono en la atmósfera a un nivel tolerable para la vida (tal como la conocemos) y aleja peligrosamente el momento en que dicho nivel de concentración de partículas pueda comenzar a disminuir.

Ciertamente actuar a favor del medioambiente tiene un coste, pues supone transformar la industria, el transporte y la agricultura encaminándolas hacia prácticas bajas en carbono y de eficiencia energética. Pero según los cálculos ese coste no excedería el uno por ciento del P.I.B. mundial, mientras que continuar como hasta ahora puede llegar a suponer más de un 10% en algunas zonas.

Aparte de la pérdida de biodiversidad (se calcula que pueden llegar a desaparecer en torno al 40% de las especies hacia el año 2050), el cambio climático reducirá la productividad de las tierras de cultivo, provocará el deshielo de los glaciares que a su vez acentuará el riesgo de inundaciones, la elevación del nivel del mar provocará grandes movimientos migratorios y en general aumentará el número de muertes por malnutrición y estrés térmico, entre otras cosas. Evidentemente, las consecuencias serán sufridas especialmente por los países en vías de desarrollo porque además de carecer de los sistemas apropiados de protección son más proclives a sufrir los daños ocasionados por el cambio climático debido a su posición geográfica.

El Informe advierte de que el daño ya está hecho, pero que ahora es el momento de tomar las decisiones oportunas de cara a mitigar sus efectos futuros y a adaptarse a los que ya no podemos evitar. Adaptación y mitigación, esas son las consignas sobre las que hay que empezar a trabajar ya, y si bien tienen un coste, éste será mucho menor que el que ocasionaría el seguir como hasta ahora. Por otra parte, comenzando a trabajar de inmediato es más que probable que los pasos encaminados hacia la adaptación y la mitigación dados ahora rindan beneficios económicos a quienes sepan aprovechar la oportunidad.

Es por tanto misión de los gobiernos adoptar una posición firme respecto al cambio climático, ejecutando políticas que estimulen la innovación, fomenten la capacidad de empresas y hogares para cambiar sus hábitos y graven las acciones contrarias a la eficiencia y el ahorro energético. Pero todo esto será difícil de aplicar si no se trabaja sobre la base de la información. Los gobiernos deben asumir la responsabilidad de informar con claridad a todos los individuos acerca de la magnitud del reto al que se enfrenta la humanidad, propiciando el desarrollo de la conciencia pública a través de la educación y el diálogo.

Si bien “El Informe Stern” no es un libro de divulgación, lo que lo convierte en algo arduo para el lector, su lectura se hace muy recomendable por cuanto aborda numerosos temas que resulta difícil resumir en una breve reseña: la necesidad de cooperar con los países en vías de desarrollo como única manera de mitigar los efectos catastróficos que para ellos tendrá el cambio climático, la obligación de que cada país comience a desarrollar políticas adecuadas encaminadas a la mitigación y la adaptación, mientras se buscan las mejores vías para una cooperación que esta vez debe ser internacional, o algunas interesantes iniciativas que ya se están llevando a cabo con éxito y que demuestran que el cambio es no sólo posible, sino deseable, son otros de los puntos que este informe desarrolla y en los que desde solodelibros os animamos a profundizar. Porque reducir los efectos del cambio climático es una cuestión colectiva que debe empezar, ahora mismo, desde la individualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here