El viajero bajo el resplandor de la luna – Antal Szerb

1
2332

El viajero bajo el resplandor de la luna - Antal Szerb«No se debe juzgar a un libro por su cubierta», reza el adagio; y a pesar de que su portada puede confundir y hacer pensar al lector que la obra tras de ella pertenece a determinado tipo de literatura —una más comercial—, El viajero bajo el resplandor de la luna es una novela maravillosa y extraña.

Escrita en el periodo de entreguerras, la novela del húngaro Antal Szerb es una de esas obras a las que no se puede calificar de obras maestras, pero que desde luego son buenas novelas de las que, además, dejan un buen sabor de boca al concluir su lectura. La descripción de una situación poco convencional y la participación de unos personajes netos, bien definidos, son la clave de una historia que versa sobre la nostalgia de la juventud y la manera en que esta marca para siempre nuestras vidas.

Mihaly se encuentra en Italia de luna de miel: «Guardaba Italia entre las cosas para adultos, como la concepción de vástagos; en el fondo le tenía miedo»; y en esta frase, que leemos nada más empezar la historia, se encierra ya toda la personalidad del protagonista. Recién casado, pretende convertirse en un hombre de bien, un perfecto burgués que —con el matrimonio— cierra la puerta a ese prurito de desorden, ese anhelo de aventura que ha marcado su juventud. Pero de manera accidental, aunque no impremeditada, se separa de su mujer en una estación de tren.

La juventud de Mihaly estuvo marcada por su relación con los hermanos Tamás y Eva Ulpius. Los Ulpius eran el centro magnético de un grupo de muchachos entregados a extraños juegos donde la simulación y la muerte siempre intervenían; con ellos comprendió Mihaly que eso era, de alguna manera, la verdadera vida, y el resto (los estudios, los negocios, la adultez) una farsa.

Italia embriagará a Mihaly como un vino y, ebrio, se verá enredado de nuevo por las personas que marcaron su juventud. A pesar de haber perdido el contacto con ellos, todos los amigos y antiguos amores de su Budapest natal volverán a cercarle como fantasmas, arrastrándole a un mundo como de ensueño, peligroso y fascinante al tiempo.

Muchos son los aciertos de El viajero bajo el resplandor de la luna. El primero, sin lugar a dudas, ese Mihaly soñador en el que la nostalgia de la juventud es casi una enfermedad: atormentado por el temor de entrar en la edad adulta, consumido por el deseo de regresar al pasado, atenazado por un anhelo de muerte. Szerb crea un personaje lleno de matices cuyo deambular por Italia y su viaje interior sigue quien lee con igual atención.

Pero junto a Mihaly brillan algunos otros personajes. No tanto los que emergen del pasado del protagonista, que son poco más que apariciones fantasmagóricas portadoras de melancolía; sino los que forman parte del presente. Especialmente Erzsi, la mujer de Mihaly, quien gracias al abandono de su marido, logrará vivir su propia aventura.

Al contrario que su marido, Erzsi ha sido la hija obediente, la muchacha responsable, la buena estudiante. Y en su recién estrenado esposo (por el que abandonó a uno anterior) busca la bohemia, el devaneo, la posibilidad de escapar de la grisura de la vida burguesa. Pronto la mujer comprenderá que Mihaly trata de convertirse a través de ella en aquello de lo que Erzsi precisamente pretende huir. Pero la desaparición de Mihaly le dará ocasión de probar la excitación de una vida sin reglas.

Tal vez lo mejor de la novela sea, con todo, su final. Sin precipitación Szerb vuelve a colocarlo todo en su sitio y nos enseña que nadie puede escapar de sí mismo, aunque siempre es bueno tomarse unas vacaciones.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here