La campana de cristal – Sylvia Plath

19
5227

La campana de cristal - Sylvia PlathLeí hace ya un tiempo “La campana de cristal”, de Sylvia Plath. Y conservaba tan buen recuerdo de él que decidí comprar el libro y volverlo a leer.

Este libro fue publicado bajo seudónimo tras la muerte de su autora y relata la crisis nerviosa sufrida por la joven estudiante Esther Greenwood, alter ego de la propia Sylvia, así como el tratamiento psiquiátrico que recibió como consecuencia de la misma.

El libro me impactó entonces porque alguien muy querido se acababa de quitar la vida, y la manera sensible en que en él se relata la forma en que la cordura va abandonando la mente de la protagonista, su conciencia de que algo anormal ocurre de lo que no se puede zafar, me hizo comprender lo terrible que debe ser vivir una experiencia semejante.

Entrelazándose con esta historia, la protagonista nos cuenta sus experiencias como brillante estudiante universitaria, así como sus relaciones algo frustrantes con las demás estudiantes y sobre todo con los hombres.

La joven Esther se debate ante la duda de qué camino tomar en la vida. Seguir su dura carrera de estudiante, en un esfuerzo constante por ser la primera; ser una modesta profesional como su madre, profesora de taquigrafía; o buscar un marido y fundar una familia. También el tema de las relaciones sexuales preocupa a la protagonista: en una sociedad donde se aboga porque la mujer conserve su pureza hasta el matrimonio, Esther se sabe con derecho a vivir su sexualidad con la misma libertad que los hombres, aunque la idea de un posible embarazo le aterra.

Por esto hay quien defiende que esta obra es un postulado feminista. Aunque pasados los años esa carga se ha perdido y la novela simplemente nos acerca la vida de una mujer joven, inteligente e inconformista que en medio de sus tribulaciones, propias de una mujer joven, sufre la crisis nerviosa que acabará por conducirla a un manicomio, después de un intento de suicidio.

El libro recibe su nombre, “La campana de cristal”, de las últimas páginas del libro en las que la protagonista, ya en proceso de curación de su crisis, explica que las personas con problemas nerviosos se encuentran aisladas del mundo por una campana de cristal, de modo que sólo pueden respirar su propio aire viciado. Aun cuando se curen, esa campana pende siempre sobre sus cabezas, amenazándoles con descender nuevamente sobre sus vidas.

Este libro me llevó a pensar, la primera vez que lo leí, que realmente la locura es una sombra que nos sobrevuela a todos. Pero pasados cinco años ya desde mi primera lectura, y no siendo ya una jovencita impresionable, el libro no ha tenido la fuerza para conmocionarme de nuevo. Gran parte de culpa la tiene la pésima traducción de la edición de Edhasa que compré, que arruina la fineza de estilo que yo recordaba de mi anterior lectura.

A pesar de ello, es una lectura recomendable.

19 Comentarios

  1. La vida de sylvia plath es realmente inpactante .No sera fasil llevar una vida asi , puesto que vivo mi vida similar a la que fue su vida . es extraño cuando te rrodean esos pensamientos la frustasion te alcansa ,te fatiga,los pensamientos oscuros que te rodean. ,y saver que estas en lo correcto,es deprimente.No sabre si aguantare tanto la fuersa de mi cuerpo se esta acavando ,solo espero y no terminar asi ,pero lomas posible es que si, plath te acompaño en tu arte que no regresara.

  2. Cuando leí este libro ya había leído la poesía de Sylvia Plath la cual es maravillosa aunque en ocasiones en poco entendible si no se está familiarizado con el autor, así que leer este libro clarifica un poco más quién en verdad esta autora y como su transtorno bipolar se desarrollo a través del tiempo. Afortunadamente tadavía tuvo tiempo de escribir muchos poemas que dejó como aportación al mundo.

  3. Tengo una curiosidad enorme por leerlo, tu reseña me lleva directo a la librería =), aparte por que perdí hace no mucho a una persona muy especial. Me queda pendiente su poesía todavía, gracias y seguí escribiendo en tu blog!

  4. SILVIA PLATH ME LLENA DE CURIOSIDAD, PASIÓN Y ESPECTATIVAS, CUANDO LEÍ SU DIARIO, FUE UNA COMPLETA CONVERSACIÓN CON SU ALMA.

  5. lo bueno de ser poeta es que la muerte aunque sea”sucidio” no tiene efecto en el tiempo, se es solo lo que se es, y es bueno recordar el paso de lo femenino, con sus consecuencias en este siglo que nos impone, a reificarnos continuamente saludos y gracias por tu trabajo

  6. Ciao,

    Tuve la suerte de conseguir una edición de este libro que incluye algunas de las ilustraciones que solía hacer la autora. El libro me gustó y me impactó, salí casi sin aire la primera vez que lo leí.
    Un saludo, y enhorabuena por tu blog, dando unos cuantos saltos lo he encontrado y realmente me alegro,

    Un saludo,

    Mónica

  7. Los libros de los suicidas tienen algo de especial, como de mensaje dentro de una botella… por volver a lo del cristal. No se los lee como a los de las demás personas; están más marcados por la vida y muerte de su autor.

  8. La primera poesía que leí que realmente me enganchó fue una de Silvia Plath. Gracias a ella por tan dulce lazo.

    ‘If the moon smiled, she would resemble you. You leave the same impression of something beauty, but annhilating’.

    Sublime!

  9. Leí “La Campana de Cristal” hace poco más de un año, recuerdo que me gustó a medias, demasiadas referencias a una vida bajo los cánones de señorita bien que quiere triunfar en sociedad, no obstante Sylvia Plath me gusta más en la poesía que en la prosa, bastante más.

    C.A. Makkkafu.

  10. Así es, hay traducciones que pueden hundir una obra muy interesante. Me ha pasado con alguno, dejarlo a las pocas páginas por culpa de la horrenda traducción. Requiere mucha pericia una traducción literaria. Muy buena reseña.

  11. Leí hace muchos años este libro y si bien guardo un buen recuerdo de él, me impactaron mucho mas “Cartas a mi madre”. Nos da idea de su vida y sus sentimientos; una buena manera de seguir su trayectoria y conocer, aunque no comprender, lo que le llevo a tan trágico final.

  12. Muy interesante, la figura de Plath siempre me ha llamado la atención… leo su poesía muy atentamente en busca de su personalidad, en busca de las razones que la empujaron al suicidio. Su historia me recuerda mucho a la de Alejandra Pizarnik, también una magnífica poetisa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here