Palabras y sangre – Giovanni Papini

3
3825

Palabras y sangre - Giovanni PapiniDe entre los libros de Giovanni Papini, seguramente sea éste Palabras y sangre el más flojo, el que menos hace justicia a la mirada vitriólica y despiadada del escritor italiano. Los relatos contenidos en este volumen son imaginativos y rezuman ese estilo sardónico tan característico del autor, pero les falta el elemento de acidez que convertía otros textos en alegatos demoledores sobre el ser humano y sus vicios.

El nihilismo del que siempre hace gala Papini se encuentra omnipresente, eso sí, en casi todos los cuentos; un nihilismo hasta cierto punto amable, dotado de un marchamo de inocencia o candidez que hace de cada historia una suerte de fábula moral con moraleja contradictoria. Un suicida empeñado en quitarse la vida porque así lo ha anunciado previamente, por ejemplo, constituye el ejemplo palmario de empecinamiento, de cómo malinterpretamos la realidad para ajustarla a nuestras necesidades o deseos. Protagonistas como éste, obcecados, ciegos o ignorantes, se pasean por estas páginas constituyendo un muestrario absurdo, pero tenebrosamente verosímil, del alma humana.

«La primera y la segunda», por citar algunos casos, nos sitúa ante la clásica situación del acabamiento del amor. Mientras el protagonista se enamora de una segunda mujer, que apenas le presta atención, la primera continúa enviándole cartas desesperanzadas; la situación da un giro inesperado cuando el joven utiliza las palabras de su primer amor para conquistar al segundo. Papini nos ofrece una sutil visión de lo frágil de nuestros sentimientos, de lo mudable de nuestras atenciones y de la aleatoriedad de comportamientos que damos por sólidos e inmutables. «Un trueque de almas», por otro lado, cuenta las vicisitudes de dos hombres que se intercambian sus vidas (el título todo lo dice) con la esperanza de ganar en sabiduría y plenitud; lógicamente (dentro del implacable universo del autor) este trato sólo acarrea desdichas y dolor para ambos.

Estos y otros relatos nos ofrecen unas historias que se encuadran en el universo despiadado de Giovanni Papini; sin embargo, la ejecución de casi todos ellos no supera a aquellos cuentos de El piloto ciego, ni mucho menos a algunos episodios antológicos de su novela Gog. En Palabras y sangre el estilo del italiano es más moderado, más austero: juega con la insinuación, como en otras ocasiones, pero la impresión general es que los relatos se acercan más a la fábula tradicional, al convencionalismo. Sus personajes son transgresores, cierto, pero la ironía feroz, la desesperanza violenta, la penetración psicológica, no asoman más que en contadas ocasiones. En general, los textos que conforman el libro pueden verse más como historias fantásticas con algo de melancolía, con un deje de tristeza muy bello, aunque vacuo; historias imaginativas y de desarrollo original, pero sin el mordiente al que su autor nos tenía acostumbrados. Algo curioso si tenemos en cuenta que Palabras y sangre, aunque publicado tras los otros libros de relatos, fue elaborado más o menos a la par que aquéllos. La homogeneidad es absoluta en este libro, pero el nivel de los textos, sin duda, es menor.

A pesar de ello, la ácida mirada de Papini asoma en algunos instantes para deleitarnos con momentos tan hermosos como desasosegantes: «El prisionero de sí mismo» o «El verdadero cristiano» son cuentos terroríficos sobre la condición humana, sobre la culpa, la libertad o el compromiso, y sobre cómo la pasión puede tergiversar cualquier propósito de hacer el bien para sumirnos en la oscuridad. Palabras y sangre es el libro menos seductor (de los que uno ha leído) de Giovanni Papini, pero con sus defectos y deméritos tiene más valía que muchas otras obras menores que inundan las librerías.

Más de Giovanni Papini:

3 Comentarios

  1. Cuando yo tenía 17 años me enamoré de Palabras y Sangre. En ese entonces no conocía la palabra plagio ni su significado. Alegre e inocente, con mucha paciencia, y muchas horas de deleitoso trabajo, lo imité, copié, remedé, lo adapté a varias vivencias de mi vida y de los que me rodeaban. Quedó en mí una sensación maravillosa que aún conservo en mi adultez. G.P. Es un gigante, hermano mayor de mi alma.

  2. a mi no me gusta este tipo de critica, es triste reducir un artista asi, cada obra es una obra, destinta y igual as vezes… para mi es genial su arte en este libro, de una maestria infinita!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here