Chéri – Colette

2
4958

Chéri - ColetteChéri, una de las obras más conocidas de Colette es, sobre cualquier otra apreciación, una hermosa e intensa historia de amor. En ella se narra el romance entre una cortesana, a punto de cumplir la cincuentena, y un joven un cuarto de siglo menor. Aunque la relación ha durado seis años, ambos acuerdan ponerle término cuando Chéri, apodo cariñoso que recibe el muchacho, contrae matrimonio.

La novela resulta brillante a la par que conmovedora. Y es brillante por la forma sencilla y ágil en que Colette logra condensar una historia intensamente sentimental (sin sensiblería) en poco más de ciento cincuenta páginas. Con sobriedad narrativa, pero sin perder esa riqueza sensual tan propia de sus textos, la autora presenta a los amantes y su idilio, las circunstancias de cada uno de ellos y el discurrir de su vida en común, para ir adentrándose suavemente en la conmoción que su ruptura supone para ambos.

El romance entre Léa y Chéri tiene su origen en una asociación de la que ambos sacan provecho. Si Cléa disfruta de la hermosura y el vigor de un amante joven, Chéri se beneficia de la vida cómoda que Léa le proporciona. Y se hace necesario resaltar la audacia de Colette al presentar como heroína de esta novela a una mujer madura que sólo ama a hombres muy jóvenes, que se jacta de «haber tenido la fortuna de no ensuciarse jamás las manos ni los labios en un ser marchito». Pero la audacia no está únicamente en hacer protagonista a una mujer que elige y paga a sus amantes, algo bastante revolucionario para la época, habida cuenta de que la novela fue publicada en 1920; la audacia radica, sobre todo, en concebir a Léa no como una vieja arpía disoluta, despreciable ante los ojos del lector que, en consecuencia, sentiría una edificante aversión hacia las mujeres que pervierten jovencitos; sino en hacer de Léa un personaje femenino soberbiamente trazado, una mujer de la que el lector se enamora.

Léa es una mujer hermosa, elegante, rica, que puede obtener lo que desea de la vida, pero sabe ponerse límites. Y si se impone límites es porque se conoce a sí misma, tratándose sin indulgencia para evitar convertirse en lo que no quiere ser. Se juzga con socarrona ironía, pero trata de ser objetiva y trazarse un camino que le asegure el menor sufrimieto posible. De alguna manera, Léa es a la vez una mujer voluptuosa y sobria.

Dos cosas conmueven en ella: su comprensión súbita de la pasión amorosa que alberga por Chéri, y la conciencia de cómo su hermosura se va ajando. Y ambas cosas están ligadas. Porque cuando deja de ver a su amante, debido al matrimonio del joven, es cuando descubre de forma simultánea hasta que punto ama a Chéri, así como los pocos años que le restan para poder encandilar a otros jóvenes. Y aún peor, comprende cómo su edad se erige en barrera insalvable para su amor.

La contemplación implacable de los estragos de la edad y la conciencia de que en breve dejará de resultar atractiva para Chéri, es el telón de fondo sobre el que se dibujan con delicadeza la pasión amorosa desarraigada del terreno que la abrigaba, con el dolor de la ausencia del ser amado; pero también la asunción del final de un amor que ha sido la felicidad y, con ella,  la determinación de restablecer la rutina y crear una existencia nueva más allá de ese amor.

La lucha que entabla la sosegada Léa por asumir estas realidades, y la exquisita manera en que Colette la expone, es el núcleo de una novela considerada uno de los clásicos del siglo XX.

Más de Colette:

2 Comentarios

  1. Muy buena crítica de esta estupenda novela, escrita con esa lengua tan particular que ha hecho de Colette uno de los mayores estilistas de la lengua francesa; pero pienso, sinceramente, que «La fin de Chéri» es aún superior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here