Moscú 2042 – Vladímir Voinóvich

0
1405

Moscú 2042 - Vladímir VoinóvichVladímir Voinóvich perdió la ciudadanía soviética tras la publicación de la novela satírica Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin. Años más tardes, residiendo ya en Alemania, publico Moscú 2042, una novela también escrita en clave de humor y también crítica para con el régimen soviético.

Aunque se considera Moscú 2042 como una distopía, es más bien una novela ecléctica en la que se mezclan diversos géneros: el humor, como ya queda dicho; también la distopía, sin duda; algo, no mucho, de ciencia ficción; e incluso una pizca de metaliteratura. El resultado es una novela entretenida, aunque irregular. Voinóvich es un escritor mediano, pero compensa lo simple de su estilo con dosis de humor e imaginación.

La novela cuenta el viaje al futuro de Vitali Kártsev, un escritor soviético exiliado en Alemania que guarda muchas similitudes con el propio Voinóvich. Vitali descubre que es posible viajar al futuro en un vuelo comercial de Lufthansa y decide ir a conocer cómo es el Moscú del siglo XXI.

Gran parte de la novela recoge, por tanto, las peripecias del escritor Kártsev en el Moscú futurista, conocido como Moskorep: la primera república comunista del mundo. En la ciudad de Moscú, el comunismo ha vencido al socialismo y ha creado una peculiar sociedad donde el estado dirige y vigila todas las actividades del ciudadano. Evidentemente, Voinóvich apuntaba a los defectos de la sociedad soviética al describir cómo era la vida en el Moscú del futuro, pero lo hace desde una perspectiva cómica, poniendo el acento en las situaciones ridículas que el control estatal genera.

Aunque divertidas, las historias que le acontecen al turista Kártsev no son suficientes como para mantener la atención del lector por sí solas. Sin embargo, cuando el lector comienza a aburrirse de las anécdotas de que acontecen al protagonista en su deambular por la ciudad, un nuevo hilo aparece en la trama.

Es entonces cuando lo metaliterario entra en juego bajo la capa de la ciencia ficción. Hasta el momento, algunas pistas habían aparecido, implicando a personas que Kártsev había conocido en el pasado (y que aparecen en la novela antes de su viaje al futuro) y que parecen jugar algún papel en Moskorep, a pesar de los sesenta años transcurridos. Poco a poco el misterio se irá esclareciendo, misterio que atañe en parte a la obra que el escritor Kártsev había escrito en el pasado y que los gobernantes socialistas pretenden que altere para provocar ciertos cambios en la línea del tiempo.

Es precisamente este chocante giro el que depara las mejores páginas de Moscú 2042, que de otra manera no sería sino una secuencia de sucesos ―casi siempre divertidos, a decir verdad― destinados a revelar cómo sería la vida en el Moscú comunista del futuro, comparándola con la vida del Moscú soviético y aún de cualquier gran ciudad capitalista.

Una lectura ligera, divertida, con aspectos genuinamente originales, pero poco trascendente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here