Media vida – José Luis García Martín

1
1052

Media vida - José Luis García MartínJosé Luis García Martín es un autor polifacético (y crítico de los buenos), quizá más conocido por su labor como poeta que como narrador; uno puede afirmar que, como lo primero, es una lectura absorbente y deliciosa, y después de leer los artículos que componen “Media vida” me arriesgo a decir que, como lo segundo, también.

Este librito lo conforman diversas piezas, aparecidas con anterioridad en diferentes publicaciones, que tratan de distintos y muy variados temas; el único nexo que comparten, si es que hay alguno, es el del amor por las cosas, por los detalles, por lo libros y los viajes, por las personas y los paisajes. Y es que la vena poética de García Martín es poderosa, y no se oculta con facilidad; por eso, y porque es un escritor con una capacidad sorprendente para crear impresiones emocionales, estos textos breves resultan ser una delicia para cualquiera.

Intentar resumir aquí su contenido es inútil, puesto que la mirada del escritor abarca todo, desde sus viajes a diferentes ciudades —Lisboa, Praga, Burgos—, pasando por recuerdos de infancia y adolescencia, hasta la crítica literaria menos sesuda. De su mano el lector recorre lugares, memorias y opiniones, pues (no hay que olvidarlo) la primera persona de García Martín conduce y guía, muestra y, si hace falta, reprende, pero uno no sale indiferente de sus artículos, ya que el autor se encarga de dejar bien claras sus ideas respecto a todo lo que mira.

Algunos de los textos son bellísimos simplemente como piezas narrativas, sobre todo aquellos en los que el autor teje palabras en torno a sus recuerdos, mientras que otros son más expositivos, en especial cuando habla sobre otros escritores, o cuando filosofa en torno a algún hecho. No obstante, tanto la vena poética como la crítica son omnipresentes, y la inteligencia perspicaz del autor da buena cuenta de todo lo que se cruza en su camino; es igual de placentero leer a García Martín por su hermosa lírica que por la sensatez que desprenden sus escritos. Aunque la belleza de la prosa, por supuesto, sea un eje en el libro.

Quizá por eso, porque la mayoría de las piezas son casi prosas poéticas escritas con excusas prosaicas, es tan difícil dar cuenta aquí, en unas pocas palabras, de la intenso e interesante que es “Media vida”. Por eso, prefiere uno que sean las palabras de García Martín las que queden aquí, y que sirvan de cebo para pescar nuevos (y viejos) lectores:

La felicidad no tiene historia; para evocarla bastan dos o tres palabras, un verso, una fotografía. Afortunadamente no sólo de felicidad están hechos los días: “Los dioses tejen las desdichas de los hombres para que los poetas tengan algo que cantar”. Envejecer: ser feliz y saber que se es feliz, vivir y sentirse vivir, saber que no hay mayor aventura que comprobar cómo la grata rutina se repite un día más. Envejecer: comprobar que la felicidad es común, que vivimos rodeados de prodigios. Envejecer: aprender a mirar, verlo todo como si fuera la última o la primera vez.

Más de José Luis García Martín:

1 Comentario

  1. Que manera más conmovedora de describir el envejecer, eso tan desnostado hoy en día, sobre todo en las mujeres, cuando puede ser tan profundo, además de la riqueza que aportamos los que nos vamos haciendo mayores. Me has convencido de que hay un gran espíritu detrás de este libro, y que es necesario leerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here