Los hermanos corsos – Alexandre Dumas

0
4482

Los hermanos corsos - Alexandre DumasAlexandre Dumas narra en primera persona, como si de una vivencia que le hubiera acaecido se tratara, la fabulosa historia que recoge Los hermanos corsos. En la novela se sazonan con destreza las observaciones de un libro de viajes y la aventura galante con un matiz sobrenatural, logrando una narración que proporciona un buen rato de lectura como sólo saben hacerlo los maestros en su género.

En una visita a Córcega el narrador se alojará en la casa de Lucien de Franchi, un joven con el que pronto trabará amistad. Lucien es un apasionado defensor de las tradiciones de la isla, que poco a poco se van perdiendo ante la influencia de lo francés. Sin dejar de ser consciente de lo bárbaro de algunas de estas costumbres, como las vendettas, no puede evitar sentir un cierto pensar ante la idea de la desaparición de cuanto representa el acervo de su tierra; pero, a la vez, comprende que le ha tocado vivir en una época de cambios.

Es por ello que Lucien de Franchi accede a actuar como mediador entre dos familias enfrentadas por una vendetta. Y aquí Dumas aprovecha para describir el sabor de la tragedia: los vecinos enfrentados a muerte por una nimiedad, el orgullo que se niega a humillarse firmando la paz, la sangre vertida, aspectos de una tradición que el autor presenta como una costumbre feroz que pervive como un monstruo en tiempos de razón y progreso.

Y a la vez, Dumas va introduciendo el misterio en forma de un extraño don que poseen todos los varones de la familia de Franchi, y que consiste en recibir la visita de algún antepasado muerto en vísperas de un acontecimiento importante, que haya de marcar su vida. Aquí se hace necesario apuntar el singular encanto que prestan a la narración las leyendas de gusto romántico que se intercalan en ésta, como es el caso de la que da origen a ese peculiar don.

Pero Lucien de Franchi tiene un hermano gemelo, Louis, en todo opuesto a él. Refinado, culto y pacífico, el joven Louis ha abandonado Córcega para asentarse en París donde trabaja para hacerse una carrera en el mundo de las leyes. Inevitablemente, el Dumas protagonista regresará a Francia cargado de mensajes para el hermano pródigo, con el que enseguida intimará.

Por cuestiones sentimentales, Louis se verá obligado a batirse en duelo. Esta costumbre, que enfrenta a dos hombres a muerte, y a la que incluso el pacífico de Franchi se somete, no parece tenerse en absoluto por una tradición bárbara. Mientras la tradición corsa de la vendetta causa estupor a los civilizados franceses, batirse en duelo en el bosque de Vincennes es una cuestión de caballeros.

Pero aunque la narración pueda poner de relieve tal contradicción, la resolución de la misma pasa por exponer cómo se enfrentan a similares acontecimientos dos hermanos opuestos en todo y, sin embargo, unidos incluso más allá de la muerte.

Más de Alexandre Dumas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here