La hermandad de la uva – John Fante

17
7408

La hermandad de la uva - John Fante“La hermandad de la uva” es la única novela que uno ha leído de John Fante, aunque posiblemente sea también la última. Y es que Fante tiene una gran virtud, la de retratar tipos humanos con cierta maña, reflejando así un color local (en este caso el de los inmigrantes italoamericanos) muy característico y repleto de personajes curiosos y de marcada personalidad. Pero también hace gala de un estilo inocente, que envuelve la historia en una atmósfera de candidez que contrasta con la entereza de los protagonistas.

En “La hermandad de la uva” se narra la historia de Henry Molise, un escritor de cierto éxito que vuelve a su hogar natal, en San Elmo, para mediar en una discusión entre sus padres a petición de sus hermanos. Nick Molise, su progenitor, es un albañil retirado que sólo se dedica a flirtear con mujeres, perder dinero jugando a las cartas y trasegar vino en los viñedos de un compatriota, junto a su pandilla de amigos. Henry, en un intento de acercarse a su padre después de viajar hasta allí, accede de mala gana a servirle de ayudante para una última obra que ha decidido acometer: un secadero de pieles en un pueblo montañoso a kilómetros de su casa.

Visto el punto de partida, lo que cabe esperar —y así es, en efecto— es una suerte de viaje sentimental y de autodescubrimiento; un periplo en el que padre e hijo, alejados durante años (Nick, siguiendo el cliché, no entiende la vocación de su hijo, que tuvo que escaparse de casa y buscarse la vida —de nuevo el tópico— para conseguir dar rienda suelta a su pasión por la escritura. Avivada, por cierto, ni más ni menos que por… Dostoievski), acerquen sus puntos de vista y hallen al fin esos lazos de sangre que inevitablemente les unen. Como digo, la historia avanza más o menos en esos términos; bien es cierto que la habilidad de Fante para la creación de personajes puntea la narración con episodios dignos de la mejor sit-com, y hay diálogos que arrancan la sonrisa no sólo por su hilaridad, sino por las evidencias que surgen en las conversaciones. Sin embargo, la acumulación de lugares comunes (padre borrachín, pero gracioso; madre abnegada, pero tierna; hermano afable, pero resentido) y un desarrollo convencional de la trama hace de “La hermandad de la uva” un libro aburrido.

Lo que deberían ser los sucesivos clímax (que no desvelaré, pero que a la vista de lo comentado cualquiera puede inferir) se quedan en meras escenas sentimentales, cuando no tediosas. Los personajes, verosímiles en su construcción, vagabundean por la narración echando por tierra su trasfondo coherente y conformando una historia manida. Además, el estilo de Fante (al que algunos señalan como precursor del realismo sucio) es anodino, plano; no aporta elementos característicos a la acción y se limita a presentar hechos y personajes sin un ápice de belleza formal, sin imprimir un tempo mesurado y razonable al texto. Entre el despojamiento elegante de un Richard Ford y esta narración, por ejemplo, hay un abismo literario insondable.

En resumen: un libro entretenido sin más, con una falta de ambición artística total y que pretende maquillar su inanidad amparándose en su forma sencilla y descarnada. Quizá recomendable para viajes en tren, pero poco más.

17 Comentarios

  1. Discrepo totalmente de la reseña. No sé si ha dado cuenta (he de suponer que sí) que el autor no pretendia pasar a la historia de la literatura, solo hablar de experiencias, sentimientos y de pasiones intensas. A mi me gusta esta tensión exagerada. Después de leer La hermandad de la uva muchos libros de escritores consagrados se me caen de las manos. ¿Ha leido la versión en catalán La germandat del raïm publicada por Butxaca 1984 en traducción de Martí Sales? Se la recomiendo, una maravilla que mejora (!) el texto original. Me he sentido Henry Molise!

  2. patetica reseña.fante es un escritor que vale la pena leer.la hermandad tal vez no este a la altura de pregunatale al polvo,libro fuera de serie,pero es un tambien una muestra cabal del talento y sensibilidad de este genio.

  3. El amigo Fante es uno de los mejores escritores de este fakin mundo.
    es BUENO,es DIRECTO.
    Fante hace bailar a las palabras,como no creo que el autor de esta critica pueda hacerlo.

    • federico, tienes toda la maldita razón, es de lo mejor k ha pisado el mundo, el autor de esta critica no se que lee normalmente,,,, xd

  4. DESDE CUANDO SE HACE UN JUCIO DE VALOR SOBRE UNA SOLA DE LAS OBRAS DE UN AUTOR IMPORTANTISIMO DE LA MISMA ALTURA DE MILLER, ¿ACASO NO ES CASI UNA REGLA QUE TODOS LOS GRANDES, SOLO TIENEN UNA OBRA CUMBRE? LEAN TODA LA OBRA Y DESPUES RECOMIENDAS PERO NO NIEGUES. SIN EL NO TENDRIAMOS UN BUKOVSWKI.

  5. “Quizá recomendable para un viaje de tren”.. Tuve el honor de entrevistar a Gunter Grass al final de un viaje por Alemania. Leí el Tambor de Hojalata a bordo de los ICE que son los trenes alemanes. Fante es uno de los mejores escritores que se puedan leer y aunque creo que La Hermandad de la Uva es brillante, acaso los grandes escritores no tienen libros menores? Que es eso de no leer el resto de una obra porque de forma azarosa se comienza por un libro menor? Si hubiera comenzado por Preguntale al Polvo, este muchacho habría dicho… “Fante es monumental, es la primera y no la última novela…” Patetico

  6. Lee “preguntale al polvo”, creo que merece una segunda oportunidad….
    A mí me gustó. No esperaba un comentario tan drástico sobre un libro y menos de Fante.

  7. La Hermandad de la Uva es una Obra Maestra, quizá menor dentro del Canon Occidental pero que curiosamente nos ayuda a vivir.Vean su influencia a Raymond Carver o Buckoski Dentro del autor es su Obra Cumbre – con Un año Pésimo- que escribió con otras casi antes de morir dictándosela a su mujer en una silla de ruedas y no nos habla de mujeres, líos cafres de cafre e infantilidades patológicas. Define muy bien a sus personajes sin espesarlos con definiciones profundas y el final es antológico y previsible y cierra como quien golpea una cadena toda una VIDA-CICLO CREATIVO.

  8. No estoy nada de acuerdo en que se descalifique a un autor por una de sus novelas y tampoco comparto la visión del sr Molina.Cuando leo un libro lo primero que busco es divertirme, sin que signifique que me gustan las historias de los que viven en el mundo de yupi; y con Fante me lo paso bien. Las situaciones por las que pasa Bandini son como la vida misma, divertidas unas veces y tristes otras. Recomiendo “Camino de Los Ángeles”

  9. “La hermandad de la uva” es la única novela que uno ha leído de John Fante, aunque posiblemente sea también la última.”
    Suficiente para dejar de leer y dar por hecho que tu reseña y tacto literario son una mierda.

  10. He leído un par de reseñas de este sitio y ha sido suficiente para entender lo que pretenden: establecer juicios “irreverentes” que se caen de su propio peso. Ninguna de sus apreciaciones tiene un solo argumento y parecen excusar con sus palabras una amargura por no haber podido escribir ustedes mismos algo que valiera realmente la pena, ni siquiera una reseña.

    El estilo de Fante es plano (risas). El estilo de su reseña es desastrozo, como todas y cada una de las que están en este sitio.

  11. No he leído esta novela, pero a mí fante me enamoró con “Pregúntale al polvo”, igual deberías darle una oportunidad. Es cierto que puede parecer simplón en cuanto a estilo, pero me parece que es una de sus virtudes. Bandini es un personaje muy bien trazado, y hay párrafos, que pese a su sencillez, no dejan de parecerme poéticos.

    un saludo.

  12. Juzgar a Fante por una de sus novelas menores es de un simplismo generalizante aterrador. ¿Puede considerarse “crítico literario” alguien que observa la obra de alguien por un libro únicamente?, ¿puede la crítica emitir opiniones del tenor “es la única… posiblemente sea la última”? Inconcebible.

    Coincido con Peón-especialista en que Fante es uno de los grandes. Pero, más allá de por ser precursor de nada, o referente querido de Bukowski, lo es porque “tiene” obras grandes. Para mi, su “masterwork” es Pregúntale al polvo, de la tetralogía de Bandini.

    Cierto que su obra es irregular, y que “La hermandad de la uva” es una de las nimiedades de su obra, pero de ahí, a juzgarlo ÚNICAMENTE por esa novela…

    Por eso me atrevo de recomendarle, al crítico, que lea; y a los lectores de este blog, que no den la espalda a un autor quizás sin el lustre de los grandes de la literatura norteamericana del siglo XX, pero sí con alguna obra de calidad tan excepcional que, sólo por ese motivo, merece ser leído.

    Mi recomendación: Pregúntale al polvo, John Fante, Anagrama.

  13. No puedo estar más en desacuerdo contigo. Creo que Fante es uno de los grandes, por eso mismo que tu le criticas.Es sencillo y directo, y además de todo, te hace reir.Un libro que no te hace reir solo sirve para calzar una mesa coja. ¡Leed a Fante y a Bukowski y sabreis que es literatura de la buena!. Y dejaros de tanta floritura y frases preciosas.

  14. Nunca he leído nada de Fante. Lo conocía como precursor del realismo basura. Pero a tenor de lo que comentas en tu opinión debe ser bastante prescindible. Mejor será que lea a Ford o Mailer ¿No? A propósito, ¿A que te refieres con Sit-com? Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here