La estrategia del malestar – José María Ridao

0
813

La estrategia del malestar - José María RidaoLa estrategia del malestar propone un recorrido por la actualidad mundial desde los últimos años del comunismo oriental hasta las crisis actuales. Un programa ambicioso, como se ve, y del que José María Ridao sale más o menos airoso; tiene la virtud de señalar las injusticias o las malas actuaciones, si bien su análisis es en algunos casos superficial. En todo caso, el ensayo está dirigido a indagar en los orígenes de algunas cuestiones actuales, tales como los recortes sociales o los conflictos de los países árabes, y como aquellas causas han derivado en unas consecuencias cuyos efectos se niegan por doquier. Atacando directamente a la política, el autor señala como causantes o coadyuvantes del deterioro social a los jerarcas que han propiciado con su aquiescencia una degradación de las condiciones de vida en todo el mundo, aunque con manifestaciones locales bien distintas según el lugar.

Ridao se remonta algunas décadas atrás para comenzar su análisis. El auge de las políticas neoliberales desde los tempranos años ochenta del siglo XX, y especialmente en la década de los noventa, es para el escritor el origen prístino en el que hay que buscar todo lo que ha acaecido después. La deriva política hacia posiciones liberalizadoras y la renuncia a cualquier tipo de control por parte de los estados de la economía especulativa son los dos elementos que están en la base del tornado que ha ido arrasando más tarde derechos, economías y sociedades. El desmantelamiento del estado del bienestar que se llevó a cabo a finales del siglo pasado ha provocado un deterioro sin precedentes de las condiciones de vida de muchos países, con la excusa de una confianza en las «bondades» de una autorregulación que se ha demostrado tan utópica como peligrosa. Las instituciones que habrían debido velar por los ciudadanos se han convertido, pues, en meras sucursales de una política técnica, que no tiene relación con las poblaciones de los lugares, sino que ha devenido una red empresarial más.

Buena muestra de ello es el tratamiento de las reformas laborales amparadas por esa nueva política neoliberal:

El mercado laboral internacional, por último, fue el gran ausente de los cambios introducidos en las reglas económicas a partir de los años ochenta del siglo XX. No sólo se ignoraron los efectos que experimentaría como consecuencia de las nuevas normas adoptadas para el mercado financiero y el comercio, sino que, además, desapareció por completo del análisis económico, tanto por lo que respecta al ámbito de las decisiones políticas como al de las investigaciones académicas.

Así podemos ver que la globalización, ese concepto que tanto se ha intentado vender como un logro de la civilización moderna, no es más que una patraña que oculta las verdaderas intenciones de la ideología neoliberal: empobrecer al grueso de la población para poder extorsionarlos con unas condiciones de trabajo cuasiesclavistas, amén de atenazar a los países del tercer mundo con unas cadenas económicas que impidan cualquier desarrollo. El libre comercio se extiende también a la libre circulación de trabajadores, que no es más que un eufemismo para justificar los flujos migratorios a los que se ven sometidos miles de personas empobrecidas para intentar conseguir una vida mejor: una situación que no alcanzarán, puesto que la economía capitalista los utiliza como mano de obra barata, ilegal y desechable.

De especial interés es el foco que el autor pone sobre el papel de los medios de comunicación en el proceso de expansión y afianzamiento de la ideología neoliberal. Según Ridao, la tarea de los medios de información, que tradicionalmente había sido la de ofrecer datos y opiniones contrastadas (con independencia de cualquier tipo de poder), se ha visto supeditada a otro tipo de labora mucha más subrepticia: la propaganda. Hoy en día la información veraz ha sido sustituida por un apoyo casi sin fisuras a un régimen socioeconómico del que se ensalzan las virtudes, o al menos su inevitabilidad, sin dar opción al análisis crítico, a la búsqueda de alternativas y, por supuesto, a la denuncia. La «neoliberalización» del espacio social se completa, así, con un secuestro de los medios que podrían facilitar a los ciudadanos el acceso a la información crítica.

Aunque el desarrollo narrativo de La estrategia del malestar sea un tanto enrevesado (dividido en bloques de temas o hechos que no siempre se enlazan con coherencia), su trasfondo es interesante por dos razones: la primera es su capacidad de relacionar acontecimientos para señalar los hechos que los originan; Ridao analiza cuestiones sociales, económicas y políticas y halla puntos en común que sirven para rastrear los motivos subyacentes. La segunda es la decidida crítica sobre el modelo socioeconómico neoliberal, al que se apunta sin sombra de duda como el causante de muchas de las desigualdades que asolan nuestro mundo. Sólo por estos detalles merece la pena su lectura; que no es poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here