Hic sunt dracones – Tim Pratt

1
1239

Hic sunt dracones - Tim PrattHic sunt dracones es una rara avis en esta web por dos motivos: el primero es que no solemos reseñar literatura de género, ya que las lecturas que más nos ocupan (como sabrán nuestros visitantes asiduos) suelen ser de narrativa «convencional»; el segundo es que es el primer libro electrónico que comentamos en solodelibros. De hecho, la editorial Fata Libelli sólo publica sus textos en edición digital, de manera que no hay forma de conseguir este libro en versión papel. Más allá de este par de consideraciones (o simples curiosidades) iniciales, la verdad es que la recopilación de relatos del autor estadounidense Tim Pratt depara momentos de asombro y diversión a cualquiera que se adentre en su peculiar universo fantástico.

La virtud de las buenas obras de género fantástico, de horror o de cualquier otra temática, es el hecho de servirse de elementos imaginativos para ilustrar hechos y situaciones cercanas que retratan motivos sociales o humanos. Los relatos compendiados en Hic sunt dracones reflejan esta característica, a la par que ponen de manifiesto la brillantez de un autor que es capaz de aunar lo mágico y lo real en apenas unas líneas con una maestría incuestionable. La capacidad de Pratt para mezclar géneros y motivos explica, al menos en parte, el poder de sugestión de sus historias: véase la maravillosa «Hart y Boot», que cuenta la historia de una forajida del salvaje oeste que un buen día asiste con estupefacción a la salida de un hombre por un agujero en el suelo; la relación que se establece entre la corajuda mujer y ese hombre sin pasado ni nombre es tan hermosa como divertida.

Aquí es donde se revela la mejor virtud del autor: su genio para insertar lo fantástico dentro de lo real, para unir realidades abismalmente distintas en un solo universo distópico y casi absurdo, pero tan sólido y coherente en su trasfondo que incluso hace dudar al lector de su tangibilidad. Gracias a esta capacidad, relatos como «Vida con la arpía» cobran una dimensión que de otra forma no podrían tener: una joven cuya compañera de piso es una criatura mágica, con extraños poderes y que apenas se deja ver en el piso… Pratt establece unas premisas que apelan a la suspensión de la incredulidad del lector en las primeras líneas, pero a medida que se desarrolla la trama nos damos cuenta de que los elementos imaginativos sirven sólo al propósito interno de la historia; da igual que haya una arpía en la habitación de al lado, o que un gigantesco pez encierre la sabiduría universal en sus vísceras («El pez limpiafondos»): en las historias de Hic sunt dracones lo esencial se esconde en el corazón de sus protagonistas, y nada tiene de extraordinario. Así, encontramos jóvenes solitarios que anhelan encontrar el amor; personajes que echan de menos a las personas a las que han perdido; protagonistas cuyas heridas no cicatrizan y cuyas vidas se estancan en un eterno pasado… Lo esencial de los cuentos de Tim Pratt son, pues, los seres humanos, y no la magia o la fantasía.

Es importante señalar este rasgo porque lo usual sería quedarse en la superficie y juzgar estos relatos como meras construcciones ingeniosas; nada más lejos de la realidad. Una historia como «Sueños imposibles» atesora en sus páginas tanta vida, tanta profundidad, tanta ternura, que juzgarla como una fábula fantástica sería quedarse en la superficie más ramplona. Pratt tiene un don para imbricar lo imaginario en lo real, no cabe duda, pero también tiene la habilidad de mostrarnos personas en situaciones delicadas, complejas, y las maniobras que llevan a cabo para salir de ellas; y todo eso narrado con un estilo luminoso, divertido y rico, capaz tanto de hacernos creer en criaturas sobrenaturales como de enternecernos con la amargura de un protagonista.

Hic sunt dracones es una recopilación maravillosa, que más allá de géneros nos depara unas historias capaces de conmovernos, alegrarnos y asombrarnos a partes iguales. Dense el placer de acercarse a ellas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here