El zorro ártico – Sjón

3
1915

El zorro ártico - SjónLa colección “Letras Nórdicas” me está reportando horas de excelente literatura, así como una batería de autores sobre la que espero volver.

Entre esos autores tengo que añadir a Sjón, (habrá quien le conozca por ser el autor de las letras de “Bailar en la oscuridad”), quien hace gala de una voz concisa, casi parca en palabras y, sin embargo, capaz de construir una narración llena de poesía, muy visual y además, desbordante de imaginación.

Sjón narra en “El zorro ártico” lo que quiere ser una leyenda popular y para ello se sirve de una figura mitológica extraída del folclore islandés: el Skugga-Baldur, un híbrido de gato y zorra que devora el ganado. Ese ser fantástico recorre las páginas como una sombra, lo que tiene sentido, pues ése es el significado de skugga:sombra; y en cierta manera, será el encargado de hacer justicia con quien ha cometido una acción reprobable. De modo que la idea de cuento popular se completa con la moraleja que podemos extraer de la historia, que parece decirnos que el destino se toma su tiempo pero, a la postre, hace justicia.

Pero al tiempo, y pese al subtítulo de leyenda popular, esta novela respira modernidad. Sobre todo en el ambiente alucinado que se respira cuando el cazador queda atrapado en la nieve, acompañado únicamente del cadáver del hermoso zorro que logró cazar, y su pensamiento es un delirio en el que está preso como lo está en la nieve. Son estas unas páginas magistrales, divertidas y al mismo tiempo, tétricas.

El estilo ágil, conciso, del que se sirve Sjón, provoca en el lector la sensación de que el autor no desea perder tiempo en detalles insignificantes. Sin embargo, precisamente la narración está llena de esos detalles que convierten una lectura en única por su capacidad para sorprender. Esto sucede especialmente en la primera de las cuatro partes en que se divide la historia. La brevedad de las frases, de los párrafos, se convierte en la red con que el autor atrapa la atención del lector sobre los acontecimientos mínimos que componen la caza de un animal, transmitiendo así la tensión que embarga al cazador que acecha y al zorro que huye.

Cada parte de las cuatro que forman la historia es una pequeña historia en sí misma, que casi podría leerse de manera exenta; pero a su vez se ensambla con las restantes dando lugar a un todo mayor, que se nos desvela íntegro al llegar al fin. Es como si hubiésemos estado viendo distintas facetas de una misma talla, cuya visión completa sólo se nos desvelase al final.

Cruzando las cuatro historias, uniéndolas, tenemos al zorro, que muta de animal acosado en espíritu mítico, para acabar siendo, de alguna manera, el instrumento del que se sirve el destino para hacer justicia. Y junto a él encontramos a la inocente Abba, una joven de origen misterioso cuya existencia es una prueba de la maldad de la que es capaz el hombre, pero también de su compasión. Cuando la historia de Abba se completa, la narración se cierra; y entonces el lector comprende el acto de justicia que el zorro ha desencadenado.

Más de Sjón:

3 Comentarios

  1. He leido el libro del zorro ártico y me ha parecido precioso. Me recuerdan a los relatos de Chejov. Hay posía, ternura, y todo realizado en pocas páginas, se lee con auténtica delicia.. Me gustaría conocer más obras de este escritor que se hayan publicado en castellano.

  2. Qué importante es esta literatura intimista que impulsa nuestra capacidad de imaginación y hace que broten emociones para conocernos mejor interiormente. Y es que, además, este tipo de cuentos que surgen de las leyendas populares, nos hacen crecer como personas pero también como sociedad, pues su moraleja, que la tiene, es absolutamente actual.

  3. He leído “el zorro ártico” y me ha parecido una joyita, lo he leído con mucha calma, para disfrutarlo más, como cuando eras pequeño y te daban un cuadradito de chocolate y lo chupabas lento para que durara.
    Gracias por el foro, estoy pasando muy buenos ratos..
    Julia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here