Vulva. La revolución del sexo invisible – Mithu M. Sanyal

1
2779

Vulva. La revolución del sexo invisible - Mithu M. SanyalAl leer La tecnología del orgasmo me sorprendió saber que las diferentes partes de los genitales femeninos no recibieron un nombre científico o médico hasta el siglo XVIII. Siendo así, Vulva. La revolución del sexo invisible atrajo mi atención y resulta un libro que mujeres y hombres por igual debieran leer; puesto que no deja de resultar chocante que, a pesar de la enorme sexualización del cuerpo femenino en nuestra sociedad —véase el mundo de la publicidad— la vulva sea poco menos que una desconocida.

Para solventar tan triste realidad, la ensayista alemana Mithu M. Sanyal ha preparado una historia de la vulva y sus representaciones artísticas y culturales desde la Antigüedad a nuestros días, explorando además la visión que del genital femenino se tiene en diferentes culturas. De ser una representación mística de la vida, los ciclos de la naturaleza y portadora de buena suerte en tiempos primitivos, la vulva pasó a convertirse bajo religiones monoteístas y patriarcales como el judaísmo, el cristianismo y el islamismo en un elemento no ya proscrito, sino directamente suprimido.

Sanyal propone un recorrido que señala el vacío científico secular respecto a la vulva, así como las ideas equivocadas que una medicina pensada por hombres y donde el cuerpo masculino era la norma tenía del genital femenino; recoge los modos populares de nombrar a la vulva —casi siempre mediante apelativos descalificativos como schamlippe en alemán, literalmente “labios de la vergüenza”; repasa las iconografías de diosas orientales y de vírgenes cristianas para encontrar la negación, propia de la cultura occidental, de la sexualidad femenina en cualquiera de sus formas; hace un (demasiado pormenorizado y extenso) estudio sobre la idea del baile desnudista como una reafirmación del genital femenino; y llega hasta los movimientos reivindicativos de los grupos feministas a partir de la década de los sesenta.

El ensayo, sin duda instructivo a la par que entretenido, recoge anécdotas curiosas. Por ejemplo, en Los monólogos de la vagina, la obra de Eve Ensler que se representa con éxito en todo el mundo, muchos de los relatos que se cuentan hacen referencia a la vulva (y no a la vagina). Como se señala en el libro, un hombre jamás usaría la palabra testículos para referirse a su pene o viceversa, pero entre las propias mujeres es frecuente referirse a la vulva como vagina.

En general existe, incluso en nuestros días, un ocultamiento de la vulva que parece trasmitirse de madres a hijas. Las familias utilizan eufemismos para referirse a los genitales de sus hijas y estas crecen, en el mejor de los casos, desconociendo la realidad de su anatomía, en el peor, con la creencia de que tienen algo que ocultar.

Mithu M. Sanyal describe, ya en el epílogo, cómo a los quince años leyó una novela cuya protagonista es una artista que cosa vulvas para decorar con ellas las paredes. La joven quiso hacer otro tanto para regalárselas a sus amigas, pero se encontró con una insospechada dificultad: a pesar de tener una, no sabía cómo era exactamente una vulva. Y en la biblioteca a la que acudió no existían otros libros al respecto que los referidos a enfermedades femeninas. Vulva. La revolución del sexo invisible es entonces un intento de ampliar la bibliografía sobre qué es, cómo se entiende y cómo se ha entendido en el pasado la parte visible del genital femenino. Lectura obligatoria.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here