El otoño del siglo – Manuel de Lope

3
1018

El otoño del siglo - Manuel de LopeHace ya unos años leí un libro de Manuel de Lope, del que conservo un buen recuerdo: era “Bella en las tinieblas”. Hace poco me acordé de él y esto me llevó a buscar alguna cosa suya en la biblioteca. Y el libro elegido fue “El otoño del siglo”.

Es este un libro que empieza fatal, una historia insípida que no te dice nada. Pero al final se salva. La pena es que es un libro de trescientas páginas y sólo las últimas cien merecen la pena de verdad. El señor Manuel de Lope podía haber dejado la historia en un relato fantástico (en todos los sentidos), quitando toda la paja que destroza el libro y reta la paciencia del lector.

La historia es la de Santiago, un hombre acomodado que en torno a mediados de los sesenta abandona su vida de pequeño burgués, a su esposa y a su amante para retirarse a un pequeño pueblo de provincias, donde ha comprado un molino en ruinas. La historia no la cuenta Santiago, sino Manuel, su primo, que se entremezcla en la historia contando en primera persona como reacciona la familia y los amigos a la marcha de Manuel; y por otra parte, en tercera, nos narra la vida que Santiago comienza en el pueblo.

Esta es la parte aburrida de la historia. El autor pretende tal vez hacer un retrato del Madrid invernal, navideño, que nos mueva a la nostalgia de Madrid, que nos revele la belleza de la cuidad, pero se queda sólo en la intención. Apenas consigue que se mueva nada en el lector. Luego intercala algunos historias de revueltas estudiantiles en contra de la dictadura, a mi entender absolutamente superfluas y que no aportan nada al desarrollo de la historia.
Así llegamos a las doscientas páginas aproximadamente y es ahí donde, como ya dije, empieza la verdadera historia, la que cautiva e inquieta.

Santiago ha comprado un viejo molino en ruinas y se traslada al pueblo en el que éste se encuentra. Como el molino está inhabitable, Santiago se acomoda en la posada del pueblo, donde entabla una relación de amistad con el posadero. Éste le habla de su hija, María Angustias, que ha emigrado a Francia. Y poco a poco Santiago se va obsesionando con ella. Por las noches entabla largas conversaciones con la joven, que aparece como un fantasma en su habitación, y le cuenta la relación incestuosa que mantuvo con su padre, así como su huida cuando su padre la golpeó por besar a un muchacho.

La obsesión de Santiago se hace cada vez mayor. Tras la cena de Navidad el posadero cae enfermo y se encierra en su habitación. Cercado por la nieve y el frío, Santiago sólo se comunica con el fantasma de María Angustias, al que denomina ‘la mujer dentro de mí’. Por fin sale el tabernero de su encierro, descomponiéndose en vida hasta morir. Tras su entierro, Santiago se queda sólo con su compañera imaginaria, y se desliza en medio de la locura a un final sobrecogedor.

Este último tramo de la historia donde se refleja el ambiente opresivo y espectral de la casa cerrada, de la espera en medio del frío y de los delirios de la mente cada vez más enferma de Santiago, es el que redime toda la novela y compensa las primeras doscientas tediosas páginas.

3 Comentarios

  1. Hola Arbiera sólo era para felicitarte las Navidades y el Año Nuevo, que lo pases lo bien que tu quieras en compañía de los que a ti más te complacen.
    Un saludo cordial

  2. Buenos días, me llamo julian y vi en Francia, querría saber si querrías ayudarme a “hablar” en español porque soy novicio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here