La perla y otros cuentos – Yukio Mishima

5
3611

La perla y otros cuentos - Yukio MishimaQuiero comenzar esta entrada con una reflexión un tanto absurda, absolutamente subjetiva y probablemente errónea: Yukio Mishima no escribe como un japonés. Mishima es absolutamente occidental, aunque lo que narre sea la esencia misma de lo japonés y toda su obra sea un canto desgarrado en loor de una forma de vida y una cultura que se transformaban de día en día ante sus ojos, mutando para siempre la entidad de una nación. A Yukio Mishima se le nota Japón en los diálogos, tal vez porque en ellos transcribe de forma fiel el lenguaje coloquial de los japoneses, que podemos reconocer aún a través de la traducción. Pero el modo de narrar es muy occidental.

Esta antología reúne algunos de los relatos más conocidos de Mishima, como «La perla» o «Patriotismo». Algunos de ellos presentan, con la sutilidad que caracteriza al autor, la vacuidad de la vida moderna, que parece regida por el afán de conseguir cosas materiales o de saborear sentimientos superficiales, mientras aquello que debiera ser eterno e inconmovible sólo causa fatiga o indiferencia.

Ese deseo de vivir de acuerdo a lo que nuestra sociedad y nuestra época nos exige marca la narración de ‘Senbei de un millón de yenes’. En ella un joven matrimonio pasea por unos grandes almacenes, mientras el narrador da cuenta de su vida de ahorro y laboriosidad, de su renuncia a algunos pequeños placeres cotidianos en favor del cumplimiento de sus objetivos a medio plazo: comprar una lavadora, un frigorífico y un televisor. Sin embargo, el dinero que con tanto afán ahorran proviene de un turbio asunto al que se dedican por las noches en los barrios de la buena sociedad, de tal manera que venden su honor a cambio de las comodidades de la vida moderna.

‘Muerte en el estío’, por su parte, recoge la impermanencia que caracteriza a cualquier sentimiento profundo hoy día. En él, Mishima describe los sentimientos de una madre que pierde a sus dos hijos y que va alejándose progresivamente del dolor que su muerte le ha causado; y aunque al principio siente que hay algo incorrecto en su actitud, los dulces racimos acaban por poder más que los fúnebres ramos.

Tal vez como revulsivo contra la vaciedad de una vida caracterizada a medias por la indolencia y la indiferencia, la joven protagonista de ‘Los pañales’ se adentra en mitad de la noche para acabar entregándose a un mendigo. Bajo la conmoción de ver cómo es recibido el hijo espurio de la niñera que atiende a su propio pequeño, considera que es deber suyo equilibrar de algún modo la balanza para evitar el que a su hijo le sucedan penurias en el futuro.

‘Patriotismo’, uno de los relatos más célebres del autor, comparte esa idea de un deber moral personal que resulta anacrónico en nuestra sociedad. En este caso, es un joven oficial del ejército imperial el que se someterá al seppuku, el suicidio ritual, antes de caer en el deshonor de atacar a sus compañeros rebeldes, o rebelarse también contra el Emperador. Ese concepto ya trasnochado de la honorabilidad es asimilado por el oficial y su esposa sin titubeos, como si no hubiera una alternativa posible, hasta hacerles ver la muerte como un paraíso donde su amor perdurará.

Una sociedad (y no necesariamente o únicamente la japonesa) que se aleja de todos los valores, un individuo desorientado, perdido, al que le han cortado las amarras que le hacían sentir unido a un mundo que ahora avanza más rápido que su comprensión, y el sentimiento de confusión que todo esto provoca, son los elementos con los que Mishima construye unos relatos para leer siempre.

Más de Yukio Mishima:

5 Comentarios

  1. Acabo de terminar «EL rumor del oleaje» y me ha emocionado, por lo sutil que es
    comunicando esa historia de amor tan bella.Ahora estoy leyendo «Después del banquete» y me ha enganchado; los dos personajes principales,sofisticados y tan
    distintos entre sí, la tensión que hay entre los dos….
    Es un autor que recomendaría a cualquier amigo al que le guste la buena literatura.

  2. Siempre he estado al borde de leer a Mishima y nunca he empezado una de sus novelas. Gracias a su articulo quizas lo lea. Una tiene como ideas preconcevidas hacia ciertos autores, es curioso. Sé como se suicidió, sé que fué un hombre de extremos y que la locura rozó su mente. Por esto quizás me ha dado siempre miedo leerlo. Pero tambien leyendo una rompe prejuicios.

    Un saludo,

  3. A mí este escritor japonés me parece genial. Un verdadero autor de culto que las nuevas generaciones deberían conocer. Dentro de poco comenzaré la lectura de su novela Música que me han dicho es muy hermosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here