Adiós, capitalismo – Jordi Garcia Jané

1
3253

Adiós, capitalismo - Jordi Garcia JanéQue el capitalismo no funciona es algo que hoy por hoy ya deberíamos tener claro casi todos (menos los interesados en que no funcione, claro está). Las causas por las que no lo hace también están más o menos claras, si bien son diversas y pueden ser analizadas desde muchas ópticas y hacen referencia a campos muy distintos, desde el puramente económico hasta el ecológico. Sobre esas causas se han escrito numerosos ensayos (algunos de ellos comentados en esta web) que han tratado de mostrar los errores estructurales en que se basan las premisas de la sociedad capitalista tal y como la conocemos; errores que nos han conducido hasta un punto de no retorno en la que se refiere a la crisis ecológica, pero también (y es algo que, si me apuran, es bastante peor) hasta un momento crítico para la conciencia social, la humanidad y la ética entre personas.

Jordi Garcia Jané elabora en Adiós, capitalismo una suerte de Utopía de Tomás Moro con ribetes revolucionarios; y entiéndase el término «revolucionarios» como un cambio radical frente a lo existente, no con ese tufillo violento que se le intenta achacar desde las posiciones ideológicas más conservadoras. En el ensayo se parte de la exposición de una serie de acciones que deberían marcar el cambio desde el modelo capitalista/neoliberal en el que nos movemos hacia una sociedad movilizada, con una autonomía democrática casi completa y donde la soberanía popular resida verdaderamente en el pueblo. El autor no es ajeno a los problemas que ello conlleva, empezando quizá por el más urgente: la casi nula experiencia de éxito de los movimientos de izquierdas y la falta de compromiso de buena parte de la sociedad, alienada por completo gracias a la maquinaria del sistema; según Jané, es necesario «crear nuevos espacios de socialización que cubran con satisfactores alternativos las necesidades humanas». Esto pasa por la creación de cooperativas, redes de intercambio y apoyo, medios de comunicación alternativos, ciudades sostenibles, redes de apoyo mutuo o centros sociales autogestionados. Es especialmente importante poner el acento en que la política debiera regenerarse «desde abajo», con la formación de grupos populares que, a medida que se hiciesen más numerosos, contasen con la capacidad de presionar a las formaciones para que se cumpliesen los programas. Estos contrapoderes servirían así para mejorar la calidad de vida real de las personas, de manera que lo que hasta ahora genera incredulidad o extrañeza se convirtiese en una opción viable y atractiva. Eso sí: se deja muy claro que el principal obstáculo que hay que vencer es la estructura económica; «sin cambiar las formas y reglas generales de la economía, [el] nuevo modelo de producción y distribución en proceso de construcción que es la economía social y solidaria no podrá nunca crecer más allá de un cierto umbral».

El ensayo, después de sentar esas bases teóricas, se adentra en el terreno de la ficción presentando un modelo de sociedad, allá por el año 2032, que ha conseguido introducir algunos de estos cambios y se ha organizado de una forma bien diferente. Aunque ciertamente resulta cándido en algunos de sus supuestos, no está de más recordar que a lo largo de la historia se han dado revoluciones de toda condición en circunstancias incluso menos adversas de las que ahora encaramos. Tal vez el principal obstáculo, creo yo, sea el cambio de mentalidad radical que todos debemos asumir para lograr una sociedad más igualitaria, sostenible, justa y libre.

Adiós, capitalismo es un ensayo que reúne argumentos ya expuestos en otros libros, pero tiene la virtud de presentarlos de forma muy amena y divulgativa, poniendo al alcance de cualquiera el conocimiento de aquello que debemos cambiar para mejorar. Un texto interesante, entretenido y, sobre todo, necesario.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here