El mayorazgo – E.T.A. Hoffmann

1
1673

El mayorazgo - E.T.A. Hoffman“El mayorazgo” es una historia gótica en la que no faltan ninguno de sus rasgos característicos: el castillo casi en ruinas, el paraje inhóspito, la hermosa damisela y, por supuesto, el alma condenada de un difunto que insiste en aparecerse en las noches de luna llena.
Con esos ingredientes construye E.T.A. Hoffmann un relato intrigante, en el que la tensión va aumentando con sabia destreza, y en el que, sólo al final, se desvela el misterio. Sin embargo, el autor sabe ofrecer con sutileza a lo largo de la historia los indicios necesarios para que el lector intuya cuál es la tragedia acontecida en la mansión de R.

El joven Theodor acude al vetusto castillo del barón von R. en calidad de escribiente de su tío abuelo, apoderado de la familia. En la primera noche de su estancia vive una escena escalofriante en la que extrañas pisadas, acompañadas de lastimeros ayes, parecen desplazarse por la sala en la que se encuentra, hasta detenerse ante una pared en la que se aprecia una puerta clausurada, dejando paso entonces al ruido que produciría alguien arañando su superficie.

A pesar del horror que el protagonista siente, y que acaba por confesar ante su tío abuelo, el conjunto de esa experiencia turbadora se pierde por la trivialidad con la que este hecho sobrenatural se trata. El viejo procurador, conocedor de algún secreto que no revela a Theodor, procede simplemente a exorcizar a esa presencia del más allá. Tranquilos tío y sobrino después de esto, continúan con sus quehaceres en la mansión, dedicándose el joven a mantener un idilio con la esposa del barón. A ella acabará por contarle la extraña historia vivida junto a su tío, causándola tan grave impresión que la muchacha acabará por enfermar. Sin embargo, el apoderado y su ayudante abandonarán poco después la mansión de R. quedando esa historia en la memoria de Theodor más como el recuerdo de una historia de amor que de horror.

Sólo años después, cuando el anciano tío abuelo se prepare a morir, desvelará a su sobrino la oscura historia del castillo de R. Un relato en el que tienen que ver la excentricidad del fundador del mayorazgo de R., así como la avaricia y la maldad de sus descendientes.

Y si bien la historia en su totalidad, con sus intrigas, envidias y amores secretos en torno a la familia von R. logra interesar al lector, la parte sobrenatural de la narración adolece de la fuerza necesaria para que éste pueda sentir el frío dedo del horror recorriendo su espalda a la vez que la del protagonista. La indiferencia con la que el joven Theodor, su tío abuelo o el barón acogen la presencia de un fantasma malévolo en el castillo, resulta casi chocante. El joven, tras el exorcismo practicado en su presencia por su anciano tío, no se plantea ninguna pregunta, no parece intrigado en absoluto por conocer quién es ese espectro que se pasea a sus anchas por la mansión. Simplemente, pasa página y se entrega con pasión a los devaneos amorosos con la hermosa baronesa.

No se puede negar, no obstante, que “El mayorazgo” resulta una historia de miedo encantadora en su candidez y un buen ejemplo de esa estética gótica que sigue calando en nuestros días.

Más de E. T. A. Hoffmann:

1 Comentario

  1. He leído hace años algunos cuentos de Ernest Teodoro Amadeus Hofffman en una antología de Romanticos Alemanes . En su tiempo fue poco valorado , me atrevo a recomendar una biografía suya de otro buen autor Jean Mistler. Alli podemos leer la recreación de su vida que la paso mayormente de pensión en pensión y nos demuestra que la mayoria de genios son bastante humildes, como fue su caso.

    Jorge López Zegarra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here