Los creadores – Daniel J. Boorstin

3
2965

Los creadores - Daniel J. Boorstin“Los creadores” es un repaso somero (a pesar de sus más de setecientas páginas de apretada tipografía) a la historia del desarrollo de la capacidad de creación del ser humano, de la evolución simpar de la imaginación. Desde los orígenes de la escritura, pasando por la arquitectura del Egipto de los faraones, la grandeza del Imperio Romano, la genialidad de Miguel Ángel, Leonardo o Rafael, universalidad de Shakespeare o la maestría de Beethoven, hasta llegar a la invención del «yo» como materia literaria a comienzos del siglo XX, Boorstin hace un resumen más o menos enjundioso de la vida y la obra de los creadores (anónimos algunos) que han contribuido a ese proceso.

Boorstin optó por dividir el libro en tres grandes bloques: «El hombre creador», «La re-creación del mundo» y «La creación del yo». En la primera se centra en las primeras manifestaciones artísticas del hombre, ancladas aún en su relación con la divinidad y/o con la naturaleza; obras en las que el artista no era tal, sino una simple prolongación de las virtudes creadoras de su dios. Aquí se estudian las formaciones megalíticas de Stonehedge, los jeroglíficos egipcios o el surgimiento de las formas teatrales en la Grecia del siglo V a. C.

En «La re-creación del mundo» el foco se centra en el progreso de las creaciones artísticas hacia una visión más humana: las obras tratan de plasmar la experiencia de los hombres, su conquista del mundo y la visión transformadora y en permanente mutación que la humanidad tiene de la naturaleza a la que, poco a poco, sojuzga. En esta parte se habla sobre la aparición de la música como instrumento religioso, la llegada de nuevas formas literarias (las que daban cuenta de los cambios sociales que ocurrían —Boccaccio, Chaucer—, las que adaptaban formas anteriores y creaban nuevos modelos —Cervantes, Shakespeare—, las que volvían su mirada hacia el pasado —Gibbon— o las que entronizaban al ciudadano como objeto de representación artística —Balzac, Dickens—), la evolución de la pintura (desde la más simple artesanía hasta llegar al “genio creador”) o la llegada de la música como diversión universal.

En la tercera parte, «La creación del yo», el hombre se postula como la materia prima predilecta de la creación. El «yo» interior, la personalidad individual y anónima, se convierte en el objeto artístico en el que se centran los esfuerzos de los creadores. Así, la escritura comienza a interesarse por las cavilaciones personales con Michel de Montaigne, por la proyección del «yo» hacia la prosecución de todas las posibilidades artísticas con Goethe, por la epopeya mítica a nivel personal con Herman Melville, por los padecimientos del alma y del espíritu con Dostoievski, por la elevación del tiempo a la categoría de material narrativo con Marcel Proust o por la introspección de los múltiples «yo» que todos atesoramos con Virginia Woolf. También se centra Boorstin en el desarrollo similar de otras artes, como la pintura (con las vanguardias del siglo XX y Picasso a la cabeza) o la cinematografía.

Como toda obra de estas características, adolece de la adopción de un criterio muy personal y de la elección de un punto de vista propio a la hora de afrontar las biografías de los personajes retratados. En muchas ocasiones, el autor concentra su atención en detalles íntimos de las vidas de los artistas que carecen de relevancia, o que aportan poco a sus posteriores logros artísticos. La selección de creadores, por supuesto, aunque exhaustiva, no deja de ser parcial: incluir a William Prescott, autor de una historia de la conquista de México, como referente de la historiografía moderna, no deja de ser una elección cuanto menos curiosa; otro tanto ocurre con la “Autobiografía” de Benjamin Franklin como epítome del género autobiográfico. La nacionalidad del autor, obviamente, define sus criterios, tanto a la hora de escoger a quiénes incluye en su voluminoso compendio como a quiénes deja fuera.

Con todo y con eso, “Los creadores” es una obra amena, de fácil lectura y repleta de datos curiosos que puede satisfacer la curiosidad de cualquier lector no especializado. Entre la miríada de vidas y obras que se relatan es sencillo encontrar hechos que llaman la atención y que despiertan la admiración por esos grandes artistas de toda la historia de la humanidad. Recomendable.

3 Comentarios

  1. […] sentamos juntos en el tren regional. En esos días estaba leyendo un libro extraordinario: Los creadores. Es un tomo abrumador, aunque fácil de leer: la historia de la producción artística desde el […]

  2. Hola,
    Estoy suscrito a tu blog a traves de Google Reader.
    Lo visualizo con Firefox 3 y debido a las tildes es ilegible.

    Ej. copiado y pegado
    “Los creadores” es un repaso somero (a pesar de sus m??s de setecientas p??ginas de apretada tipograf??a) a la historia del desarrollo de la capacidad de creaci??n del ser humano, de la evoluci??n simpar de la imaginaci??n. Desd

    Sin embargo si accedo a tu pagina se lee perfectamente.
    Igual es una chorrada por tener yo mal configurado algo pero por si te han llegado más.
    Saludos y gracias por vuestros escritos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here