El segundo sexo – Simone de Beauvoir

0
1522

El segundo sexo - Simone de BeauvoirSimone de Beauvoir escribió en 1949 El segundo sexo, un análisis innovador de la condición femenina que hoy es ya todo un clásico de la bibliografía no solo feminista, sino filosófica y antropológica.

Apoyándose en las nociones de la filosofía existencialista sartreana, Beauvoir hace un repaso por lo que supone ser mujer desde una perspectiva histórica, biológica y psicológica. Al tiempo, plantea un recorrido por las diferentes etapas de la vida de una mujer desde su nacimiento, repasando su formación, sus hitos vitales y sus cambios físicos. Por último, analiza los reducidos papeles que la mujer puede asumir dentro de la sociedad.

Al analizar a la mujer desde esa múltiple perspectiva, la autora demuestra su hipótesis de partida: la mujer, tal como es concebida por la sociedad en su conjunto y por el varón en particular (incluso tal como es concebida por ella misma) es un ser artificial. La mujer es una impostura, un mito creado y recreado, un papel al que deben ceñirse las nacidas con sexo femenino.

El varón se ha erigido a sí mismo como centro del universo, la mujer es, en palabras de Beauvoir, la Otra, la Alteridad. El hombre ha considerado equivocado todo lo que en la mujer difiere de él mismo (empezando por su fisiología); y, al tiempo, ha deseado precisamente construir un ser diferente de él, pero destinado a realzarle. Ha construido un ser inferior que le haga, por comparación, parecer superior; también un ser que atienda sus necesidades de comodidad, belleza, descanso, satisfacción, etc. para lo cual, ha “programado” en la mujer las cualidades necesarias: delicadeza, sumisión, encanto, dependencia, (el llamado) instinto maternal… La mujer aprende por tanto desde la niñez el papel que debe interpretar. Y lo interpreta so pena de perder la recompensa que la sociedad le reserva: un marido y la seguridad de un hogar.

El libro concluye indicando el camino que la mujer debe seguir (está siguiendo) para alcanzar su liberación. Una liberalización que se asienta en dos pilares: libertad sexual y reproductiva e independencia económica.

El segundo sexo es ya, como decía, un clásico que, sin embargo, debe leerse siempre. De hecho, es una lectura especialmente recomendable para los hombres desde el momento en que ayuda a comprender cuánto de mito, de imagen fabricada, de constructo, hay en la idea de mujer. En esa idea que, con pocas modificaciones y pese a cualquier progreso, sigue vigente.

Por supuesto, El segundo sexo es también una lectura recomendable, si no obligada, para cualquier mujer. Y lo es en cuanto permite cuantificar los avances de una lucha justa; no meramente una lucha en pos de la igualdad, sino una lucha en pos de la autenticidad: para que sea la mujer (cada mujer) la que decida quién y cómo quiere ser, ajena a cualquier estereotipo o idea preconcebida.

Porque lo cierto es que si El segundo sexo permite cuantificar los progresos de la mujer no es tanto porque permita comparar lo que la mujer era con lo que la mujer es; sino en especial porque el libro muestra la forma en la que la mujer se veía a sí misma. Y es que al leer el texto de Simone de Beauvoir es posible comprender que la propia autora, a pesar de la postura que esgrime en el texto, ve a la mujer como un ser con ciertas deficiencias: la (supuesta) menor fuerza física, la menstruación, el parto y la maternidad, las relaciones sexuales… todo lo vive la mujer como experiencia traumática… porque no es hombre.

A pesar de su posición avanzada, Beauvoir no podía sustraerse de la cultura en la que había nacido y vivía, y aunque en El segundo sexo intenta acabar con ellos, muchas veces parece hablar desde los prejuicios que ataca. Una mujer que hoy lea el libro ya no se percibe a sí misma, afortunadamente, como la autora lo hacía, pero lecturas como estas le permitirán ver a su alrededor (e incluso en sí misma) los resabios de la pertinaz cultura patriarcal.

Como hay que saber de dónde venimos para saber a dónde vamos, es bueno afianzar nuestras ideas con lecturas como esta.

Más de Simone de Beauvoir:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here