¡Banca pública! – VVAA

2
1155

¡Banca pública! - VVAASi hay algo claro para (casi) todo el mundo acerca de esta crisis, es que los bancos han sido los principales responsables de la misma. Entre otras muchas circunstancias, se da el caso de que en España, como en otro buen número de países, se ha eliminado la banca pública para que todo el conglomerado de operaciones financieras quede en manos de inversores privados, que por supuesto no se han preocupado de que la banca preste un servicio útil a la sociedad, sino que han empleado todos los medios a su alcance para enriquecerse a base de productos financieros enrevesados. La Plataforma por la nacionalización de las cajas de ahorro ha reunido en este breve ensayo algunas piezas que ayudan a entender la deriva de los bancos hacia una especulación feroz y el porqué de la necesidad de una banca pública fuerte y dirigida por el Estado.

Los diferentes textos ponen mucho énfasis en la recopilación y exposición de datos para ilustrar con claridad el problema que existe con un sistema privado de banca. A grandes rasgos, el principal problema al que se han enfrentado las entidades bancarias españolas en los últimos años ha sido el estallido de la burbuja inmobiliaria, lo cual ha provocado una caída en los ingresos que ha redundado en la necesidad (cuestionable) de inyecciones de capital por parte del Estado para «salvar» esas empresas y evitar su caída; estos problemas se han extendido también a las cajas de ahorro, entidades que tradicionalmente han dedicado parte de sus beneficios a distintas obras sociales y que en los últimos años han ido cayendo en manos privadas, casi siempre por mediación de las administraciones públicas autonómicas. El ejemplo de Bankia es paradigmático a la hora de explicar cómo se ha llegado a la situación actual y muestra el deterioro de las entidades financieras, que hace mucho que dejaron de lado su función principal —proporcionar crédito gracias al ahorro de una parte de la población— y se dedicaron a la mera especulación.

El hecho de que los bancos se orienten hacia la economía privada es un grave error, ya que así se alejan de la economía real (productiva) para centrarse únicamente en la inversión de carácter especulativo; es lo que ha ocurrido con las sucesivas burbujas en los últimos años, siendo la inmobiliaria la más reciente y, por el momento, la más destructiva. Fruto de los excesos cometidos durante el tiempo de esta burbuja, los balances de los bancos deben ser saneados y sus provisiones se han revelado insuficientes para encarar el proceso: de ahí que la ayuda del Estado se haya presentado como insoslayable. Además, se ha fomentado la unión y/o absorción de entidades para crear macro-empresas que, en teoría, podrían hacer frente a las dificultades, pero cuyo único propósito es convertirse en bancos poderosos cuya magnitud exija la intervención estatal. Por supuesto, para llegar a este estado de cosas también se ha recurrido al fraude y al engaño, al vender productos a pequeños inversores cuyas características no eran explicadas con claridad y que han resultado ser (véase el caso de las participaciones preferentes) auténticos robos.

De ahí que la tesis que defiende el ensayo sea la de la nacionalización de entidades por cuenta del Estado; como accionista mayoritario de ciertas cajas y/o bancos podría proporcionar crédito a la inversión privada, sobre todo a nivel de PYMES (pequeñas y medianas empresas) y autónomos, verdaderos motores de la economía real del país. Además, y centrándose en las cajas de ahorro, éstas podrían retornar a su actividad original, con inversiones que tengan en cuenta el entorno en el que se ubican, implicadas en la economía social y que den respuesta a las necesidades concretas de la población local. Son muy interesantes las propuestas que se hacen al final del libro para llevar a cabo el proceso de nacionalización, y que también pueden verse en la página web de la plataforma.

En pocas palabras, ¡Banca pública! es un librito con la suficiente información como para formarnos una idea cabal sobre la situación de la banca española y la imperiosa necesidad de un cambio en su regulación.

2 Comentarios

  1. […]                                                                                                                      …Seguir leyendo […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here