Los hermanos Karamázov – Fiodor M. Dostoievski

Los hermanos Karamázov – Fiodor M. Dostoievski

48 7285

Los hermanos Karamázov - Fiodor M. DostoievskiQué podré decir yo de una obra de la envergadura de “Los hermanos Karamázov“. O de un autor de la talla de Dostoievski. Poca cosa puedo añadir, pues ya muchos han hablado sobre ello, y probablemente, mejor de lo que yo pueda hacerlo.

Yo, en mi calidad de mera lectora, sólo puedo decir que son un autor y una obra que hay que leer. Siempre. Y el que no lo haya hecho, que se ponga.

“Los hermanos Karamázov” es la muestra perfecta de lo que es la literatura con mayúsculas y al leerlo uno entiende por qué hay obras que perdurarán para siempre, mientras que muchas de las obras de los que hoy se dicen escritores, no resistirán el paso del tiempo, pues su mediocridad se hace notoria con cada día que pasa.

Si leemos hoy “Los hermanos Karamázov” encontramos que sus temas siguen plenamente vigentes casi siglo y medio después. Eso es simplemente debido a la maestría de Dostoievski para retratar a unos personajes absolutamente humanos, cuyos sentimientos y acciones podemos comprender porque nos reflejan a nosotros mismos. Los personajes de “Los hermanos Karamázov” son en cierto modo personajes arquetípicos: el manso, el intelectual, el impetuoso, el codicioso… pero a su vez son únicos, absolutamente nítidos, inolvidables.

Por otra parte, apuntar que esta novela es la madre de la novela moderna, ya que en ella por primera vez el autor no narra desde fuera los acontecimientos, sino que su voz es un personaje más narrando los hechos, con la potestad de ser a la vez la mirada y la voz de los demás personajes.

Al desarrollo de la trama se unen numerosas digresiones, generalmente el relato de episodios pasados de la vida de los personajes, aunque sean éstos secundarios. Y este entramado de tela de araña es algo que a mí me fascina en cualquier novela. Más aún cuando la novela está escrita con la sencillez, con la absoluta falta de pretenciosidad, con el estilo claro y directo que caracterizan a Dostoievski.

Tal vez he dicho poco de una novela tan grande. Y es que no sé qué podría decir, excepto que es completamente necesario leerla. Es inmensa.

PD: El diálogo delirante entre el hermano Iván y el diablo es de lo mejor que yo he leído.

Más de F. M. Dostoievski:

48 comentarios

  1. Liz: probablemente, literariamente, la obra mes perfecta de F.D. sea Crimen y castigo. Redonda, implacable.
    Mi favorita? L.H.K.

  2. Acabo de terminar de leerla. Y me dejo un sin número de sensaciones. Sin palabras para describir tamaña obra. Las exposiciones ateas de Ivan es lo mejor que he leído a la fecha.

  3. pues yo estoy empezando con el y me está resultando un poco dificil. Se me hacen un poco pesadas las conversaciones entre los personajes. Quizá porque no se mucho acerca de esa epoca. Pero lo voy a seguir leyendo ya que despues de vuestros comentarios, a ver quien no lo lee!

  4. para mí es después de “El Quijote” de Cervantes y de “En busca del tiempo perdido” de Proust, la mejor novela de la historia…. sin decir más hay que leerla !!!

    • Amigo: Proust es muy bravo, pero Guerra y Paz y Anna Karenina, son lo mas grande ,jamas escrito, después del Quijote. Para Dostojevsky, Ana Karenina era la mejor novela jamàs escrita, despues del Quijote
      Y el autor de Crimen y Castigo, es el mas genial creador literario en prosa, por su obra total, de la humanidad.

  5. Hasta dónde llega la fabulación o hasta dónde la verdad en una obra literaria. Aquello que leemos, forma parte de la realidad vivida o del mundo mágico de la ficción. Quiénes son esos personajes que se pasean por las páginas de un libro, quimeras surgidas de la invención o fantasmas irredentos del propio escritor.

    En el caso de “Los hermanos Karamázov”, la respuesta a estos interrogantes, aunque parezca tópica, no admite duda: es el propio Dostoyevski, el que se muestra, encarnado en sus protagonistas, en todas y cada una de las páginas de la novela. Las huellas dejadas por su pluma son inequívocas. Los miedos, traumas y sufrimientos que arrostró a lo largo de toda su vida quedan al descubierto y, puestos en boca de sus personajes, nos turban y nos emocionan durante toda la lectura.

    Basta con echar un simple vistazo a la vida del autor (vicio muy recomendable, tras la conclusión de cualquier libro), para percibir los rasgos de autobiografía que conforman la trama de la novela. Algunos, si se quiere, puramente anecdóticos, pero tan definitorios como los que conforman el meollo de la obra: Dostoyevski, padeció la enfermedad de la epilepsia desde la infancia – Smerdiakov, es epiléptico. Estudió en la Academia de Ingeniería Militar de San Petersburgo y, tras su destierro en Siberia, sirvió como soldado en la fortaleza de Semipalátinsk en Kazajistán – Dmitri, “ingresó luego, casualmente, en una escuela militar, se encontró después en el Cáucaso, sirvió en el ejército…”. A los veintiocho años de edad fue condenado a muerte, pena que se revocó por la de destierro, acusado de formar parte de un grupo de ideas utópicas, tildado de nihilista, que buscaba la libertad del hombre – Iván, es ateo, “No, Dios no existe” o “Y, en efecto, el hombre ha inventado a Dios”, y aboga por la libertad de conciencia del ser humano, “No hay nada mas seductor, pero nada hay tampoco más atormentador”. Dostoyevski, mantuvo siempre una postura escéptica respecto al papel de la mujer en la sociedad rusa, si bien, en la última época de su vida, ésta se moderó y se hizo más flexible – Los principales personajes femeninos de la novela (Katerina Ivánovna, Lise, la señora Jojlakov, Grushenka) aparecen como seres insustanciales, veleidosos, histéricos, “De cualquier manera, de histerismo no ha muerto nunca nadie. Que sea histerismo; Dios, en su amor, se lo ha mandado a la mujer”. Una forma de pensar que, incluso para aquellos tiempos (últimos decenios del siglo XIX), se nos antoja muy reaccionaria.

    Pero, lo que hace de la novela una auténtica obra maestra (en mayúsculas) es la complejidad de sus personajes, seres exaltados, de interior desgarrado y cierta propensión a vehementes episodios de cólera. Dostoyevski, equilibra su tremenda fuerza mediante el uso de una particular teoría de peso – contrapeso, cuyo antagonismo gravita permanentemente alrededor de ellos. Así, a la violencia de Dmitri, a la bajeza de Smerdiakov, o a la fría racionalidad de Iván contrapone la espiritualidad y el alma pura de Aliosha, principal hilo conductor de la trama, y al que la voz omnisciente del propio autor, convertido en un personaje más, declara, al inicio del libro, protagonista de la historia.

    Al final, la pretendida estabilidad no da resultado, y todos, por acción u omisión, son responsables del parricidio de Fiódor Pávlovich, acto alrededor del cual gira el hilo conductor de la novela. También en este hecho, se ve la traza de la personalidad de Dostoyevski, que se culpó siempre de haber deseado la muerte de su padre, persona autoritaria y brutal, que tuvo un final violento y oscuro (no se sabe bien si fue asesinado por sus propios siervos o por la ingesta desenfrenada de alcohol). El trauma acompañó al autor ruso durante toda su vida y propició, posiblemente, su viva conversión a un cristianismo – ortodoxo, que entendía consustancial al sentir y la historia del pueblo ruso.

    La trama principal se rodea de otra secundaria que narra la historia de Iliushka y su padre el capitán Sneguiriov, agredido y vilipendiado por Dmitri, el hermano de Aliosha. Aquí también, el triste final de Iliushka (que confirma el poder determinista de todas nuestras acciones), no hace sino reafirmar, como en todos los ejemplos anteriores, el carácter autobiográfico de “Los hermanos Karamázov”: Aleksei, hijo de Dostoyevski, había fallecido también en 1878 a los tres años de edad. La novela comenzaría a publicarse un año después del trágico suceso.

    Pero es curioso que el argumento más definitivo sobre la identificación del escritor ruso con su obra, nos llegue precisamente a través de la anécdota. En la lápida sepulcral de su tumba en el cementerio Tijvin, dentro del monasterio Aleksandr Nevski, de San Petersburgo, puede leerse el versículo, que sirve de epígrafe a “Los hermanos Karamázov”: “En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto”, Evangelio de San Juan, XII, 24.

    Lo que más llama la atención de la prosa de Dostoyevski, es su fuerza y su rotundidad. Es, si se me apura, menos estética que la del otro genio de las letras rusas, Tolstói, pero viene cargada de una profundidad filosófica que no alcanza la de éste último. Nadie como él, consigue llegar al fondo de la mente y el corazón humano, allí dónde se esconde lo mejor y lo peor de los hombres, para mostrárnoslo, no juzga, solamente desvela la mezquindad y la grandeza que anida en el interior de todos, nosotros mismos debemos extraer conclusiones. Y, ésa, no es tarea difícil si se dispone de reflexiones como las contenidas en el capítulo “La rebelión”, una pequeña maravilla de poco más de quince páginas, que deberíamos tener siempre a alcance de la mano para releerla una y otra vez.

    Dostoyevski, hace uso también, a lo largo de la novela, de la “digresión” en múltiples ocasiones. Entrecomillo la expresión adrede, porque no debe entenderse en el sentido estricto de la palabra; no es la digresión de Víctor Hugo, rey absoluto de esta licencia, que se permite setenta páginas para explicar la batalla de Waterloo, (mejor que nadie, todo hay que decirlo), como mera excusa para introducir a uno de sus personajes (el Thénardier de “Los miserables”). En “Los hermanos Karamázov” es un recurso más oportuno, viene más al caso, pero no deja de ser una desviación de la trama principal, cómo si no hay que interpretar el maravilloso “El Gran Inquisidor”, del Libro Quinto.

    Podríamos decir que si Tolstói se acerca al ser humano a través del camino de la luz y la claridad, Dostoyevski lo hace desde la oscuridad y la tiniebla. Opciones ambas válidas, en manos de dos de los más grandes genios de la literatura universal.

    Por ello, “Los hermanos Karamázov” (al igual que todos los clásico rusos) son de lectura obligada. No resulta fácil y la tarea requiere cierto esfuerzo, muchas veces tendremos que releer varias veces párrafos y hasta capítulos unas por necesidad y otras por placer), pero el poso que dejará en nosotros nos hará crecer como lectores y también como personas.

    PD. Y ahora, a la manifestación de las 19 horas en la Plaza de Catalunya de Barcelona: No al desalojo, ni a la violencia empleada contra los “Indignados”, porque ellos son solamente la voz de un sentimiento muy extendido ya en la población de este país. Sra. Castro, cada vez estoy más de acuerdo con usted: un nuevo mundo es posible.

    Cordiales saludos a los seguidores de solodelibros

    • Estamos de acuerdo!

      Y pensar que el mas grande revolucionario de la historia, el mas inteligente y, despues de Trotsky el mas culto, Lenin, dijo de de esa obra que todos admiramos: “No tengo tiempo para leer esa porquerìa”

      • Y desde el punto de vista politico tenia razon: a diferencia de Tolstoi un gran utopista, padre de la no violencia, Dostoyevski era un reaccionario, un hombre que hoy llamariamos un derechista desde el fondo de su alma.

  6. Estoy terminando esta inmensa novela, tardé más de un mes en leerla. El autor se da el tiempo para tratar temas, como la relación entre la Iglesia y el EStado y la rivalidad entre los estamentos interiores de la Iglesia. Concuerdo con que el diálogo de Juan con el Diablo es extraordinario. El juicio a Demetrio con los argumentos de la fiscalía y la defensa, también son muy buenos. Nada que decir, es una doña novela.

  7. A mí me gustó mucho más que “Crimen y castigo”, la variedad de los personajes, las distintas tramas le dan más dinamismo a la novela.

    Tienes mucha razón cuando dices que muchos de los autores de hoy en día no se recordarán dentro de cien años. Esta obra que comentas es Literatura de la buena. Y lo de hoy en día es algo distinto.

  8. Excelente obra de Dostoievski, junto con otras que he leìdo como “Crimen y Castigo”, y recientemente ” El Idiota”.
    Ahora estoy leyendo a Pushkin y Gogol, muy nombrados por Dostoievski.

  9. En esta maravillosa obra, dostoievski plasmo sus principales preocupaciones: el destino de rusia, la lucha constante del hombre entre el bien y el mal, la religion y en consecuencia la salvacion. Habría que señalar que los hermanos karamasov representan las personalidades del propio escritor, no es desconocido para el que ha leido un poco a fyodor, la aversion y el odio que sentia hacia su padre, mismo que en reiteradas ocaciones lo convirtio en parricida si bien no en el mundo factico si en el de las ideas.

  10. ola A TODOS POR MI PARTE LOS HERMANOS KARAMAZOV ME PARECE UNA ESQUISITES DESDE EL COMIENZO HASTA EL FINAL SE LAS RECOMIENDO POR LAS QUE NO LA HAYAN LEIDO

  11. Estoy leyendo este libro por primera vez, y me sorprende que en 1878 el análisis de la sociedad que hace Dostoievski, es una mente pre-clara, de la cual se pueden extraer enseñanzas en la actualidad. Sólo le voy a poner un pero: el tratamiento psicológico de todos los personajes femeninos me parece muy superficial. Y en el propio texto las trata de histéricas, y citando a Ulises dice de ellas que son volubles,traicioneras y viciosas…

    Puede alguien ayudarme con el siguiente verso que no entendí:
    “Tú eres Safo, yo Faón, no lo discuto,
    mas, para mi desgracia,
    no conoces el camino del mar.”
    LIBRO: VIII cap.:VII
    Gracias de antemano.

  12. soy fiel seguidora de la obra de dostoievsky, he estado empeñada en coleccionar sus novelas y todo escrito suyo, me parece un genio literario, un escritor en todo el sentido de la palabra, cómo escribe este ruso!, parece que se metiera en tu mente y en tu espíritu y te desnudara el alma, nadie mejor que él para describir a la perfección la ambieguedad del ser humano entre el bien y el mal, quisiera conseguir muchos libros que no he encontrado, como el doble por ejemplo, debo decir también que los hermanos karamasov es complejo para entender, yo lo tuve que leer dos veces para encontrar su grandeza, definitivamente no es para principiantes, debes ser buen lector, merece la pena detenerse en la escena del gran inquisidor, el poema que Iván le relata a Aliosha, y que trae una memorable diatriba del cardenal a Jesús, es impresionante y excelente, Leanla con detenimiento, ojalá coloquen sus comentarios al respecto. Nos vemos.

  13. Hola a todos, estuve buscando el significado de : “Conciencia de Karamasov” es aquí donde me quede leyendo esta interesante novela y me encuentro con todos estos buenos comentarios que me motivan a continuar, porque ya desde que la empece me pareció super interesante con todos los temas que aborda sobre la humanidad.
    Ya estaba un poquito cansada de leer novelas romanticas de “enamorarme y babear” por los personajes principales tan perfectos y no ver ni uno real por estos lares jaja. Aunque siempre tuve una inclinación por las novelas rusas me parecen geniales siempre abordan los problemas sociales, ahora creo que voy a coleccionar mas novelas de autores rusos y si sobretodo de Dostoievski gracias a sus recomendaciones. Saludos.

  14. Vigesimo octavo comentario… Me compre L.H.K. hace una semana y comenze a leerlo. Ya, desde las primeras paginas me atrapo absolutamente. Dostoievski es uno de los mas geniales escritores de todos los tiempos, y sus obras son un testamento imprescindible, unas joyas q no hay q dejar de lado nunca. Es uno de los pocos escritores de profecion (si es q se lo puede rotular de esta manera) q creo verdaderas obras de arte eternas, no bets sellers de temporada. Lei bastante de este genio ruso: Noches Blancas, un sueño unico, relatado con el estilo del gran maestro, El jugador, Memorias del subsuelo, entre otras. Pero, se me hace dificil creer q exista una obra literaria mejor q Crimen y Castigo…
    Dios tenga en la gloria a los grandes escritores rusos: Tolstoi, Turgueniev, Pushkin, Gogol, Chejov, Dostoievski, etc etc etc

  15. Estaba paseando y me topé con los hermanos karamazov, felíz encuentro. A mi me gustó mucho esa novela, no sé si más que Crimen y castigo…mmm… tendría que pensarlo.
    Qué lindas son las ediciones de cátedra…
    saludos

Deja un comentario