Mujeres, salud y poder – Carme Valls-Llobet

0
588

Mujeres, salud y poder - Carme Valls-LlobetCarne Valls-Llobet es una médica especializada en medicina de género. Ya en 1990 participó en el Simposio Internacional sobre “Mujer y Calidad de vida” y también ha dirigido el programa Mujer, Salud y Calidad de vida del CAPS (Centro de Análisis y Programas Sanitarios) de Cataluña.

Su trayectoria profesional avala su experiencia en la investigación sobre temas de salud desde la perspectiva de las mujeres y el género. Y el libro Mujer, salud y poder reúne los aspectos más relevantes de los frutos de esa investigación.

La pregunta de partida es ¿de verdad es necesario abordar la medicina y su ejercicio desde una perspectiva de género? La respuesta es un contundente sí. Valls-Llobet explica a lo largo de este libro cómo las peculiaridades del cuerpo de la mujer han sido obviadas por la ciencia médica desde sus albores.

El cuerpo femenino se considera igual al masculino exceptuando aquello relativo a la reproducción. Por lo tanto se ha tendido a considerar que lo que sirve para el hombre, tiene necesariamente que servir para la mujer. Como además las mujeres no suelen estar representadas en las cohortes de los estudios de epidemiología (menos del 40% de las investigaciones médicas incluyen a mujeres), es muy poco lo que se sabe en realidad acerca de la salud de las mujeres.

Sin embargo, los todavía escasos estudios realizados teniendo en cuenta las especificidades fisiológicas de la mujer demuestran que las mujeres no enferman igual. Que, de hecho, las enfermedades que son frecuentes en ellas no coinciden con las enfermedades que son frecuentes entre los hombres. Y que ni siquiera los medicamentos tienen los mismos efectos según el sexo del paciente.

Aún peor, la mujer suele estar mal diagnosticada y tratada. En parte porque las analíticas se basan en estándares del cuerpo masculino o en suposiciones sin base científica. Por ejemplo, durante años se ha dado por sentado que los niveles de hierro eran menores en la mujer porque las mujeres suelen presentar niveles más bajos. La realidad es que se estaba confundiendo lo frecuente con lo normal. Con frecuencia las mujeres presentan anemias (consecuencia de la menstruación), pero esa es una situación anormal que debe ser tratada.

El error en el diagnóstico y el tratamiento no es sólo consecuencia del desconocimiento, también puede achacarse a la nula importancia que la sociedad otorga a lo que le sucede a las mujeres. Un ejemplo: muchas mujeres padecen problemas de tiroides que los médicos no tratan hasta que no se atraviesa determinado umbral, decidido arbitrariamente. Como resultado miles de mujeres deben lidiar cada día con la fatiga, los dolores musculares y otros desarreglos que son los síntomas de la enfermedad.

Otro ejemplo: cualquier malestar de la mujer es remediado con psicofármacos. El 85% de los ansiolíticos y antidepresivos recetados en España se administran a mujeres. Cuando una mujer se queja a su médico de dolor este lo achaca, sin ulteriores investigaciones, a motivos mentales y como tal lo trata. Tal vez porque en el imaginario colectivo la mujer sigue siendo una histérica.

Mujer, salud y poder plantea interesantísimas cuestiones sobre la salud de la mujer. Sobre el intento de identificar esa salud únicamente con la salud reproductiva. Sobre la ignorancia acerca del funcionamiento de los ciclos hormonales femeninos. Sobre medicinas que enferman, pero que a las farmacéuticas les interesa comercializar (como los anticonceptivos hormonales o la terapia hormonal sustitutiva). Sobre la falta de investigación acerca de las enfermedades autoinmunes que afectan mayoritariamente a mujeres y que tienen su origen en los tóxicos químicos que nos rodean.

Mujer, salud y poder es un trabajo exhaustivo y bien documentado, de lectura sencilla y amena que interesará a cualquier mujer, pero que además debiera ser lectura obligatoria para los profesionales de la salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here