Mis recuerdos – Rabindranath Tagore

3
1711

Mis recuerdos - Rabindranath Tagore“Mis recuerdos” de Rabindranath Tagore, es una rememoración sucinta pero sustanciosa de los primeros años de vida del sabio indio. Su niñez, su primera juventud y su iniciación a la escritura son evocadas en este libro pleno de espiritualidad que nos descubre a un hombre apasionado por el mundo, por la vida y, sobre todo, por la literatura. Optimista y vital, un Tagore adulto -escribió estas memorias cuando frisaba los cincuenta años-, nos da una lección sobre las cosas verdaderamente esenciales de la vida, sin muestra de pedantería.

Tagore nació en una familia donde cualquier forma de expresión artística, sobre todo la música y la literatura, era señora. En la casa familiar reinaba un ambiente que acogía con agrado cualquier forma de creación: dramaturgos, músicos, filósofos, escritores y poetas tenían su punto de encuentro en las habitaciones de su padre y hermanos, quienes además actuaban como mecenas y entusiastas colaboradores, desarrollando ellos mismos importantes trabajos en estos campos.

Pero antes de ser admitido en ese círculo de intelectuales, Tagore vivió una infancia sin caprichos, vigilado de cerca por los criados de la casa, que permaneció en su recuerdo como una sucesión de momentos felices y que contribuyó en gran medida a desarrollar su imaginación. Entregado a manos de los criados, encerrado de forma permanente entre los muros de la casa familiar, ese niño soñó cuanto no conocía e ideó mil maneras de conseguir que el jardín de su casa fuese un reflejo del mundo entero, tal y como él lo concebía.

La educación de Tagore corrió a cargo de varias escuelas y algunos tutores que le daban lecciones a domicilio. Lo que el poeta más agradeció fue la libertad de la que disfrutó para su formación. Sin ser presionado en ninguna dirección, su familia apoyaba cada iniciativa y perdonaba las mudanzas propias de su edad. De este modo, se forjó un espíritu independiente y vivo, empeñado en un desarrollo continuo de sus facultades.

Un hito en la adolescencia de Tagore fue el viaje que emprendió con su padre al Himalaya. En su transcurso, su padre se encargó personalmente de dirigir las rutinas que formaban sus días, enseñándole muchas cosas valiosas pero, sobre todo, permitiendo a su hijo entablar una relación más directa con su progenitor. El regreso de ese viaje supuso para Tagore su ingreso como miembro de pleno derecho en la vida cultural de la familia, lejos ya de la vigilancia de los criados que lo señalaba como niño.

La estancia en Inglaterra del joven indio para estudiar leyes supondrá otro paso hacia su madurez, aunque pronto regresará a la India para dedicarse a la creación literaria, colaborando en revistas (algunas de ellas editadas por miembros de su familia) y entregándose por completo al enaltecimiento de las letras de su país.

Además de las numerosas anécdotas de niñez y juventud que forman el cuerpo de estos recuerdos, Tagore esboza en sus páginas un análisis de su producción literaria de aquellos años, y de cómo está marco el camino para lo que vendría después. Mientras sus primeras obras estuvieron marcadas por su apego a la Naturaleza, fruto de una infancia vivida casi en reclusión en la que la observación de los fenómenos naturales eran todo su contacto con la realidad exterior; las siguientes lo están por lo que Tagore llama “el mundo de los hombres”: el juego de la vida y los sentimientos generados por la realidad humana que le rodeaba.

Tagore señala su evolución literaria como un camino que va desde lo interior a lo exterior. Es decir, desde los poemas profundamente intimistas de sus inicios al interés por el mundo circundante que se desprende de escritos posteriores. Si bien, finalmente, ambas corrientes acabarán por unirse en un estilo que conjuga ambos aspectos: la jungla del corazón y el mundo abierto.

Sensibilidad exquisita, belleza formal, entusiasmo, jovialidad y un profundo conocimiento de lo humano se desprenden de estos recuerdos de Tagore, que son una lectura excelente en sí mismos, además de una invitación a conocer las obras de su autor.

3 Comentarios

  1. Hola Lucrecia,
    pienso que el poema que mencionas puede ser uno de los incluidos en la obra titulada “La Luna nueva”. Se trata de una obra ciertamente enternecedora y, por suerte, es fácil de encontrar en castellano. Lo ha publicado Alianza Editorial en formato de bolsillo (–> a buen precio), en un volumen que también incluye las obras “El jardinero” y “Ofrenda lírica” (esta última es una obra maravillosa).
    Espero haber acertado con la obra. Un saludo.

  2. Hola, hace poco que estoy usando una computadora, pero desde hace mucho tiempo oi un poema de R. Tagore dedicado a los hijos (hace tanto tiempo que lo escuche que no me recuerdo mucho) pero si se que era precioso. Estuve en la pagina donde dicen que hay recopilado 21 libros de este gran escritor , pero por los titulos no logro ubicar este poema en alguno de ellos.
    Mi deseo, si
    fuera posible que me orientaran por donde buscar este poema o si lo conocen.
    Gracias anticipadas y esperando su cooperacion. Lucrecia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here