Soy una caja – Natalia Carrero

1
1207

Soy una caja - Natalia CarreroExisten muchos libros que analizan el proceso de escritura, bien sea desde una perspectiva ensayística, centrada en el análisis de los mecanismos de creación, o bien desde una mirada más personal, a través de la conciencia del propio escritor. “Soy una caja” es un libro que habla sobre la creación, sobre la dolorosa necesidad de escribir y sobre la incertidumbre que causa. Y lo hace de una forma divertida y cercana, sin alharacas literarias y con una humildad que desarma al más pintado.

Porque Nadila, la peculiar protagonista y narradora de este libro (que no es novela, como no es muchas otras cosas), es consciente de que quiere convertirse en escritora, pero es aún más consciente de su incapacidad para ello. Esa ignorancia acerca del proceso de escribir, de “lo-que-hay-que-hacer” para convertirse en autor, es el motor de la acción en “Soy una caja”.

Nadila narra su historia desde un presente estable y maduro, recordándose a sí misma años atrás, sumergida en plena adolescencia y tratando de encontrar respuestas a cientos de preguntas. Para ella está claro que esas claves residen en la literatura y, aconsejada por una profesora de escritura creativa, se vuelca en la lectura y el análisis de las obras de la brasileña Clarice Lispector. Esta obsesión primeriza la obsesiona hasta rozar la locura: Nadila disecciona los libros de Lispector, rastrea las claves de su estilo y de sus métodos narrativos y entabla imaginarios diálogos con la escritora. Sólo después de algún tiempo se desprenderá de esa influencia, que amenazaba con convertirse en una fijación neurótica, y se afianzará en su propia forma de ver el mundo.

“Soy una caja” habla de la escritura, pero sobre todo nos habla de la vida. Nadila somos cualquiera de nosotros, cualquiera que haya emprendido un viaje sentimental en su vida y haya ido tropezando con influencias perniciosas, consejos mal entendidos o visiones equivocadas de la realidad. En el primer capítulo, titulado con singular franqueza «Era una idiota», ella misma confiesa que «lo peor era la sensación de imposibilidad de comunicar lo que me pasaba». Esa comunicación que busca Nadila es su conexión con el mundo, un mundo que no comprende y al que no está segura de querer pertenecer, pero que ansía explorar para saber. A lo largo del libro el diálogo que la protagonista entabla con esa imaginaria Clarice nos desvela sus dudas y sus miedos ante la incapacidad de escribir, de convertirse en la escritora que pretende ser.

Sus temores, que Nadila/Natalia Carrero desgrana con ingenio desbordante y despliegue de recursos estilísticos (si no novedosos, sí muy bien utilizados), van mucho más allá del talento artístico que pueda atesorar: ella busca situarse en su entorno, encontrar un lugar en una sociedad que le resulta tediosa y acomodaticia. De ahí que esta historia vaya más allá de la reflexión creadora y nos haga encontrarnos con nosotros mismos, con esa época en la que las preguntas no encontraban respuestas y el futuro se vivía como un sinfín de puertas abiertas.

Supongo que mi tristeza procede del hecho de tener conciencia de que yo no era tan especial como creía, sino una adolescente como pudo serlo la propia Clarice o cualquiera de mis compañeras de clase. […] Abandonada la infancia, con el constante mimo y cultivo de lo que nos diferencia de los demás, decepciona comprobar qué parecidos somos.

En definitiva, “Soy una caja” nos sitúa ante ese momento decisivo en la vida en el que elegimos quiénes somos; y en el que casi siempre, por desgracia, nos equivocamos. Natalia Carrero ha escogido narrar los prolegómenos de ese instante mediante una mirada plena de inocencia y honestidad, lo cual convierte a su protagonista en un personaje entrañable por su cercanía. El libro devuelve al lector a una época cargada de incógnitas, y lo hace de forma original y directa. No se dejen engañar por la aparente sencillez de su forma: Nadila hará que se hagan preguntas cuyas respuestas hace mucho que creían haber descubierto. Pocos libros consiguen eso.

Más de Natalia Carrero:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here